Los 33 años de Vidal: un rey en conquista de Europa

El volante de Barcelona celebra su cumpleaños mientras espera la reanudación del fútbol español. Aquí, un repaso por los mejores momentos de su carrera en Europa, la más brillante que ha construido un futbolista chileno.




Hace 13 años un joven Arturo Vidal llegó al fútbol europeo para comenzar la carrera más brillante de un chileno en aquel continente. El Rey, quien hoy cumple 33 años -el número del equilibrio según la numerología- lleva ocho años ganando títulos de manera consecutiva. Su inagotable ascenso profesional es conocido de cerca en Alemania, Italia y ahora España, donde junto a Lionel Messi y compañía ha enriquecido sus cifras. Aquí, un repaso por los periodos más relevantes en Europa del bicampeón de América.

La acertada apuesta del Leverkusen

El Bayer Leverkusen impactó en el fútbol chileno en 2007, cuando compró el 70 % del pase de Vidal a Colo Colo por US$10 millones. El chileno se transformó en el fichaje más caro en tierras nacionales y sorprendió en Alemania por su rápida adaptación. Tras un par de años en el club, el mediocampista ya era el responsable de patear los penales. En cuatro temporadas disputó 144 partidos, anotó 21 goles y realizó la misma cantidad de asistencias.


El Rey conoce su trono en Italia

Varios de los clubes más importantes de Europa pusieron sus ojos en el joven Arturo Vidal, pilar del Leverkusen. Pero fue la Juventus quien apostó sus mejores fichas por el jugador polifuncional. En la Vecchia Signora debutó al ingresar por el ídolo Alessandro del Piero y marcó un gol tras una recuperación de balón. Se ganó inmediatamente el respeto de los hinchas y de sus compañeros, tales como Gianluigi Buffon, Giorgio Chiellini, Paul Pogba, Carlos Tévez o Andrea Pirlo, ante quien se impuso como primer pateador de penales.

Con Juventus ganó siete títulos; cuatro Serie A (2012, 2013, 2014 y 2015), dos Supercopa (2012 y 2013) y una Copa Italia (2015). Realizó partidos memorables, como su visita al Real Madrid en 2013 o la ida y la vuelta de las semifinales de Champions League de 2015 ante el mismo equipo. También el golazo en Stamford Bridge ante el Chelsea en 2012, con un ajustado zurdazo para el empate frente al entonces campeón de Europa. Perdió su partido más importante, la final de la Champions League ante Barcelona en 2015, cuando la Juventus cayó por 3-1 ante el equipo culé.


Un regreso estelar a Alemania

Tras coronarse como campeón de América junto a la Roja -el primer título de la Selección tras 100 años de intentos-, el Rey volvió a Alemania para recalar en el equipo más importante de dicho país; el poderoso Bayern Múnich. Los bávaros apostaron por el jugador, a pesar de la reciente polémica por chocar su Ferrari durante el transcurso de la Copa América. Vidal no les hizo esperar para demostrar su talento y tomar un espacio fijo en el equipo titular. Con El gigante de Baviera jugó 124 partidos, anotó 22 goles y realizó 18 asistencias.

Con el Bayern siempre fue candidato a quedarse con la Champions, su mayor obsesión. En la temporada 2015-2016 jugó las semifinales ante el Atlético de Madrid, pero el equipo de Simeone se impuso con claridad. Tuvo otra oportunidad frente al Real Madrid en la campaña 2017-2018. Anotó un gol de cabeza en la serie pero su escuadra sucumbió ante la de Cristiano Ronaldo.

Con el equipo bávaro consiguió seis títulos; tres Bundesliga (2016, 2017 y 2018) una Copa Alemania (2016) y dos Supercopa de Alemania (2016 y 2017).


El desembarco en Catalunya

Cuando parecía que el volante mixto había llegado a su techo profesional, el poderoso Barcelona dio el golpe con su fichaje. El chileno llegó por US$ 18 millones a un equipo plagado de estrellas, pero esta vez su condición se puso en duda. La prensa especializada cuestionó su compatibilidad con el plantel debido a que no contaba con el “ADN Barça”. El jugador, cuyas mayores cualidades son la agresividad, el quite de balón, el cabezazo y una actitud guerrera que contagia a sus compañeros, parecía no agradar del todo a los seguidores y a los medios. Salvo por una excepción inicial: su reconocida enemistad con el Real Madrid. Y como si hubiera estado preparado, su primer gol lo marcó ante el equipo merengue para cerrar la goleada por 5-1 en Camp Nou.

Desde que llegó a Barcelona, el Rey ha marcado nueve goles en La Liga, solo detrás de Lionel Messi (55) y Luis Suárez (32). Ha realizado nueve asistencias en el torneo local, empatado con Jordi Alba y Sergi Roberto, solo detrás de Messi (25) y Suárez (13). Además, desde 2018 es el tercer suplente más goleador de la liga, con cinco tantos, detrás de Ángel Rodríguez (11) y Maxi Gómez (6).

Sus actuaciones ante el Real Madrid o frente al Liverpool en Champions han sido parte de sus momentos más destacados en uno de los mejores clubes del planeta.

Comenta