La otra vez en que J Balvin se trenzó en una pelea por el reggaetón (aunque no salió perdiendo)

(Photo by VALERIE MACON / AFP)

El colombiano criticó esta semana los Grammy Latinos y recibió numerosas críticas, sobre todo de Residente, quien le dijo que su música era como "un carrito de hot dogs". Hace dos años sucedió lo mismo, aunque sus compañeros de género musical lo apoyaron.



Su propuesta se ha calificado como un reggaetón suave, desprovisto de cierta estridencia, en sincronía con la vida la de un chico de barrio que siempre ha intentado narrar trazos autobiográficos en su música.

Pero, cada cierto tiempo, el colombiano J Balvin alza la voz para lanzarse en contra de la institución más corporativa de la música latina: los premios Grammy Latinos, los que se entregan de forma anual y que por lo general condecoran a astros del pop y la canción.

Pero Balvin no los considera justos y, sobre todo, no cree que le den espacio suficiente el género urbano, por lejos el más exitoso y popular de los últimos años en la región.

Cuando el martes salieron las nominaciones a los galardones -él está en tres-, disparó sin complejos: “Los Grammy no nos valoran, pero nos necesitan. Es mi opinión y nada contra los otros géneros porque se merecen todo el respeto. Pero ya el truco está aburrido. Les damos rating, pero no nos dan el respeto (Pd. Estoy nominado para que no vengan que estoy dolido)”.

Las mismas palabrsa casi calcadas soltó en 2019, cuando incluso impulsó un movimiento en redes sociales: “Sin reggaeton no hay Latin Grammy”, fue el mensaje que dejó en sus plataformas, el que se acompañaba de un gramófono tachado.

”No estoy de acuerdo con la parte de utilizarnos para el rating y después no llevarnos lo que nos merecemos en nuestras propias categorías”, agregó esa vez en su Instagram.

En ese momento, la Academia intentó mediar en la pelea: “Los miembros de la Academia, por medio de sus votos, seleccionan el material que consideran merecedor de una nominación. La Academia nunca ha influido en sus decisiones y siempre se ha adherido y respetado sus selecciones, incluso cuando hay gente que no concuerda con los resultados”, indicó en un comunicado.

Sin embargo, ese año tuvo compañía. Figuras como Daddy Yankee o Maluma secundaron sus quejas y lo apoyaron en su campaña. Esta vez no. Esta vez quedó solo. Y lleno de críticas y dardos.

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.