La promesa aún inconclusa de la alcaldesa Peñaloza: edificio social de Las Condes se mantiene deshabitado

El edificio está ubicado a pasos de la Rotonda Atenas de Las Condes FOTO: OSCAR GUERRA / AGENCIAUNO

Los 85 departamentos de la Rotonda Atenas anunciados como integración social por el entonces alcalde Joaquín Lavín y ahora gestionados por la edil UDI todavía no ven la luz. La entrega inicial debía ser en mayo.


Son 85 las familias que el 18 de enero de este año fueron elegidas para habitar uno de los departamentos del edificio de integración social construido cerca de la Rotonda Atenas de Las Condes. La edificación, que fue anunciada con bombos y platillos, contaría con un centro comunitario, un auditorio y tres locales comerciales en su interior. “Este proyecto busca terminar con la segregación social urbana y generar una comuna más integrada”, prometía la alcaldesa Daniela Peñaloza (UDI), quien aseguraba que “a más tardar” entre abril y mayo las personas estarían viviendo en el lugar. Pero eso no ha sido así y hoy el edificio está inhabitado por un problema con el avalúo del terreno que tiene a los beneficiarios sumidos en una espera interminable.

Fue en julio de 2018 cuando el entonces alcalde Joaquín Lavín (UDI) se llevaba todas las miradas al anunciar que en la comuna construirían un edificio dedicado exclusivamente a viviendas sociales. “No se asusten”, decía el expresidenciable a los vecinos tras presentar el proyecto ‘Las Condesas 5′, ubicado en Avenida Colón con Mayecura, a pasos del corazón de la comuna, la Rotonda Atenas. Las protestas de los vecinos de los alrededores porque la plusvalía de sus propiedades descendería en al menos un 40% de su valor original, en ese entonces, no se hicieron esperar, pero a pesar de todo la construcción daba su puntapié inicial en 2021.

Esperamos entregar los departamentos entre enero y febrero”, decía luego su sucesora, Daniela Peñaloza, quien prometía, además, que a más tardar en mayo de este año, es decir hace cinco meses, las familias que accederían a los subsidios entregados por el Estado para hacerse de uno de los departamentos estarían instaladas y comenzarían a disfrutar así de una superficie aproximada de 64 metros cuadrados.

Pero lo que fue un sueño para los beneficiados, poco a poco se ha ido transformando en una pesadilla: las 85 familias (40% de bajos ingresos y 60% a clase media) han tenido una espera de meses sin certezas de poder acceder al departamento que se les fue asignado. ¿Por qué? Una traba relacionada con el avalúo de las viviendas para clasificarlas como sociales ha impedido que puedan ver cumplida aún la promesa del municipio. Resumidamente, el conflicto radica en que el municipio estaría vendiendo esas viviendas a un precio inferior a la mitad del ‘justo precio’ en que las casas y departamentos de ese sector están avaluados.

Eso llevó, incluso, a que desde las 15:30 de ayer el Concejo Municipal de Las Condes sesionara con la presencia de los beneficiarios del condominio Rotonda Atenas. La tabla de discusión de la instancia tenía como primer tema la “autorización para enajenar las 85 unidades de departamentos que conforman la torre”, para lo cual haría una presentación el director jurídico de la municipalidad, Nicolás Lucero. “Esta solicitud tiene por objetivo agilizar los trámites bancarios de los beneficiados y así entregar las viviendas lo antes posible”, afirmaba luego Lucero en su presentación.

Sin embargo, los concejales Catalina Ugarte (Partido Republicano) y Patricio Bopp (ex UDI) reclamaron que esto podría incurrir en una ilegalidad porque se estaría provocando una ‘lesión enorme’, concepto utilizado cuando un territorio es vendido a menos de la mitad del precio justo. En esa línea, el director jurídico retrucó que están esperando el pronunciamiento de la Contraloría General de la República sobre esto, respuesta que podría llegar en noviembre.

Ante esto, la concejala Ugarte señaló que le preocupaba que les hubiera llegado “a menos de 24 horas el tema de la tabla, haciéndonos una encerrona. Lo encuentro de mal gusto”. En tanto, el concejal Bopp solicitó que la votación para enajenar las 85 viviendas fuera pospuesta una semana más debido a la preocupación de que esto fuera ilegal. Esto, en todo caso, no prosperó y la votación sí se llevó a cabo, siendo aprobado sin unanimidad.

En esa línea, la concejala de Revolución Democrática Isidora Alcalde llamó a la municipalidad a “dejar de generar incertidumbre en las familias”, y tras ser consultada por este medio por el problema aseguró que “ha sido todo mal gestionado y poco transparente con los vecinos”.

La defensa de Peñaloza

Consultada por el incumplimiento de los plazos que ella misma prometió, la alcaldesa Peñaloza señala a La Tercera que el proyecto se encuentra en la última etapa. “Este es el primer y único proyecto de viviendas que ha realizado una municipalidad en Chile, lo que ha sido un desafío para nosotros como para todas las entidades involucradas”, contextualiza, ante lo que añade que esto “ha implicado algunas dificultades a la hora de realizar los trámites administrativos y ha existido prolongación en plazos en instituciones públicas ajenas al municipio -los que para los futuros proyectos ya tendremos la experiencia-, siendo uno de los principales inconvenientes los cambios en el cronograma de entrega”. Con todo, aclara que como municipalidad han estado en constante contacto con las familias beneficiadas, entregando información de los procesos y realizando en julio el sorteo de los departamentos, los que los nuevos propietarios fueron a conocer en agosto.

Pero, ¿qué falta para que se pueda hacer el traspaso? “Actualmente nos encontramos en el proceso de escrituración en el Conservador de Bienes Raíces de las propiedades, como también realizando las tramitaciones de los créditos hipotecarios con los bancos. Terminando este proceso, las familias ya se podrán cambiar a los departamentos”, asegura, además de hablar de nuevas fechas: “Se tiene considerado que la entrega sea entre octubre y noviembre de este año”.

Asimismo, la máxima autoridad de Las Condes aborda los problemas judiciales en los que los concejales advirtieron podría incurrir el municipio a la hora de vender estos departamentos a un precio menor que el avalúo de la zona. “El vendedor sufre lesión enorme cuando el precio que recibe es inferior a la mitad del justo precio de lo que se vende. En este proceso no se está enajenando ninguna unidad de departamento a menos de la mitad del valor de su avalúo fiscal fijado por el Servicio de Impuestos Internos”, asegura. Y cierra: “Es importante señalar que el valor de venta no es fijado discrecionalmente por la municipalidad, sino que es determinado por el Serviu Metropolitano una vez que las personas postulan a los subsidios del Estado. Como municipio firmamos un convenio con el Serviu, en el cual se regula el valor de venta de los departamentos de integración social”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.