¿A Brereton no le dan pases? El debate por la supuesta desconexión del inglés de la Roja y sus compañeros

Ben Brereton, durante el partido entre Chile y Brasil, por los cuartos de final de la Copa América 2021. (Foto: AFP)

En varios partidos de la Copa América, al delantero del Blackburn Rovers se le vio levantando las manos, intentando que le llegara el balón. Muchas veces, el intento fue en vano. Lejos de las teorías conspirativas, este es un análisis más futbolístico de lo que pasó.




La escena se repitió varias veces en los partidos de la Selección en la Copa América y a la hora de los balances se ha vuelto tema recurrente. Ben Brereton intentaba ubicarse en la mejor posición posible para encabezar los ataques de la Roja, alejado de las marcas rivales, y desde ahí, realizaba ingentes esfuerzos para que el balón le llegara. El delantero del Blackburn Rovers se mostraba, intentaba hablarles a sus compañeros en un español que recién empieza a dominar y alzaba las manos como una manera de hacerse notar, para que alguien lo viera. Pedía la pelota, como pocos se atreven a hacerlo y, más aún, en un escenario desconocido, pero, frecuentemente, el receptor del envío del jugador de turno era otro. El pase iba hacia el lado El inglés no se rendía y volvía a intentarlo. Con el mismo resultado.

La rutina se repitió varias veces. Ante la evidencia, las redes sociales, el tribunal implacable que suele detectar y juzgar al mismo tiempo todo tiempo de situaciones, llegaron a especular de celos profesionales y hasta de una posible animadversión. Juan Cristóbal Guarello, columnista de El Deportivo, abordó este asunto en su artículo del último domingo, dando una versión más técnica de lo ocurrido. Y hasta Claudio Bravo, capitán de la Roja, se refirió al tema: “No es la realidad de las cosas. Hay situaciones donde están todos apretados en el área, con todos defendiendo. Es difícil generar ocasiones cuando está el equipo metido atrás”, manifestó el portero en uno de los lives que la Roja protagonizó desde la concentración en Brasil, requerido al respecto. “La gente no dimensiona lo que son los jugadores dentro de las selecciones. Hay muchos jugadores que están recién empezando”, añadió Alexis Sánchez, otro de los participantes en la conversación con los fanáticos.

De hecho, fuera del campo, dio la sensación de que Brereton se había ganado el aprecio de sus compañeros. En pleno torneo, recibió el tradicional bautismo y sorpredió con la interpretación de Wonderwall, de Oasis. Todos los aclamaron.

Dos formas de jugar

La falta de cohesión entre el ariete nacido en Inglaterra y sus compañeros de equipo también es materia de discusión entre los entrenadores. Para ellos, en todo caso, la explicación es estrictamente técnica. “Es difícil dar una explicación. Es complicado hacer hipótesis. Puede ser falta de conocimiento, de confianza. Puede ser que choquen dos formas de jugar. A mí me parecía un europeo tratando de jugar a lo latino. Y no es fácil”, dice, por ejemplo, Víctor Hugo Castañeda. El exmediocampista, quien fue parte del proceso que llevó a la Roja al Mundial de Francia, en 1998, repara en las características que ofrece Brereton y que, en su opinión, exigen un mayor tiempo para lograr un entendimiento más amplio. “Las características de los delanteros que ha tenido Chile en el último tiempo son muy distintas a la suya. Si uno suma a Sánchez, Vargas, Meneses e incluso Mora, Brereton es distinto. Entonces, para que la fórmula funcione, se requiere tiempo y trabajo. Y esta vez hubo poco”, puntualiza el ex volante de Universidad de Chile.

Jorge Contreras, finalista en la Copa América de 1987, recoge la discusión que se acrecentó después de la eliminación de la Roja en los cuartos de final de la competencia continental. “Se ha creado una polémica con respecto a eso, pero no creo que haya intención de no utilizarlo. Es un jugador que recién llegó. No ha tenido el tiempo para que los compañeros lo conozcan y puedan aprovechar mejor sus condiciones”, dice el ex jugador de la UC y Colo Colo.

Coke apunta a dos factores que considera esenciales para redondear su análisis. “Primero, para mí, es un jugador para actuar en el centro. Lo tiraron para la izquierda y eso lo hizo bien en algunos momentos y en otros no tanto. Para mí es un jugador de área, tiene buen juego aéreo. Así, habría que abastecerlo. Y lo otro es que faltó un poco de visión panorámica de los compañeros”, explica.

El delantero inglés nacionalizado chileno Ben Brereton debutó por la Roja y dejó una buena imagen ante Argentina.
El delantero Ben Brereton, en su debut por la Roja, frente a Argentina. (Foto: Agenciauno)

La falta de un 10

En el sistema de Martín Lasarte no hay un volante ofensivo marcado. No existe, para poner un ejemplo, un habilitador como Jorge Valdivia, pieza clave en la obtención de la Copa América de 2015. Contreras encuentra ahí una explicación para la falta de abastecimiento a Brereton. “Yo veo que Aránguiz tiene cualidades para meter un pase profundo, pero se acostumbraron a llegar tocando. Alexis es el otro, pero lamentablemente no estaba en condiciones. Puede ser el 10 que hace falta. Eso también redunda en el aislamiento de Brereton. Hace falta un tipo que marque los tiempos”, analiza.

Si se llega a resolver esa situación, plantea el ex jugador de Unión Deportiva Las Palmas, la presencia de Brereton se transformará en un plus. “Es un jugador que hay que tomar los riesgos de habilitar. Tiene buenos movimientos, trabajados por cómo se juega en Europa. Hay que tratar de aprovecharlo. En el partido contra Bolivia, por ejemplo, por las Eliminatorias, por ejemplo, era el jugador ideal, pero no lo ocuparon”, recuerda.

Descartando intenciones

Jaime Vera es tajante para descartar dobles intenciones. El Pillo, también subcampeón de América con la Roja, atribuye esa visión a un ejercicio que no conduce a nada. “Le están buscando la quinta pata al gato. Todos los jugadores piden el balón y no se lo pasa. El futbolista cree siempre que es la mejor opción. Yo no conozco ninguno que le quiera hacer la cama a otro. Brereton juega bien, cuando se la pasaron siempre resolvió de buena forma. A lo mejor lo ven, pero las decisiones son en fracciones de segundo. Y a veces no son las correctas”, plantea.

El mayor aprovechamiento de las posibilidades que ofrece el británico llegará, dice, con el tiempo. “Él está recién entrando a un sistema que no conocía. El idioma tampoco lo habla bien. No era tan fácil y, a pesar de eso, lo hizo bastante bien. No es que lo quieran perjudicar, ni mucho menos. Chile perdió, pero si pasaba no estaríamos hablar de esto tampoco. Yo creo que no es así. Vez que le tiraron la pelota hizo bien las cosas, pero si no le pasaron el balón es porque se eligió otra opción que parecía válida. En pleno partido hay que resolver rápidamente, pero no es que no se la hayan querido tirar”, sentencia.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.