Alexander Zverev y Dominic Thiem jugarán la final del US Open

FOTO: AP

El alemán, quinto favorito en Nueva York, venció al español Pablo Carreño en cinco sets. Más tarde, el pupilo de Nicolás Massú despachó a Medvedev.




Alexander Zverev es el primer finalista del US Open, segundo ‘Grand Slam’ de la temporada. Su rival, Pablo Carreño, vio cómo se esfumaba un triunfo que acarició con 2-0 a su favor, pero terminó cediendo ante el alemán, quinto favorito en Nueva York, en un partido que rozó las tres horas y media de duración (3-6, 2-6, 6-3, 6-4 y 6-3).

El asturiano tuvo en su mano el salvoconducto que le llevaba a la final más importante de su carrera, pero Zverev despertó cuando tuvo que hacerlo, olió la sangre e impidió que Carreño jugase por el primer ‘grande’ de su carrera. Lo hará el alemán a sus 23 años, quien también se estrenará en una cita que lucirá nuevo campeón.

Las ausencias de Roger Federer y Rafa Nadal, y la eliminación de Novak Djokovic por el pelotazo a una juez de línea, dejaron un cuadro abierto donde los menos habituales han intentado sacar tajada. Y Carreño estuvo muy cerca. Su comienzo fue inmejorable, bailó sobre la pista, fue paciente y sometió a Zverev en las dos primeras mangas.

El de Gijón jugó con la concentración desde el arranque, muy fiable con su servicio, pronto quebró el del germano. Al cuarto juego la balanza se había desequilibrado y puso de cara el acto inicial. Carreño no perdonó y cerró el primer set con un cómodo 6-3, fruto de su juego desde el fondo de la pista y de su práctico revés.

Parecía no intimidar a Zverev, pero sí le desesperó en más de una ocasión. Carreño fue a más y se mantuvo ‘metidísimo’ en el segundo asalto. Rompió a la primera y confirmó la rotura en el juego posterior. El 2-0 dio paso al saque del alemán, que acabó entregando el 3-0 con la quinta doble falta de la noche. El partido cumplía el guión soñado por el pupilo entrenado por Samuel López.

Carreño siguió disfrutando para estampar el segundo set en el marcador con un juego brillante y sin más sobresaltos que los coletazos finales de Zverev para maquillar los guarismos. El 6-2 final dejaba muy cerca el billete para la final del domingo, pero fue entonces cuando el tenista de Hamburgo renació de sus cenizas.

Zverev encontró petróleo en dos saques de Carreño que le pusieron 4-2 y el partido cambió por completo. El sueño de emular a Orantes, Santana, Ferrero y el propio Nadal, vigente campeón del US Open, comenzaba a alejarse de forma asombrosa. El alemán subió su nivel y recortó distancias en una reacción que alteraría el resultado final.

El rubio espigado volvió a aplicar la misma receta en el cuarto envite. Buenas ‘derechas’ y mayor confianza con su servicio. A Carreño se le agotó el revés y comenzó a mostrar dudas en cada punto. Un contrabreak animó al asturiano, pero el 6-4 llevó el partido al quinto y definitivo set. La estadística decía que el de Hamburgo nunca había remontado cuando comenzaba perdiendo dos abajo.

Y este viernes lo hizo, seguramente con su mejor tenis de todo el encuentro pese a la fatiga acumulada. La misma que hizo entrar al fisio a la pista para atender a Carreño antes de la batalla final. En el mismo momento que en los cuartos de final, pero esta vez el resultado fue distinto. Zverev apretó el acelerador hasta el fondo e hizo añicos el sueño de un valiente Carreño.

El rival de Zverev será Dominic Thiem. El austriaco venció por 6-2, 7-6 y 7-6 a Daniil Medvedev para instalarse en su segunda final consecutiva de Grand Slam. El pupilo de Nicolás Massú enfrentará a Zverev este domingo.

Comenta