Soto y el hijo de Mayne Nicholls se inscriben para ser agentes

En el mismo tema, ayer hubo reacciones en el Congreso por la entrevista que concedió Héctor Tapia en la que aseguró no importarle "que un representante sea dueño de un club”.


En pleno proceso de regularización del vínculo entre representantes de jugadores y clubes, ayer se conoció la inscripción de dos llamativos nombres para seguir el proceso de convertirse en agentes oficiales en los registros de la ANFP. Se trata del expresidente del Sifup, Carlos Soto, y del hijo del expresidente de la asociación, Harold Mayne Nicholls, homónimo de su padre.

En el Sifup generó sorpresa la noticia de Soto, debido a la polémica salida del organismo del exdefensor (hoy abogado), producto de serias irregularidades durante su período, descubiertas por una auditoría que reveló dineros sin justificar por un total de 250 millones de pesos, entre 2015 y 2016.

Harold Mayne Nicholls Fernández (27 años), trabajaba con su padre en la Fundación Ganamos Todos y a través del ex funcionario FIFA siempre ha estado ligado al fútbol. Su nombre se hizo conocido en 2009, tras ser puntaje nacional en la prueba PSU de Lenguaje.

En otra arista del tema agentes del fútbol chileno, ayer hubo reacciones en el Congreso por la entrevista que concedió Héctor Tapia a este diario, en la que aseguró: “No sé qué tendrá de poco ético que un representante sea dueño de un club”. El diputado DC Matías Walker, impulsor del proyecto que reforma la ley de sociedades anónimas deportivas, expresó que: “(Tapia) Se confundió. Pensó en representantes que podían traerle buenos jugadores. Pero lo que hemos visto es una violación sistemática de esta prohibición que ya está en los estatutos de la FIFA y que nosotros estamos incorporando en la legislación. Se utiliza a los clubes como puente para que los representantes se hagan dueños de los jugadores”, dijo.

Seguir leyendo