Los 17 días del Plan Palmeiras

Los albos no descuidan detalles para preparar el duelo de mañana. Espías, crioterapia, nivelación física, amistosos y videos han marcado la previa del duelo ante el Verdao.


Apenas Néstor Pitana hizo sonar su silbato para dar por terminado el partido que le dio la clasificación a Colo Colo ante Corinthians, comenzó la planificación de la llave de cuartos de final frente a Palmeiras.

Una de las primeras decisiones fue comisionar a Claudio Maldonado y a Andrés Sánchez, uno de los analistas del cuerpo técnico, para analizar en terreno al próximo rival, uno de los equipos más sólidos de la liga brasileña y que está compitiendo en tres frentes, de la mano del connotado DT Luiz Felipe Scolari.

“Es un equipo muy ordenado. En Copa Libertadores consiguen una ventaja contra Cerro retrocediendo y jugando de contra con delanteros muy rápidos. Felipao le ha dado una impronta muy propia de él. Es un equipo potente, al igual que el nuestro. Es un equipo que ha rotado y ha tenido buenos resultados. Un plantel complicado, pero tenemos credibilidad en nuestro trabajo y en nuestros jugadores, que han demostrado a nivel sudamericano que están para pelear a la par contra cualquiera”, decía Héctor Tapia la semana pasada.

La alta rotación que utiliza el cuadro brasileño ha complejizado el análisis. De hecho, el mismo Jorge Valdivia reconocía hace unos días esta situación: “Palmeiras es un equipo fuerte, hemos visto sus últimos partidos y es difícil descifrar el equipo ya que juegan distintos elencos en Copa Brasil y Libertadores”.

Pero para ordenar el panorama, a su regreso, Maldonado y Sánchez entregaron un detallado informe al cuerpo técnico de los tres partidos que vieron del Verdao, en su estadía de una semana en Brasil. Ahí se resaltó la forma en que salían y cómo se agrupaban para retroceder. De ese informe, se realizó un compacto que se les exhibió a los jugadores antes de la práctica del lunes.

Receso atípico

Los 17 días de receso obligaron a Colo Colo a desarrollar una estructura de trabajo que les permitiera combatir la falta de ritmo, pero también les permitió realizar nivelaciones físicas y poner a punto a varios jugadores.

Durante la primera semana se puso hincapié en el aspecto físico, donde se trabajó en las cargas de los jugadores. Por ejemplo, Lucas Barrios, quien al no haber realizado la pretemporada con el equipo necesitaba potenciar la zona de los isquiotibiales y aductores, además de los desplazamientos hacia adelante y hacia atrás. Mientras que Jorge Valdivia fue afinando la explosividad y la fuerza.

Fue al término de la primera semana que los jugadores recibieron unos días de descanso, un poco en compensación a los entrenamientos durante las Fiestas Patrias, ya que el duelo ante los brasileños impidió que en esas fechas tan significativas hubiera asueto. Eso sí, los jugadores tuvieron un almuerzo el jueves pasado con los funcionarios para celebrar.

Con el correr de los días, el cuerpo técnico se enfocó en el aspecto físico-técnico, donde se retomó el trabajo con balón. Además, los jugadores del Cacique aceleraron su recuperación muscular utilizando la crioterapia, un método que los sometió a temperaturas inferiores a los -190 grados.

Mientras que para combatir esa falta de ritmo que significó el largo receso, los albos disputaron un partido amistoso frente a Santiago Morning, en el que se impusieron por 2-0, con tantos de Esteban Paredes e Iván Morales. En ese encuentro no estuvieron ni Valdivia ni Barrios ni Julio Barroso, quien se recuperaba de una fractura nasal. Ahí, Tapia probó a Esteban Pavez como stopper por la izquierda y a Juan Manuel Insaurralde de líbero. Pero el Almirante va a estar en condiciones de jugar y en el Monumental proyectan la misma formación que les dio la clasificación en la ronda anterior y que hoy los hace soñar.

Seguir leyendo