El torneo pasa al computador: la realidad virtual al rescate del deporte

De la cancha se pasó a los televisores, con pilotos entrenando en juegos virtuales y atletas profesionales divirtiéndose en torneos que han surgido como alternativa ante la pandemia. La ANFP organiza su propio campeonato con un jugador de cada equipo.




Cuando los motores se apagaron, se prendieron las consolas. El coronavirus pausó el deporte en todo el mundo, hizo detener las ruedas y el ejercicio profesional, pero no las ganas de los deportistas de mantenerse compitiendo. Y de alguna manera debieron hacerlo.

Por eso, ante las pausas que obligó la pandemia, los simuladores y juegos virtuales surgieron con mayor relevancia, pese a que siempre estuvieron presentes durante las temporadas de, por ejemplo, pilotos de carreras. O recreativamente, en los bolsos de los futbolistas. Hoy, es una herramienta tanto de entrenamiento como de diversión.

Es el caso de varios chilenos que durante sus años regulares entrenan con simuladores antes de saltar a las pistas. Benjamín Hites es uno de ellos. El chileno de 20 años estará parado, al menos, hasta junio por causa del Covid-19, que suspendió las fechas que correría del GT World Challenge Europe en Gran Bretaña. En marzo, Hites hizo cuarentena en Santiago luego de viajar por Estados Unidos, España y Francia. Eso sí, sin descuidar su físico ni sus reacciones, claves en los momentos de carrera.

El piloto nacional tiene instalado un simulador en su casa, con asiento, volante y caja de cambios para manejar lo más real posible. No es solo un juego: "Me ayuda mucho para conocer los circuitos. Me mantienen activo en las maniobras de las carreras y para estar corriendo a cada rato. Esa es la ventaja del simulador. Además, me sirve para conocer a mis rivales, quienes también lo usan, así puedo conectarme con ellos vía on line", cuenta Benjamín.

Durante su temporada también se entrena simulando "todos los días", dice el chileno. Y añade: "Principalmente para conocer las pistas que no conozco. En las que he corrido es para tener una idea más fresca para cuando vuelva a competir. También es para entrenar los reflejos y cómo enfrentar una carrera".

Lo mismo vive el nóvel Nicolás Ambiado, campeón sudamericano de karting con apenas 12 años y premiado por FIA American Awards como el mejor piloto menor de edad del año pasado. Al menos dos horas al día las pasa simulando su conducción en los juegos de Asetto Corsa y Fórmula 1. "Si choco o cometo un error que me deja fuera de competencia, se acaba, ya que también simulamos las consecuencias de un error y en la vida real no se puede reiniciar una carrera", dijo una de las promesas del automovilismo chileno.

No todo es serio

No en todas las disciplinas se puede simular la realidad para que sirva como entrenamiento. "No sé si ayudan tanto como entrenamiento, pero te mantienen entretenido y eso te puede dar motivación para cuando te toque andar en moto de nuevo", dice el piloto de motos y participante recurrente del Dakar, José Ignacio Cornejo. Y debido al coronavirus, en el deporte profesional surgió la alternativa virtual para, simplemente, pasar el rato.

La ANFP y el Canal del Fútbol organizan un campeonato oficial de esports. A partir del 17 de abril y durante dos semanas, un jugador por cada equipo profesional disputará el torneo de PES 2020 con llaves desde octavos de final y con transmisión gratuita en las plataformas del mencionado medio de televisión.

En Europa también se realizaron iniciativas similares. En España son varios los clásicos en FIFA que se han disputado entre jugadores, para entretener a sus seguidores en cuarentena. En dicho país, además, 18 equipos profesionales participaron en un torneo como el que ahora organiza la ANFP, pero con un fin benéfico: se recaudaron 193 mil dólares para la UNICEF y 170 mil personas vieron la final en la que se impuso el madridista Asensio.

También en Italia se disputó un torneo de FIFA y en México está por comenzar el propio.

Por otro lado, organizaciones como Veloce Esports, especializado en competencias virtuales, lleva al menos tres semanas organizando carreras donde han participado pilotos de Fórmula 1, como Lando Norris de McLaren y el nuevo fichaje de Williams, Nicholas Lafiti. Una opción que surgió cuando se suspendió el Gran Premio de Australia y donde incluso ha jugado el arquero del Real Madrid, Thibaut Courtois.

La Fórmula 1 también organizó su propio campeonato el fin de semana pasado. Y así, la realidad virtual reemplazó a los deportes, que, por mientras, se cuidan en cuarentena del coronavirus.

Comenta