Armada defiende estatua de José Toribio Merino en Museo Marítimo “sin perjuicio de sus actuaciones políticas”

imagen-jose-merino-6349

En el marco de un recurso de protección que busca la remoción del monumento desde el Museo Marítimo, el comandante en jefe de la institución, Juan Andrés de la Maza, argumentó que Merino "fue comandante en jefe de la Armada hasta el día 8 de marzo de 1990 (...) sin que nunca haya sido condenado por algún delito que impida efectuarle un reconocimiento por la institución a la que perteneció”.




“Es justo y razonable que una institución como la Armada rinda homenaje a un excomandante en jefe por los méritos que estima le corresponden, sin perjuicio de las actuaciones políticas que el homenajeado haya debido cumplir en una etapa de nuestra historia, las cuales no aparecen de ninguna manera reflejadas ni ponderadas en su monumento”. Esa es parte de la respuesta que envió a la Corte de Apelaciones el comandante en jefe de la Armada, Juan Andrés de la Maza, tras ser requerido a raíz de un recurso de protección que busca que se remueva la estatua del excomandante y exintegrante de la Junta Militar José Toribio Merino desde los jardines del Museo Marítimo de Valparaíso.

En el escrito, De la Maza explica que el monumento al excomandante en jefe -quien asumió el cargo tras el golpe de Estado de 1973- fue instalado en 2002 y generado a través de un proyecto de la corporación “Protección y Desarrollo del Patrimonio Histórico Naval y Marítimo”.

Agrega que la estatua “se encuentra erigida en un recinto militar” y que la Contraloría General de la República, mediante dictamen, ha señalado que por encontrarse ubicada al interior de un inmueble fiscal no constituye un “monumento público”; argumento que ya había entregado la Armada en 2018 para sostener su negativa al retiro de la escultura.

De la Maza descarta “que exista arbitrariedad en la conducta de la Armada” y que la estatua fue erigida y mantenida en honor de un excomandante en jefe de la Armada de Chile, añadiéndose que Merino “se desempeñó como comandante en jefe de la Armada hasta el día 8 de marzo de 1990, fecha en que se acogió a retiro, sin que nunca haya sido condenado por algún delito que impida efectuarle un reconocimiento por la institución a la que perteneció y dentro de un recinto militar que se encuentra a cargo de ella”.

El recurso, que fue declarado admisible el pasado 13 de octubre, fue presentado por el abogado Luis Mariano Rendón, presidente de la Fundación Memoria Histórica e integrante de la “Nómina de Prisioneros Políticos y Torturados”, elaborada por la comisión asesora para la calificación de Detenidos Desaparecidos, Ejecutados Políticos y Víctimas de Prisión Política y Tortura, conocida como Valech II.

En él, Rendón señala que la estatua de Merino, quien formó “una cúpula militar de facto que tomó control del país e impulsó desde entonces una política sistemática de violaciones a los derechos humanos, con saldo de miles de personas muertas o desaparecidas y decenas de miles de torturados y presos políticos, entre los últimos de los cuales me cuento”, constituyeuna perturbación permanente a mi derecho a la integridad síquica, consagrado en el Artículo 19 N° 1 de la Constitución vigente, por cuanto contraviene la garantía de no repetición, uno de los principios que debe incluir una debida reparación a las víctimas”.

Este es el segundo recurso de protección que impulsa el abogado contra la Armada para solicitar el retiro de la escultura. El primero -presentado además contra el ministro de Defensa- fue rechazado por la Corte Suprema el 19 de febrero de 2020, al confirmar la sentencia de la Corte de Apelaciones de Santiago, que argumentó que “la acción deducida no puede prosperar, ya por extemporánea, ya por tratarse de una decisión de mérito de la Administración del Estado”.

En esta oportunidad, Rendón explica que se elevó “un nuevo recurso a partir de una nueva solicitud al nuevo comandante en jefe de la Armada, el almirante De la Maza, a quien presentamos la solicitud de retiro y él se pronunció” en contra.

El abogado agregó que “resulta lamentable que la Armada se siga aferrando a la figura del golpista Merino. Con ello lo único que hace es abanderizarse con un sector político y en contra de la gran mayoría democrática del pueblo de Chile” y dice que “hay responsables de grandes crímenes que no pueden ser homenajeados”.

Hace casi dos años el monumento hizo noticia cuando, en el contexto de manifestaciones, amaneció protegida por una caja de madera.

En la oportunidad, la Armada informó que fue recubierta para protegerla de los trabajos que se estaban realizando con otras figuras, no como una aprensión por el estallido social.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.