La corona se juega a tres bandas

La UC ante O’Higgins, la U frente a Iquique y la UdeC contra San Luis. El nuevo monarca chileno comienza a definirse en San Carlos, el Nacional y el Ester Roa.


Veintiocho fechas reducidas a 270 minutos repartidos en tres canchas. En San Carlos de Apoquindo, en el Nacional y en el Ester Roa Rebolledo. En Las Condes, en Ñuñoa y en Concepción. Entre Santiago y la Región del Biobío comenzará a definirse al nuevo campeón del fútbol chileno. Curiosamente, las tres universidades, la Católica, la de Chile y la de Concepción, son las que llegan a la penúltima fecha del torneo con posibilidades matemáticas de campeonar y, curiosamente, los tres juegan como local (los tres, también, cierran su camino liguero en calidad de visita). Ayer se restó definitivamente de esa lucha Antofagasta.

Solo uno, eso sí, tiene chances de consagrarse hoy. Los cruzados dependen de que sus pares universitarios no ganen sus respectivos partidos y ellos obtener los tres puntos en casa, con su gente, para soltar el grito de campeón esta tarde. Es la única fórmula que le daría hoy el título al cuadro de la franja. Para desahogarse después de un torneo que pareciera que desde hace mucho lo tenían en el bolsillo, pero que aún no han podido cerrar. Cualquier otra combinación alargará la definición hasta la última fecha e, incluso, si es que se dan una serie de resultados, podría estirarse a un partido de definición, el que se disputaría a mitad de la primera semana de diciembre.

En 90 minutos se concentran 28 jornadas en las que la Católica, que ayer aseguró como mínimo finalizar en el tercer puesto (y con ello el Chile 3 para la Copa Libertadores) ha liderado el campeonato casi de principio a fin. Las únicas fechas en que no fue el exclusivo líder, la U y el Campanil, sus contendores implícitos de hoy, le habían quitado momentáneamente ese privilegio. Los cruzados, sin embargo, siempre supieron reponerse y desde la jornada 17, cuando volvieron a trepar al primer puesto, nunca más lo soltaron. De eso ya van 12 jornadas con ellos al tope de la tabla de ubicaciones. Las ganas de cerrarlo abundan.

Con un libreto impuesto por Beñat San José bien aprendido, con una columna vertebral sostenida en los argentinos Matías Dituro, Luciano Aued, Germán Lanaro, Diego Buonanotte y Sebastián Sáez, además de los chilenos José Pedro Fuenzalida e Ignacio Saavedra, la Católica es la única de los tres que depende de sí misma para campeonar y se aferra con uñas y dientes a esa posibilidad. A la opción de bajar su estrella 13. A eso y a que en San Carlos nadie la ha derrotado en el actual campeonato. A que registra números que ilusionan como local: 11 victorias y tres igualdades. Hoy, su fortaleza es más vital de lo que lo fue en todo el campeonato. Quizás por eso sus hinchas agotaron las poco más de 14 mil entradas disponibles con más de dos semanas de antelación. En la precordillera prometen una fiesta para los suyos y una caldera para el equipo del invicto Fantasma Figueroa.

Más atrás aparece la U, que casi sin darse cuenta y después de una profunda crisis deportiva está ahí, a apenas dos puntos de la UC, esperando un traspié del cuadro precordillerano. Por ahora, el León ha respondido a la invitación a cazar a su clásico rival.Y si los de la franja se aferran a su campaña como local, los azules lo hacen a su racha reciente, con cinco triunfos en línea en el certamen, con 10 goles a favor y apenas tres en contra. Después de mucho buscar, Frank Kudelka dio con una oncena que le da, sobre todo, seguridad, algo que extrañó sobremanera en su arranque en la tienda del Romántico Viajero. Y que en apenas cuatro fechas, las últimas cuatro, logró recortarles ocho puntos a los cruzados, que tras la jornada 24 tenían 10 unidades de ventaja sobre los azules.

Y más atrás, en el tercer puesto, asoma la U de Conce, ese equipo que tuvo tantas chances de dar el zarpazo a lo largo del torneo, pero que tantas veces lo desaprovechó. Hoy es el que tiene menos posibilidades de los tres que aún pelean por la corona. Porque ya no depende exclusivamente de ellos, como sí lo fue hace apenas un par de fechas (por ejemplo, cuando disputó esa suerte de final ante la UC) y porque, además de estar obligada a ganar sus duelos restantes, necesita que cruzados y azules se caigan. Como sea, mientras haya posibilidades matemáticas, en el Campanil prometieron seguir dando la pelea.

Y así como hay tres candidatos, también hay tres rivales que harán lo posible por aguar la fiesta de sus respectivos contendores. O’Higgins en San Carlos, Iquique en el Nacional y San Luis en el Ester Roa. Cada uno, además, tiene sus propias motivaciones: los rancagüinos meterse en puestos de Sudamericana, los celestes salvarse definitivamente del descenso, y los canarios aferrarse al milagro.

Así se jugará la penúltima fecha del campeonato chileno. A partir de las 17.30 los árbitros Roberto Tobar, Piero Maza y Ángelo Hermosilla darán el pitazo inicial a los tres partidos que podrían definir esta misma tarde al nuevo monarca chileno. La primera opción es de Católica, pero la U y la UdeC prometen dar batalla.

Seguir leyendo