El maldito gol a deshora

La Baby Roja, que viene de tirar un triunfo sobre el crono, necesita ganar hoy a Venezuela para soñar.


De los últimos diez sudamericanos Sub 17 jugados por Chile, solo en uno avanzó a la fase final. Fue el año antepasado, con la ventaja de actuar como local. Un verdadero oasis que toma más vigor si se considera el actual certamen.

Pasa que la Baby Roja está contra las cuerdas en el certamen que se disputa en Lima luego de la agónica derrota que le propinó Ecuador el pasado lunes. Un maldito deja vú de lo que también le ocurrió a la Sub 20 hace algunas semanas, cuando quedó eliminada en el último minuto ante Colombia.

Si vamos un poco más atrás en el tiempo, todavía duele el agónico gol de Ghana en los cuartos de final de la Copa del Mundo Sub 20 en Turquía, que llevó el partido a tiempo extra. Finalmente, el equipo dirigido por Mario Salas no pudo sacarse de encima aquella conquista postrera.

Ahora, si bien aún depende de sí misma, a la Sub 17 solo le sirve ganar para no depender de otros: venciendo hoy a Venezuela y el viernes a Bolivia, avanza a la fase final. Podría pasar que Chile gane uno de esos dos cotejos e igualmente clasificar, pero para eso necesitaría que Perú no triunfe en ninguno de sus dos partidos restantes.

El equipo de Caputto batallará por no caer eliminado, pero también lo hará contra la historia nacional, aunque con el aliciente de que la última vez que alguna de las selecciones menores avanzó a la fase final de un sudamericano, fue justamente de la mano del actual DT. Antes de eso, mucho tiempo de sinsabores, con distintos técnicos, jugadores y fórmulas.

En los Sub 17, hasta el torneo de hace dos años, Chile sumaba nueve eliminaciones en primera ronda, incluso siendo el peor de los diez equipos en dos ocasiones. Hasta ahí, desde 1997 que no se avanzaba. Y ahora todo apunta a lo mismo si es que no se corrigen situaciones, algunas demasiado básicas.

Es más, este es el 18° Sudamericano de la categoría que se disputa y Chile ha avanzado cinco veces a la fase final, pero solo clasificando a tres mundiales: Japón 1993, Egipto 1997 e India 2017.

Pareciera no ser casualidad que el momento de las selecciones menores de Chile coincida con el pasar de Luis Ahumada, jefe técnico de los representativos juveniles nacionales, quien con el cambio de gobierno en la ANFP tiene su cargo bajo la lupa y cuestionado.

Seguir leyendo