Mínimos comunes: oposición toma distancia de diálogo con el gobierno tras resultado electoral

En reunión, anoche, los senadores de oposición discutieron si seguía siendo viable mantener una mesa de negociación con el gobierno tras el resultado de las elecciones. La mayoría planteaba esperar y discutir los proyectos de ley cuando llegaran al Congreso.


¿Seguir o no seguir negociando con el gobierno un acuerdo de mínimos comunes? Esa fue la pregunta que rondó en la reunión que los senadores de oposición sostuvieron ayer en la tarde para analizar el escenario postelecciones que dejó a varios partidos con el ala rota.

Frente a la duda había varios puntos inclinando la balanza de un lado a otro. Por un lado está la crisis sanitaria que sigue igualmente vigente con casi 6.000 contagios diarios, y por ende la necesidad de que las personas mantengan el confinamiento, para lo cual concordar una Renta Básica Universal (RBU) es una prioridad.

Por otro lado, está sobre la mesa cuán factible sería llegar efectivamente a un acuerdo con el gobierno y qué créditos políticos podría conllevar un entendimiento de esta naturaleza cuando el oficialismo fue diezmado en los comicios y la baja votación obtenida por la derecha revelaría una desafección con el gobierno de Sebastián Piñera.

Previo al fin de semana de elecciones, los ministros de la Segpres y Hacienda, Juan José Ossa y Rodrigo Cerda, respectivamente, aparecieron entregando una respuesta general al amplio pliego de medidas que la mesa del Senado, presidida por Yasna Provoste (DC), había formulado el miércoles. Conocida la declaración del gobierno, la parlamentaria por Atacama los acusó de hacer un “show mediático” generando un duro contraste de palabras entre la oposición y el Ejecutivo.

Hoy, en la oposición creen que el gobierno no tiene demasiada muñeca política para moverse y que debe enviar de una vez por todas los proyectos de ley, pero cediendo en más materias de lo que anticipaba la semana pasada. ”Evidente que debe entregar más”, advierte el vicepresidente del Senado, Jorge Pizarro (DC), tal como lo reiteró también Provoste: “El gobierno debe tomar decisiones y debe presentar ya los proyectos de ley que necesitamos. El apoyo debe llegar con celeridad. El gobierno debe salir de esta lógica del regateo, nosotros nos comprometemos a legislar con máxima celeridad”.

Asimismo, Pizarro apuntaba: “El gobierno más que nunca necesita enviar los proyectos y llegar a acuerdo rápido, si no, se va a ir acrecentando el rechazo expresado el fin de semana”.

Aún así, varias voces alertaban de no suscribir un acuerdo con el gobierno, ni seguir sentándose a la mesa, sino que aguardar el envío de los proyectos de ley respectivos y que una vez en el Congreso, la oposición vaya marcando sus diferencias.

Las dudas se centraban en seguir o no dando pie a un diálogo con La Moneda. “La gente lo sigue pasando mal, entonces qué podemos hacer para que el gobierno abra la billetera. No sé si las conversaciones tengan sentido a esta altura, pero dejemos que sea el gobierno quien cierre el diálogo, no nosotros”, señalaba un parlamentario.

Mientras que otros sostenían que era más adecuado mantener los canales abiertos porque a lo mejor en la situación desmedrada en que está el oficialismo se logren más y mejores medidas. También en esta postura estaba presente el temor de que el gobierno comience a promover medidas más populistas para potenciar a sus presidenciables, considerando que le restan 10 meses en el poder. Por ello acotaban que era mejor “presionarlo” y no dar portazos.

“Uno siempre debe hablar con quien gobernará por los próximos 10 meses; está bien que sea un pato cojo, pero estamos en medio de una pandemia y los problemas hay que afrontarlos”, comenta el senador Juan Pablo Letelier (PS).

En la oposición sí advertían hasta ayer que no van a negociar con el gobierno en mesas especiales, sino que sólo en el marco del proceso legislativo en el Congreso, aunque hasta el momento no habían recibido ninguna señal desde Palacio. “Hasta ahora no han tenido comunicación con nosotros. Imagino que estarán tratando de procesar la derrota y paliza de ayer y de alguna manera sus partidarios les estarán diciendo que deben ser más proactivos”, manifestaba Pizarro.

Letelier es uno de los más escépticos respecto de un cambio en el actual escenario: “El error de Piñera y Larroulet es pensar que lo de mínimos comunes es un tema electoral, no entienden que haya políticas que van más allá de las elecciones… si hasta Mario Desbordes dijo que no los escuchan, entonces ¿por qué si no escucha a sus partidos, el Presidente va a escuchar a la oposición?”.

En la esfera más alejada, de simplemente no seguir adelante con las tratativas y cerrar definitivamente la puerta, figuraba el senador Alejandro Navarro (PRO): “sería un error seguir, acá se dinamitaron los mínimos comunes, la ciudadanía va a entender estas conversaciones como un salvavidas a Piñera, a un gobierno que va de salida en medio de la deserción política. Además él no escucha, si uno viera una actitud distinta, pero no”.

Al contrario, en La Moneda el ministro del Interior, Rodrigo Delgado, indicaba, al referirse a las conversaciones por los mínimos comunes que “aquí no hay derrotados ni vencedores”. Por lo mismo insistió en la voluntad de llegar a acuerdo rápidamente: “Estamos a la espera de una respuesta de Chile Vamos y prontamente enviaremos los proyectos de ley al Congreso”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.