Fugas apresuradas y a cualquier lugar

imagen-tres-ok

Se multiplican los jugadores chilenos que salen prematuramente del país, sin incluso haber debutado en Primera División, para recalar en clubes desconocidos y de categorías inferiores.




Un novel club uruguayo, llamado Montevideo City Torque, fundado hace solo 12 años, perteneciente al holding City Football Group (dueños del Manchester City y otros clubes en el mundo), es la nueva casa del seleccionado juvenil Marcelo Allende (20). El movimiento fue tan sorpresivo como silencioso, en una nueva oportunidad que se le brinda al mediocampista para que refrende las expectativas que alguna vez se posaron en él, ese mismo que estuvo a prueba en el Arsenal, donde compartió con Alexis Sánchez. Pese a su juventud, Torque es el cuarto club en su carrera, el segundo en el extranjero, tras una descafeinada estadía en el Necaxa entre 2018 y 2019.

Este es uno de los tantos ejemplos de futbolistas jóvenes que salen del país de manera prematura hacia destinos lejanos a la élite, con unos cuantos partidos en la liga chilena (o incluso sin debutar), ya sea por las ansias de un despegue inmediato, promesas de mejor formación o la influencia de los representantes para sacarlos rápido, pero las apuestas resultan ser más un desliz que un golazo. Esto hace que varios terminen volviendo porque ni siquiera se afianzan en elencos de segunda línea.

[caption id="attachment_981954" align="alignnone" width="900"]

Marcelo Allende, en una práctica del Montevideo City Torque. Foto: Twitter Torque[/caption]

Dos de los canteranos de proyección que tenía la U se fueron a España. Uno es el arquero Gonzalo Collao (22), quien llegó el viernes 24 de enero a Almendralejo para unirse al Extremadura, el penúltimo de la segunda división hispana, donde será el portero suplente del primer equipo. En su primer día entrenó en solitario en la ciudad deportiva del club. El meta de 1,91 metros se fue del país sin jugar en Primera con los azules. Sus únicas dos actuaciones oficiales por los laicos fueron por la Copa Chile.

El otro canterano es el volante Nicolás Clavería (19), uno que perfectamente podría servir para cumplir con la regla del Sub 21 en el balompié nacional. Desembarcó en Unión Deportiva Montijo, de la cuarta categoría española. Debutó el fin de semana tras solucionarse un impasse con la llegada de su Certificado de Transferencia Internacional (CTI).

[caption id="attachment_990812" align="alignnone" width="900"]

Gonzalo Collao posa con la camiseta del Extremadura. Foto: Extremadura.[/caption]

De la prolífica cantera de la UC salió Pedro Campos (19), atacante de padre cubano que saltó a la fama en el Sudamericano Sub 17 de 2017, en el cual la Roja de Hernán Caputto logró la clasificación al Mundial de India. El Chispa, quien no alcanzó a debutar con la camiseta de Católica, partió al Necaxa, sitio en el cual apenas jugó tres partidos por la Liga MX. Se fue a Rumania. Fichó en el desconocido Gaz Metan Mediaş, que marcha quinto en la liga de primera división. Otro juvenil ex UC que se fue prematuramente, al Necaxa, y terminó volviendo es Martín Lara (19), hoy en la U. de Concepción. Ambos son de la cartera de AIM.

Ante estos casos, el gerente deportivo cruzado, José María Buljubasich, dice a La Tercera: "Estamos convencidos que no se deben saltar etapas. Los jugadores deben cumplir el proceso formativo, jugar en Primera División, afianzarse, ojalá salir campeones y luego irse. Creemos que eso ayuda a que puedan tener más herramientas para competir en el extranjero y así mantenerse más tiempo. En ese sentido un buen ejemplo del último tiempo en Católica es Guillermo Maripán. Todo lo que sea adelantar los procesos disminuye las posibilidades de consolidarse".

Los hidrorrayos del Necaxa se siguen nutriendo de futbolistas chilenos. Su última adquisición fue Yerko Leiva (21), también canterano de la U, quien estuvo en el segundo semestre de 2019 en La Calera.

[caption id="attachment_990819" align="alignnone" width="900"]

Tras su paso por Necaxa, Pedro Campos se fue a Rumania. Foto: Agenciauno.[/caption]

Uno que atraviesa por su primera experiencia en el extranjero es José Luis Sierra Cabrera (22), el hijo del Coto, quien dejó Unión Española en busca de nuevos horizontes tras no ser tenido en cuenta por Ronald Fuentes. El delantero llegó al Bisceglie, uno de los últimos de la Serie C de Italia, la tercera división del fútbol de la península. Quien también está en Italia es Francisco Sierralta (22), que cambió la Serie A por la Serie B. Arribó al Empoli.

En el tono de los destinos curiosos, Andrés Robles (25), ex Wanderers, el mismo que alguna vez fichó en el filial del Atlético, de la Segunda División B, está ahora en el Esporte Clube Agua Santa, que juega en el Torneo Paulista brasileño. Llegó a un club muy inferior tras estar en la liga peruana con Real Garcilaso, hoy llamado Cusco FC.

El torneo local

El campeonato nacional 2020 tiene un amplio abanico de futbolistas, que no superan los 25 años, que salieron prematuramente del país y terminaron volviendo, fundamentalmente porque sus estancias en el extranjero (en más de un club para algunos) no fueron lo suficientemente regulares. Ejemplos: Ariel Uribe (20), Simón Ramírez (21), Pablo Aránguiz (22), Jeisson Vargas (22), Francisco Arancibia (23) y Cristián Cuevas (24). El riesgo de salir con prisa.

Comenta