El arquero ganapartidos

Hugo Lloris, el capitán francés, fue requerido pocas veces, pero sus atajadas fueron decisivas para poner a su selección en la final del Mundial.


Hugo Lloris es de esos llamados arqueros que ganan partidos. Esos que no necesariamente tienen mucho trabajo durante los 90 minutos, pero que con una atajada pueden marcar el destino del compromiso. Y eso fue lo que ocurrió ayer con el capitán francés, quien apareció cuando su equipo peor lo pasaba en la cancha.

A los 22 minutos del primer tiempo, se produjo la primera gran atajada del encuentro. El belga Toby Alderweireld remata de media vuelta y el meta francés voló espectacularmente para sacar con lo justo el ajustado disparo. La tapada se ganó los aplausos del mundo y es considerada como una de las mejores de Rusia 2018.

Luego del tanto de Samuel Umtiti, Bélgica se fue con todo en demanda del arco, aunque sin tanta claridad en los metros finales. De todos modos, igualmente inquietó. A los 81’, Axel Witsel probó de mucha distancia y nuevamente los puños del guardavalla francés evitaron la paridad.

Al término, incluso, los mismos jugadores belgas destacaron el trabajo del portero. “Lloris ha sacado buenos balones y no hemos podido marcar; hoy está triste Bélgica”, expresó el volante Nacer Chadli.

El arquero francés se mostró feliz por el resultado. “Es por eso que el fútbol es hermoso, podemos dar emociones a todos. Las imágenes son fantásticas. Queda un paso más, el más importante”, señaló tras el duelo.

“Es difícil ceder a la euforia, pero es un momento fantástico, tuvimos un muy buen partido en términos de la organización, fue un partido de hombres, estuvimos presentes en todos los sectores. Les temíamos en las pelotas paradas, pero al final fuimos nosotros los que anotamos así. Es una gran aventura (su actuación), se trata de estar presentes para ayudar al equipo”, reflexionó.

Finalmente, el arquero espera que esta vez el desenlace sea distinto al de la Eurocopa de hace dos años, cuando perdieron ante Portugal. “Hace dos años fue difícil, no queremos que vuelva a suceder… Queremos que termine de la mejor manera”, comentó, reflejando la ilusión de 67 millones de franceses.

Seguir leyendo