Paulo Garcés: "No quedé conforme, pero prefiero terminar este calvario"

Paulo Garcés

El arquero lamenta que Apelación ratificara su castigo por dopaje. Arturo Sanhueza no entiende que aumentara el suyo.


El Panel de Apelaciones del Tribunal de Expertos en Dopaje notificó ayer su decisión sobre los casos de Paulo Garcés y Arturo Sanhueza, quienes arrojaron positivo por los quemadores de grasa dimetilbutilamina y dimetilpentilamina, respectivamente, en sendos controles antidopaje.

El dictamen ratifica los cinco meses a Garcés y aumenta también a cinco el castigo a Sanhueza, que inicialmente era de tres. El fallo se basa en que en las nuevas muestras que le tomaron a los jugadores no se logró comprobar que a través del quemador se contaminó su muestra de orina.

Ambos futbolistas habían sido sancionados en primera instancia. El arquero, con cinco meses de suspensión; el volante, con tres. El meta, alegando ausencia de culpa y previa autorización médica, apeló el veredicto. El mediocampista no hizo proceso apelativo. La Comisión Nacional de Control Antidopaje (CNCD) realizó una apelación cruzada contra los deportistas.

"Asumí que pese a comprobarse que no tuve culpa, porque demostré que fue el doctor de Cobreloa quien aprobó el consumo del quemador de grasas, debía estar sancionado por el tiempo que se me castigó. Ahora no entiendo por qué la comisión apeló ese fallo y, sin ningún tipo de explicación, aumentaron en dos meses, casi el doble, mi castigo", asegura a La Tercera el histórico exjugador de Colo Colo. "Siento que mi derecho a la confidencialidad fue vulnerado. Nuevamente me enteré por la prensa de mi sentencia", agrega.

En la misma línea, Garcés también expresó su sensación luego del fallo definitivo: "Se debió bajar la sanción. Existen antecedentes suficientes, pruebas, documentos, declaraciones y experiencias internacionales que, por hechos similares, correspondía una pena más baja".

"En la misma sentencia queda claro que había ausencia de culpa. Hubo negligencia de profesionales que me sugirieron y eligieron el producto que consumí. Estoy pagando los platos rotos. Dados los tiempos que quedan, poco más de un mes, prefiero cumplirla. No quedé conforme, pero, aunque tengo el derecho y la convicción de que se debió modificar, prefiero terminar este calvario que he vivido, no solo yo, sino también mi familia. No estoy de acuerdo por la sentencia, pero prefiero, como está próximo a cumplirse todo, conformarme".

Los dos deportistas podrán entrenar con sus respectivos elencos dos meses antes de que venzan sus castigos, como establece el artículo 10.12.2 del Código Mundial Antidopaje. Sanhueza fue suspendido el 16 de noviembre. Y Garcés, cuya sanción provisional ha ido aplicándose y levantándose, lleva cumplidos ya tres meses y diez días de castigo. A ninguno de los dos le quedan más vías de recurso.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.