Emiliano no se habla con las dunas

Imagen EMILIO FUENZALIDA 2361

Fuenzalida, campeón del Sudamericano de Rally, no correrá el Dakar. Su camioneta 4x2 no está hecha para los arenales.




La tierra y los senderos donde se corre a la más alta velocidad son su localía. El escenario donde se siente más cómodo, donde destaca. A bordo de su camioneta y acompañado de su fiel escudero, el navegante Cristóbal Guldman, Emiliano Fuenzalida (39) cerró una temporada gloriosa.

El chileno se consagró como el mejor del Campeonato Sudamericano de Rally (Codasur) a una fecha del final. Un nombre recurrente en la escena nacional, cuyo avance le ha valido ahora un reconocimiento continental.

En septiembre certificó su título, tan inesperado como celebrado. Y es que Fuenzalida lleva años corriendo en Estados Unidos y en el Rally Sudamericano volvió a recordar el cross country que antes lo llevaba a las más grandes competencias del mundo. Como el Dakar, que el primo del histórico Carlo de Gavardo fue uno de los primeros en correr en quad. Su meta, a principio de temporada, era terminar en el podio. "Era nuestro retorno al cross country. Trabajamos la pretemporada con el objetivo de estar entre los tres mejores. A Paraguay, primera fecha, le teníamos bastante temor, nunca habíamos competido ahí. Es una carrera atípica que se corre en caminos vecinales, como el rally convencional", dice Fuenzalida a La Tercera.

Pero pese a las dudas iniciales, debido al ancho de su camioneta y al angosto de los senderos, llegó a la primera jornada en busca de un buen resultado. Y lo consiguió, pues en el Desafío Guaraní consiguió el tercer lugar. Luego vino el Atacama Rally, segunda fecha, donde se colgó el oro. "Es una carrera que tiene todo el prestigio internacional. La ruta de este año fue de mucha duna y nos tocó sobreesforzarnos para estar al nivel de los 4x4", explica, antes de especificar que su camioneta es 4x2, "para andar a altas velocidades fuera de camino".

Los puntos conseguidos en Paraguay y Chile le bastaron para que en Argentina, tras competir en el Desafío Ruta 40, pudiera consagrarse sin necesidad de puntuar en la carrera. Y, tras haber asegurado el título, decidió no participar en la última fecha, el Baja Inka, disputada en Perú. Un éxito, asegura hoy Fuenzalida, colectivo: "Hay un equipo que trabaja igual o más duro que uno. Están todo el año perfeccionándose y muy preocupados de los detalles. A la larga, los resultados, buenos o malos, son producto del trabajo en conjunto", proclama, antes de apuntar a su aprendizaje obtenido compitiendo en Estados Unidos como un factor clave en su crecimiento: "Llevan años de desarrollo del tipo de mi camioneta. Todo ese desarrollo está allá, no acá", sentencia.

Y pese a que el curso natural de un flamante campeón sudamericano de rally sería correr el Dakar, "la prueba madre del deporte motor" (como la define), la competencia que en 2019 se correrá íntegramente en Perú no contará con su presencia. Habrá 17 chilenos, pero no será uno de ellos Emiliano: "Decidimos no ir este año. Van a ser 75% de dunas y creemos que este Dakar no es donde debemos estar. Aspiramos a que vuelva a Chile en 2020", manifiesta, tajante, el chileno, cuya camioneta alcanza mejor rendimiento lejos de los grandes arenales.

"El objetivo, la próxima temporada, es salir sí o sí campeones sudamericanos, porque ahora sabemos claramente a qué nos enfrentamos. También competiremos en Estados Unidos porque la mezcla hace que seamos un equipo competitivo", concluye, con renovada confianza, Fuenzalida, el campeón continental, el piloto de rally del momento.

Comenta