Pablo Quintanilla: “Está siendo súper doloroso”

Pablo Quintanilla, en la cámara hiperbárica donde se recupera. Foto: Marcelo Benítez

El piloto (32) sufrió una fractura en un pie en el último Dakar y hoy se encuentra en Viña del Mar recuperándose tras dos operaciones. Desde allí comparte con La Tercera sus sensaciones.


Han pasado ya tres semanas de cuando Pablo Quintanilla (32 años) vio frustrado de golpe su sueño. Llegaba a la última etapa del Dakar en la segunda posición, a 1’02’’ del líder, dispuesto a lograr la mejor clasificación chilena de la historia en la categoría reina, las motos. Mentalizado en alcanzar la punta, salió a cazar a Toby Price, pero una fuerte caída le provocó una fractura en el tobillo derecho y, con esto, perder las chances de salir campeón. Y hasta de podio. Hoy, en su casa en Viña del Mar, se recupera tras dos operaciones.

¿Cómo han sido estos días?

La verdad, no fáciles. Está siendo súper doloroso, sobre todos los primeros días. Es incómodo, prácticamente no me podía mover. En cama con el pie en alto. No ha sido fácil adaptarse, pero la herida ha ido evolucionando, los plazos van mejorando y ha ido bajando el dolor y la hinchazón. Eso genera cierto alivio. Esta semana lo más importante era cuidar bien la herida, que no se infectara. Y se empieza la rehabilitación con kine. Se busca movilidad y fortalecer masa, porque sin movimiento por dos semanas, se empieza a atrofiar el músculo.

¿Cuáles son los tiempos de trabajo?

La primera semana fue reposo, poco ejercicio para el cuádriceps más una máquina especial que tengo para el pie que me genera compresión con frío. A una temperatura determinada con cierta presión, eso ayuda a la desinflamación y al drenaje de la herida y el pie. Y según el doctor Pellegrini, de Los Andes, la parte más fuerte de la kine es en la tercera semana. Me ha hecho entender que el dolor es parte de esta lesión. De momento, partí con tratamiento en la cámara hiperbárica, que me ayuda a la regeneración del hueso y el tejido blando. Son 40 sesiones en Baromed, especialistas en medicina hiperbárica.

No es su primera lesión seria: en 2013, fue la espalda.

Son más de 25 años arriba de la moto. He tenido varias lesiones, operaciones, problemas en ligamentos. Es parte de la pega. Hay que tomárselo de la mejor manera, ser súper positivo, mantener la meta siempre en la cabeza, visualizar el regreso a la competencia. Pasar de un día a otro a que no te puedas mover, con limitación por dolor y molestias, no es fácil. Pero ahí entra en juego lo sicológico. Lo miro como una adversidad que sé que voy a superar. De aquí al segundo semestre voy a estar compitiendo en mi nivel de nuevo.

Bueno, estos meses le sirven como descanso.

Sí, y se aprovecha. Con la vida que llevo, el día a día muchas veces es súper solitario, cuesta juntarse con la familia, con los amigos. En estos momentos, uno se encierra con las personas más cercanas, te entregan cariño y apoyo, te ayudan. Y sí, son meses que ocupo para descansar, rehabilitarme, acercarme a la familia, llenarme de energía nuevamente.

¿Cómo es fuera de la moto?

Soy súper activo. Me gusta estar en la naturaleza, las dunas, el bosque. Andar en bicicleta, subir cerros. Siempre estoy haciendo algo físico. Me gusta compartir con mis amigos, la parrilla y pasarlo bien. Me gusta reírme, pasarlo bien.

¿Sigue otros deportes?

Bicicleta, trotar. Hago box, me gusta harto, voy al gimnasio. Me encanta ver boxeo, lo disfruto. Me gustan las artes marciales, las peleas de UFC las veo siempre. Me gusta ver el atletismo también. Y por supuesto los de motor: Rally, Fórmula 1, Moto GP, Motocross. Me gusta ver el deporte tuerca.

¿Y la Fórmula E? ¿La pudo ver?

Vi un pedazo. Estaba en la clínica recién operado. Como evento para Chile es bueno. Se ha demostrado que Chile está para hacer eventos de nivel internacional. Se abren las puertas a nuevas disciplinas si empezamos a mirar más allá del fútbol y el tenis. Y las nuevas generaciones se van motivando al ver que tienen estos eventos en su país.

Con su lesión, ¿qué competencias se perderá?

De momento, Abu Dhabi, el 7 de marzo, y Qatar, a mediados de abril. Los primeros días de julio, se han incorporado al campeonato del mundo Rusia y China. Son dos semanas de competencia muy parecida al Dakar, me encantaría llegar bien a esa carrera. Pero voy a correr siempre y cuando esté al 100% en la parte física y técnica. Si no, ya tendría que pensar en el segundo semestre con el Atacama Rally, Desafío Inca y Marruecos.

¿Se entrega mucha ventaja con tanto tiempo de para?

Depende de la rehabilitación, de cómo empieces a entrenar, de cómo planifiques, de la motivación, la intensidad que cada piloto le dé. Al estar lesionado siempre se retrocede un poco: estar parado un par de meses para luego volver a caminar, dejar atrás las molestias, recuperar masa muscular, recuperar la parte cardiovascular y el feeling con la moto, significan un par de meses que se necesitan para retomar mi nivel. Pero no me preocupa, no pienso en que voy a perderlo. Tengo la convicción, estoy seguro, de que voy a volver a mi nivel.

¿Fue un Dakar light el de Perú?

Técnica y competitivamente fue un Dakar súper exigente. Jamás en la historia se había llegado al último día con diferencia de un minuto entre pilotos por la victoria. Fue súper exigente por las condiciones geográficas, por las dunas, la chusca (arena fina), las piedras. Pensé en algún momento que el hecho de tener menos enlaces nos iba a permitir descansar más, pero fue todo lo contrario. Las partidas eran muy temprano, los días eran largos. Lo único que benefició fue que tuvimos menos enlaces. Pero la carrera en sí, sobre todo para nosotros las motos, que vamos adelante abriendo pista a alto ritmo, fue una carrera súper complicada y técnica, en todo sentido.

Seguir leyendo