Rabello vapulea a Colo Colo y agudiza el tormento de Mario Salas

U DE CONCEPCION

Universidad de Concepción, que no ganaba hace 15 partidos, venció 3-1 al Cacique, que pierde el segundo lugar. El cuadro del Comandante está en crisis, a tres semanas del Superclásico.




U. DE CONCEPCIÓN  3 - COLO COLO 1

U. de Concepción: C. Muñoz; G. Pacheco, C. Navarrete, H. Martínez, G. Voboril; F. Manríquez (89', J. Ballón), A. Camargo; L. Figueroa (81', F. Portillo), B. Rabello, N. Orellana; P. Rubio (90', S. Pino). DT: F. Bozán.

Colo Colo: B. Cortés; Ó. Opazo, F. Campos, J. Barroso, R. de la Fuente; I. Rossi, G. Suazo (46', C. Villanueva); J. Valdés (76', J. Parraguez); M. Bolados, E. Paredes, P. Mouche (65', I. Morales). DT: M. Salas.

Goles: 1-0, 4', Rubio, cabezazo; 1-1, 54', Bolados; 2-1, 60', Rabello. 81', 3-1, Rabello.

Árbitro: Julio Bascuñán. Amonestó a Figueroa (UdC); Campos, Rossi (CC).

Estadio Ester Roa. Asistieron 16.328 personas.

En cursiva, jugador juvenil

Cero tiros al arco tuvo el Cacique en el primer tiempo. Cero. También tuvo cero creatividad, ingenio y recursos para generar juego ofensivo. Y eso que era urgente, porque a los cuatro minutos ya estaba en desventaja.

Una falta de Óscar Opazo sobre Nicolás Orellana generó un peligroso tiro libre cerca del área. Lo ejecutó Bryan Rabello, ex Colo Colo y quien hace años dejó el club como jugador libre. El remate lo encontró Patricio Rubio, quien cabeceó solo, ante la mirada inocente de Ronald de la Fuente, su marcador. 1-0 a los 4'. Pesadilla para Mario Salas.

El colista del Torneo Nacional dejaba de serlo momentáneamente y encendía la lucha por el descenso. Los albos, por su parte, improvisaban a Jaime Valdés como creador. Sin embargo, Pajarito fue un desastre en Collao. Abusó de los pelotazos y rara vez rompió las líneas de una discreta defensa local, pero que esta vez no tuvo un rival que la desnudara.

La falta de ideas de los de Macul permitió que el Campanil se refugiara con comodidad en su campo. Esteban Paredes no aparecía, el récord tampoco. Pablo Mouche se complicaba con Guillermo Pacheco. Lo mismo que Marcos Bolados con Germán Voboril. Era tal el desconcierto de los del Comandante que hasta Gabriel Suazo intentaba ser el eje ofensivo, con ningún éxito por lo demás. Mención para Alejandro Camargo, quien se encargó de cortarle todos los circuitos a los de Pedreros.

En el segundo tiempo, Colo Colo aceleró levemente. Con más ganas que cualquier otra cosa, llegó el empate. Pivoteo del Tanque, quien superó a Navarrete en la marca, y remate en el área chica de Bolados.

Lo imperdonable es que la paridad no le duró nada. Los de Francisco Bozán ni siquiera alcanzaron a complicarse mentalmente. Una buena jugada penquista encontró a Rabello destapado en el área, quien con un derechazo atajable venció la débil resistencia de Brayan Cortés.

El Cacique sintió el golpe. La oportunidad de mejora de la que tanto habla Mario Salas otra vez era desperdiciada. Para colmo, el segundo lugar y la clasificación directa a la Copa Libertadores se escapaba en manos de Audax Italiano.

Los locales se envalentonaron y otra vez aprovecharon las licencias defensivas de Colo Colo. Toda la defensa del Cacique hizo agua, solo se salvó apenas Felipe Campos. Se notó la ausencia de Insaurralde. Rabello sentenció con un remate bajo a los 81'. El Campanil volvió a celebrar después de 15 partidos, justo ante los albos. No ganaban desde el 19 de abril (1-0 ante Iquique)

¿Crisis? Sí, puede ser. El equipo del Comandante muestra todos los síntomas de eso. Discreto nivel colectivo, también de sus individualidades, fragilidad mental ante resultados adversos y, quizás lo más complejo de solucionar, una distancia entre el plantel y su técnico que, a estas alturas, ya parece insalvable.

Comenta