Economistas ven acotado impacto en la actividad y apoyan medidas laborales, aunque ponen en duda meta de creación de empleos

Trabajo - empleo

22.02.19 FOTOS A OBRA EN CONSTRUCCION, CONSTRUCTORA GAICO, IMAGENES REALIZADAS PARA SUPLEMENTO EL CONSTRUCTOR FOTO: JAVIER NAVARRO M.

En materia inflacionaria, los expertos consultados no tienen una sola lectura, ya que por un lado algunos ven una contención por el congelamiento de las tarifas del transporte público y la parafina, mientras que otros prevén que los mayores recursos hacia las familias pueden tener efectos positivos. ¿Frena el quinto retiro? Esa respuesta sigue abierta, dicen los especialistas.


Uno de los principales mensajes que envió el ministro de Hacienda, Mario Marcel, durante las semanas previas al anuncio era que este plan lo que buscaba era recuperar a los sectores más rezagados de la pandemia. Y por ello, las medidas serían focalizadas a esos sectores.

¿Cuál es la visión que tuvo el mercado sobre estas medias? En general, los economistas tuvieron una evaluación positiva sobre las medidas, ya que apuntan precisamente a ayudar a quienes siguen afectados por la crisis.

Hay consenso en que pese a que el costo total del paquete de medidas es de poco más de US$3.700 millones, el impacto en la actividad y la inversión será acotado. No obstante señalan que la extensión del IFE laboral y las otras medidas van en la dirección correcta, dudan que se puedan crear los 500 mil empleos que se anunciaron. En materia inflacionaria no hay una sola lectura. ¿Frena el quinto retiro? Esa respuesta sigue abierta, dicen los economistas consultados.

Impacto acotado en el PIB

El economista jefe de Bci, Sergio Lehmann, sostiene que el plan “tiene un impacto, pero de carácter muy menor. Para dar un impulso más potente al crecimiento, es necesario dar señales que permitan restaurar la confianza, especialmente del lado del proceso constituyente”.

Una visión similar entrega el economista de Libertad y Desarrollo, Tomás Flores, quien sostiene que “son principalmente transferencias focalizadas, lo cual es bienvenido, a los afectados por la situación económica, pero no contiene propuesta de incentivos a la producción, como sería destrabar proyectos de inversión que están atrapados por la burocracia. La ausencia de estas políticas de oferta hace que el impacto sobre el crecimiento e inversión no sea significativo”. Pavel Castillo, gerente comercial de la empresa de estudios de mercado Corpa, acota que “no vemos anuncios que vayan a empujar la inversión”

Rodrigo Montero, decano de la Facultad de Administración y Negocios de Universidad de Santiago se suma a esa visión y menciona que “el monto del plan anunciado es sin duda significativo, pero al ver el desglose de los montos involucrados muestra que más de la mitad de los recursos van a apoyar el lado de la oferta de la economía, esto es, apoyo al empleo, a las micro, pequeñas y medianas empresas”. Y el académico de la Universidad de Chile, Alejandro Alarcón, asevera que tiene un impacto limitado, porque falta inversión privada, la inversión pública ayuda, pero no tendrá impacto en crecimiento”.

IPC

Inflación en ambos sentidos

Al término de la actividad, el propio ministro de Hacienda, Mario Marcel, fue consultado sobre los efectos en la economía de estas medidas: “No afectará la inflación, más bien va a ayudar a compensar a las familias más afectadas por la inflación, va a permitir que los trabajadores aumenten su poder adquisitivo. Por esa vía estamos llegando a un conjunto de beneficiarios mucho más amplio”.

Entre los economistas no hay una sola lectura. Para algunos habrá una contención debido al congelamiento de los precios del transporte público y del precio de la parafina, pero otros opinan que los mayores recursos con los que contarán las familias pueden generar presiones. “Por el lado del control de precios vemos una contención de una o dos décimos. Esto es un impacto menor, frente a cifras de inflación anual he veremos en lo próximo cercanas a 10%”, dice Lehmann. Además, dijo que “los montos destinados estarían ya contemplados en la ley de Presupuesto, dada la holgura que se habría dejado para estos efectos, por lo que por allí no surgen mayores presiones sobre precios”.

Josefina Henríquez, investigadora de Clapes UC, comenta que “el impacto en la inflación se podría ver por el lado de que existirá mayores recursos y, por lo tanto, mayor demanda, lo que podría elevar presiones. Sin embargo, no creo que las presiones se vean mucho más afectadas de los que ya se encuentran producto de la pandemia, cortes de suministro y recientemente la guerra en Ucrania”.

Montero puntualiza que “una preocupación que me surge es hasta qué grado algunas de las medidas pueden alimentar en el margen las presiones inflacionarias, o su inercia. Y respecto de esto merece especial atención lo que vaya a ocurrir finalmente con el salario mínimo”.

Buenas medidas pro empleo

En esta variable hay coincidencia en que las medidas anuncias sí tendrán un impacto favorable, no obstante, dudan que se puedan generar los 500 mil empleos que el gobierno tiene como meta.

“Las dos medidas más importantes son la extensión y fortalecimiento del subsidio protege y la extensión del IFE laboral. Creo que esto es correcto porque apuntan a subsidiar la oferta de trabajo que es el instrumento correcto para atacar el problema de la baja participación laboral que aún tenemos y que hemos tenido durante la pandemia”, sostiene el director del Centro de Encuestas y Estudios Longitudinales de la UC, David Bravo.

Cecilia Cifuentes, académica de la Universidad de Los Andes, comenta que “los incentivos al empleo formal, el IFE laboral, es una política con el foco correcto, pero no puede ser permanente, porque no es razonable un esquema en que los impuestos que pagamos todos se destinen a pagar sueldos del sector privado”. Y Henríquez acota que “las medidas relacionadas con el empleo parecen ir en la dirección correcta, ya que apuntan a apoyar a los empleados que, producto de la pandemia debieron dejar sus trabajos y no han podido reincorporarse al mercado laboral, además del apoyo a pequeñas empresas”.

¿Se podrá crear los 500 mil empleos? Las medidas anunciadas son correctas, dice Bravo, pero añade que “la pregunta es si va a ser posible en el marco de la desaceleración de la actividad económica en la que nos encontraremos en 2022 y que incluso registrará caídas mensuales en el Imacec en algunos meses de este año siguiendo las proyecciones del Banco Central”.

Cifuentes asevera que “puede ayudar a generar empleo, aunque la meta de 500 mil es difícil, porque tenemos una gran incertidumbre institucional, que es el principal freno a la inversión y contratación de las empresas. Más importante que el IFE laboral es que el gobierno busque caminos para aminorar esa incertidumbre institucional”. Para Flores, “es una cifra desafiante, en donde la sola expansión de la inversión pública y el IFE laboral no serán suficientes para lograrlo”. Misma visión entrega Castillo: “Veo difícil con estas medidas la creación de 500 mil empleos en el panorama de incertidumbre e inflación actual. Además, de que se espera una recesión técnica a fines de año”.

¿Alcanza a frenar el quinto retiro?

En este punto tampoco hay una sola respuesta. Los economistas consultados afirman que no necesariamente, ya que ese es un tema el avance o no de un nuevo retiro tiene un componente especialmente político y no técnico. Así lo menciona Tomás Flores, quien indica que “los retiros de fondos previsionales se fundamentan en el deseo de destruir el sistema de ahorros previsionales y ningún programa presentado por el anterior o actual gobierno será capaz de revertir aquello”.

Para Cifuentes, la discusión del quinto retiro “es el principal desafío de corto plazo del gobierno. Si el argumento de los parlamentarios es que las personas necesitan ingresos, y son sus ahorros, me parece que la presión va a seguir, y se puede agravar cuando la actividad económica esté en franca desaceleración. Es una gran prueba de responsabilidad para el gobierno”.

Montero prefiere no anticiparse: “La verdad es que los retiros obedecen más a factores políticos que técnicos, y este es un plan que emana desde lo técnico, con el ánimo de apoyar a la economía en el duro invierno que se avecina”.

Una posición más expectante es la que tiene Lehmann, quien sostiene que “esperemos que frene un quinto retiro. Eso dependerá de la habilidad política del gobierno para alinear a su coalición. Bien sabemos el tremendo daño económico que produce, pero algunos políticos siguen apostando por medidas populistas e irresponsables”.

Mientras que Henríquez tiene una postura más positiva, ya que espera que “pierda fuerza con los anuncios realizados, ya que estos apuntan a ayudar a las personas que aún no logran estabilizar sus recursos luego de la pandemia”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.