Las razones de Bárbara Riveros para competir en Pucón sin vacunarse: “Lo haré cuando me pueda asentar más en un lugar”

Bárbara Riveros

Bárbara Riveros, en una imagen de archivo.

La triatleta argumentó que por su constante movilidad no pudo inocularse e hizo un llamado a que la gente lo hiciera, mientras que el director de la carrera explicó los cambios recientes que flexibilizaron el protocolo, en un país donde no hay prohibición de practicar deporte sin las dosis.


Esta tarde se realizó la presentación del Herbalife Nutrition Ironman 70.3 de Pucón, en el que participaron las autoridades del evento y la triatleta Bárbara Riveros, quien todavía no ha podido vacunarse, requisito que en un principio exigía el evento. Sin embargo, el protocolo se flexibilizó en los últimos días y la deportista podrá competir, en una situación que recuerda bastante lo sucedido con Novak Djokovic en Australia, país donde la chilena ha estado radicada recientemente.

“Tuve que realizar una cuarentena de siete días y la razón por la que no estoy vacunada es porque estuve un año y medio en Australia sin poder salir hasta que se reabrió el ranking olímpico a Tokio. En esa época, Australia estaba bastante retrasado con las vacunas y la gente de prioridad era la gente adulta. Salí de ahí y tuve que viajar mucho buscando los puntos olímpicos para poder ir a Tokio y después de eso me he estado moviendo bastante como para poder cumplir el tiempo para pasar de una dosis a la segunda, pero invito a todos a que se vacunen. Yo lo haré cuando me pueda asentar más en un lugar. Si será Europa, será Europa. Y si es Australia, será Australia”, justificó Chicka.

En este contexto, el argumento de Guido Cornejo, director del evento, quien hace menos de un mes señalaba en El Deportivo que iba a ser requisito el pase de movilidad, es que se estudió la situación. “Cuando partimos con la solicitud de los permisos, las circunstancias de la pandemia en Chile eran distintas a las que vivimos hoy día. Nosotros presentamos un protocolo sanitario muy exigente en términos de lo que tenía que cumplir un deportista para competir en esta carrera, que indicaba incluso que cada uno tenía que partir con un PCR”, comenzó diciendo.

En ese sentido, el ejecutivo agregó que tuvieron que adaptarse antes las numerosas solicitudes que recibieron y se asesoraron por la Seremi y distintos expertos en medicina “hasta que se definió un protocolo que nos permitió involucrar a deportistas que podían competir sin tener todas las vacunas. Al no tener la posibilidad de que un deportista tenga pase de movilidad, pudiera competir con un test de antígeno o un PCR negativo. No ha sido fácil llegar a este evento e implica un riesgo bastante grande, pero una vez que tomamos la decisión como institución decidimos llegar hasta las últimas consecuencias en términos de arriesgarnos”, indicó. De hecho, el país no prohíbe el ingreso a personas sin inocularse como sí sucedió con Djokovic en Australia.

En lo deportivo, Riveros explicó que hoy su prioridad son las distancias largas. “Tuve que negociar para llegar a Tokio con mi entrenador. Le prometí que íbamos a intentar pasar a la distancia larga y ver qué realmente tenía para entregar en esa distancia. Por ende, no es pasarme al 70.3, sino que de lleno al Ironman”, manifestó. Y confirmó que no estará en Santiago 2023: “Por ahora no, para mí es súper importante hacer las cosas bien. No quiero ser mediocre en distancia olímpica y distancia larga. Quiero llegar a ser buena en la distancia larga y para eso hay que jugársela las cartas cien por ciento en una”.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.