Chile Vamos y la advertencia de Paris al Presidente: ¿Tuvo razón el ministro?

Enrique Paris y Sebastián Piñera en La Moneda.

Enrique Paris y Sebastián Piñera en La Moneda.

El manual dice que al Mandatario no se le critica en público. Pero en La Moneda y en sus partidos no todos leen como un pecado que el jefe del Minsal apelara ayer a la "prudencia" de Piñera ante la polémica por ir a comprar vino. Le dijeron que no lo volviera hacer, pero también hay quienes confiesan "alivio" porque el Presidente está protagonizando polémicas -como la del sepelio de su tío Bernardino- que obligan al gobierno a poner la cara y desviar la atención de lo medular.




En La Moneda le dijeron al menos dos veces que no lo volviera a hacer. Por eso eludió dos preguntas en el balance diario de ayer cuando le consultaron si el Presidente había sido imprudente al comprar en La Vinoteca y protagonizar un nuevo video con el que se levantó una serie de críticas por el ejemplo que dan las autoridades bajo cuarentena. Pero detrás de la advertencia que hizo Enrique Paris de que “hay que medir las consecuencias de los actos que uno lleva a cabo como autoridad” no sólo está la reconvención interna por la costumbre de no criticar en público al Mandatario. También hay una silenciosa sensación de alivio de algunos en el gobierno.

”La prudencia es una de las características de cada persona. A lo mejor el presidente se va a molestar, pero bueno, lo voy a decir: yo creo que hay que medir las consecuencias de los actos que uno lleva a cabo como autoridad”, dijo ayer Paris en radio Futuro.

Luego entregó un dato: “Yo sé que él ha dicho que ‘no lo volvería a hacer’, pero tiene todo el derecho” a ir a comprar. Y cerró con “el rey o la autoridad máxima, tiene que dar el ejemplo. Se lo decía Julio César a su mujer: no solo hay que serlo, sino que parecerlo”.

Ya reconvenido y en su vocería matinal, recicló a su manera el #yacontestéesapregunta que en su momento usó su antecesor, pero con un matiz: “Contesté ya con claridad, ya di mi opinión, y con eso quiero cerrar -por favor- esta polémica”.

Para quienes trabajan y han trabajado bajo las órdenes de Piñera, Paris rompió la regla básica de no criticarlo en público. El episodio hizo recordar a varias y varios cuando el 2011 se reprendió puertas adentro a la entonces ministra del Sernam, Carolina Schmidt, por decir en Twitter que no le había gustado una talla machista del gobernante.

Pero, comentan, acá no es lo mismo. En Palacio hay voces que sinceran que la crítica hecha por el ministro de Salud -que no lleva ni un mes y hasta ahora marca bien en las encuestas- tuvo mérito, pasada recién una semana del caso del funeral de su tío Bernardino Piñera.

Hoy allá hubo personeros que confesaron alivio y hasta un “por fin lo dijo alguien” tras las palabras de Paris. Otra cosa, dicen, es el costo de haber levantado el tema: lo que dijo en radio Futuro estaba fuera de libreto y fue cosa suya, y si no fuera por eso -calibran- no habría llegado a los noticiarios de televisión.

Lo mismo creen en los tres partidos de Chile Vamos que existen en el Congreso. Sus altos mandos comparten el juicio: Paris no cometió un pecado porque los hechos justifican lo que dijo.

“Probablemente no fue la forma más feliz de hacerlo, porque creo que hay metáforas que no son de las mejores.., habla de rey. Pero sí tiene un punto”, hace ver Jacqueline van Rysselberghe. “Todas las personas que son autoridades tenemos, y me incluyo, la obligación de ser prudentes. Ahora, es una situación nueva y uno va aprendiendo en el camino”, dice la jefa UDI ante la cuestión de que Paris está debutando como ministro y tal vez no tenga tanta experiencia política.

¿Tiene más margen por su cargo? “Por el hecho de ser ministro de Salud, tiene la obligación de decir cuáles son las conductas correctas”, responde la senadora.

Lo mismo cree, aunque con otras palabras, Hernán Larraín Matte. “El momento no está para seguir cometiendo errores no forzados, y por lo tanto, las palabras del ministro Paris apuntan a que todos seamos muy responsables con nuestros actos”, dice el presidente de Evópoli, partido del ministro del Interior. Gonzalo Blumel dijo hoy en Radio Duna que la conducta de Paris fue “inusual”, sin agregar nada más.

Mario Desbordes, máximo líder de RN, coincide: “Hay que ser bien claro en que el Presidente no infringió ninguna norma legal ni administrativa. Y comprender la frase del ministro como una frase para todos quienes somos autoridades: que hagan un esfuerzo mayor a lo que se les pide a los ciudadanos”

Continuará.

Comenta