El conflicto televisivo entre la ANFP y Turner se agudiza

Barrabravas destruyen una cámara del CDF, durante el partido entre Coquimbo y Audax, en enero de 2020.

El principal socio estratégico del fútbol chileno está agotado, cansado y decepcionado, según sus ejecutivos. Dice no haber encontrado al aliado con el que firmó un contrato multimillonario por 15 años. Reclama falta de voluntad y poca seriedad de Quilín, al desconocer las negociaciones para indemnizar a la señal por los partidos no jugados de 2019. Se queja de la comisión CDF y de la incertidumbre sobre el retorno de los torneos nacionales. Por lo mismo, evalúa dejar de pagar las cuotas mensuales a los clubes de mantenerse el actual escenario.




Cansados, aburridos y molestos. En realidad, profundamente molestos. Así se siente Turner con la ANFP. Los innumerables líos del fútbol chileno, tanto deportivos como dirigenciales, agotaron la paciencia de la cadena multinacional de televisión, que se convirtió, el 22 de diciembre de 2017, en el principal socio estratégico de la entidad de Quilín. Ese día, la empresa estadounidense se adjudicó la concesión del Canal del Fútbol (CDF) por 15 años, en una decisión casi unánime del Consejo de Presidentes. Se trataba del negocio más importante y multimillonario de la historia del balompié nacional. Un verdadero hito. Sin embargo, a solo 18 meses desde la entrada en vigencia del contrato, en la señal están muy decepcionados. Cansados, aburridos y molestos... Tanto, que evalúan seriamente dejar de pagar las cuotas mensuales que reciben los clubes, hasta que se firme un acuerdo compensatorio por los partidos que no se jugaron en la temporada 2019.

Torneos que no terminan

Las sucesivas suspensiones que ha sufrido el campeonato desde octubre pasado, cuando se produjo el estallido social, desnudaron a la ANFP de Sebastián Moreno. Esta es la principal razón del fastidio de Turner. El fútbol profesional fue incapaz de volver, pese a que otros eventos masivos, como recitales y exhibiciones, sí se desarrollaron con normalidad. El mejor ejemplo fue la visita del tenista Roger Federer. El suizo derrotó a Alexander Zverev en un Movistar Arena repleto, ante 13 mil personas y sin ningún incidente. No obstante, cuando el Torneo Nacional intentó retomar el rumbo con el partido entre Unión La Calera y Deportes Iquique, en un vacío estadio Bicentenario La Florida, un pequeño grupo de barrabravas ingresó a la fuerza al recinto e interrumpió el duelo. Ahí se acabó todo, porque luego, específicamente el 29 de noviembre, el Consejo aprobaría el término anticipado de la competencia, con apenas 24 fechas disputadas de un total de 30, en la Primera División.

Ahí comenzó a resquebrajarse la relación entre ambas entidades, porque aquella decisión trajo graves consecuencias. La más importante, que la asociación no cumpliera el mínimo de programación estipulado en el contrato: 30 semanas de fútbol por, al menos, 10 meses; y tampoco la garantía de que se jugarán todos los partidos de cada campeonato. De hecho, Turner calcula que el 20% de los cotejos estipulados para la temporada 2019 no se concretó, cifra que considera las jornadas pendientes de la máxima categoría, la Primera B y la Copa Chile.

Esta situación generó considerables perjuicios económicos en Turner, ya que, como era de esperar, los cableoperadores le pagaron menos debido a la falta de partidos. Además, muchos abonados cancelaron su suscripción al CDF, sobre todo tras la decisión del Consejo de terminar anticipadamente los torneos. No fue lo único: el abrupto final de la temporada también mermó significativamente los ingresos por venta de publicidad de la compañía. Y todo ocurría durante el primer año del período de licencia. Una pesadilla.

Por lo mismo, ejecutivos de Turner se contacaron con la sede de Quilín, en diciembre de 2019, para que esta reconociera el incumplimiento y así discutir la forma en que estos daños serían reparados por la ANFP. El contrato le da derecho a la televisora a solicitar una indemnización al ente rector del fútbol chileno, si es que uno o más partidos no jugados le ocasionaran pérdidas, como fue el caso. La asociación accedió a conversar.

El Memorándum de Acuerdo

Ambas partes sostuvieron varias reuniones desde el 23 de diciembre en adelante. La ANFP estuvo representada por su renunciado presidente, Sebastián Moreno; el ex secretario ejecutivo, Luis Varas, y los abogados de Claro & Cía, como asesores. Hasta que el 30 de enero de 2020 se logra un importante avance: el famoso Memorándum de Acuerdo. El documento, que establecía un descuento en las cuotas mensuales a partir de 2022, debía ser aprobado por el Consejo. Sin embargo, los clubes nunca supieron de él hasta el viernes 8 de mayo.

Aquí viene el segundo motivo de fastidio de Turner. Pese a que habían transcurrido más de tres meses desde la redacción de aquel consensuado memorándum con la ANFP, aún no tenían noticias de su aprobación, sino que todo lo contrario. Era de conocimiento público que en Quilín reinaba un clima de división y enfrentamientos. De hecho, Moreno estaba contra las cuerdas tras la rebelión de los clubes y la renuncia de casi todos sus directores, los que, en una reunión de directorio y antes de irse, alcanzaron a rechazar los términos del acuerdo con Turner.

En ese complejo contexto, el 6 de abril se creó la comisión CDF, compuesta por Felipe Muñoz (Rangers), Juan Tagle (Universidad Católica), Victoriano Cerda (Huachipato), Eduardo Olivares (Unión San Felipe) y Mario Conca (Universidad de Chile), la que estaría encargada de llevar a cabo una mesa amistosa de negociación con el canal, ante el reclamo de incumplimiento de contrato. Desconocían, hasta ese momento, que la asociación ya había negociado y establecido un principio de acuerdo. Así que el 4 de mayo le enviaron una carta a Turner, firmada por Moreno, donde este daba a conocer la existencia del comité y se refería al proceso hacia atrás como simples “comunicaciones de Turner”. Esto desató el enojo de la compañía, que entendió que la ANFP se estaba desentendiendo del memorándum, porque los invitaba a reunirse con los cinco directivos que componen la comisión para, prácticamente, empezar a negociar de cero. Lo consideraron una enorme falta de seriedad.

Por eso, la dura respuesta del consorcio con sede en Atlanta no se hizo esperar. El 8 de mayo, a través de una carta firmada por Jorge Carey, presidente ejecutivo de la compañía en Chile, Turner se mostró muy desconcertado por la creación de esta comisión que revisaría el contrato entre las partes, con el fin de avanzar en un acuerdo. La sorpresa del ejecutivo era total, ya que, venían negociando desde diciembre y hasta se habia redactado un Memorándum de Acuerdo. En su escrito,Turner exigía seriedad, ya que, a su juicio, la ANFP parecía querer desentenderse del proceso de negociación y abstraerse de todo lo acordado en los meses previos.

La tensa primera reunión con la Comisión CDF

Con los ánimos crispados y encendidos, llegó el martes 19 de mayo, el día de la primera reunión entre Turner y la comisión. A esa altura, Moreno ya había renunciado de palabra a la presidencia de la ANFP y también había sido expulsado del grupo, tras la dura carta de Carey. No era conveniente su presencia, concluyeron todos los miembros del grupo. Y si Turner ya estaba muy molesto con su socio estratégico, lo estaría muchísimo más después de la primera y, hasta ahora, única cita con los cinco representantes del Consejo.

“Después de todo lo que había pasado, que venga una comisión solo a presentarse, sin ninguna propuesta de indemnización y de solución, definitivamente fue el colmo. Una falta de respeto”, se quejan en la gigante de las comunicaciones.

Luego de esa reunión, la posibilidad de iniciar acciones legales quedó rondando en la empresa de TV. “Estamos aburridos de este escenario desprolijo, de las pocas voluntades y del espectáculo carente de seriedad en el cual nos vemos enfrentados como actores de un contrato, el que tenía como por objetivo elevar al fútbol chileno a lo más alto, y que hoy se encuentra a la espera eterna de definiciones dirigenciales y de la gestión del mismo contrato”, sentencia un alto ejecutivo de la señal. “Claramente, el fútbol chileno no vale el precio por el cual lo compramos”, agrega.

No hay fecha de retorno

Pese a los incumplimientos que acusa, Turner le ha seguido pagando mes a mes a la ANFP. Sin embargo, después de la reunión con la comisión, esto quedó en evaluación. “Ni siquiera tienen una fecha de retorno para el fútbol. Nosotros hemos hablado con los cableoperadores para poder seguir recibiendo recursos sin parrilla de partidos. Ha sido muy difícil. ¿Y la ANFP? ¿Qué ha hecho para retornar a la actividad? Ni siquiera están entrenando. Seguimos pagándoles mes a mes una cantidad millonaria por un producto que hace meses no se entrega, sin recibir nada a cambio. La verdad, es que si esto continúa así, no sabemos si seguiremos pagando las cuotas mensuales. Esa es la verdad”, advierten, con evidente molestia, en la estación.

En la comisión CDF hay temor. El enojo de su principal socio remeció a la mesa, que inmediatamente aceleró las gestiones para volver a las prácticas y retomar las competencias cuanto antes. Un dato importante: el fútbol chileno necesita jugar en junio para no incumplir nuevamente el mínimo de programación. Como ya no se jugó en abril y mayo, no hay margen de error para darle a Turner los 10 meses de fútbol que exige la cláusula. Lo complejo para la ANFP es que la crisis sanitaria atraviesa su peor momento debido al peak de contagios por coronavirus.

Huachipato fue el primer club en volver a los entrenamientos, mientras que hay otros que ya se preparan, como Rangers y Coquimbo Unido. Hay prisas. Y cómo no, si la amenaza está ahí. Si Turner decide congelar los pagos, las finanzas de todos los 33 clubes del profesionalismo estarán en serio riesgo.

“Tenemos como fecha límite el fin de semana del 26 de junio para poder jugar, aunque sea, una fecha del Torneo Nacional. Si no, no podremos cumplir el contrato”, admiten en la comisión.

Sin embargo, Turner reclama que ya en 2020 son siete los partidos de Primera que no se han completado, como por ejemplo, el duelo entre Coquimbo y Audax, suspendido en enero por hechos de violencia, cuando barrabravas ingresaron a la cancha del Francisco Sánchez Rumoroso, donde agredieron a guardias y rompieron una cámara del CDF. Es decir, la ANFP ya está al debe prácticamente en una fecha entera, por lo que la paciencia se agotó por completo.

Problemas para transmitir y programar

Una de las críticas que hacen los dirigentes del fútbol es que Turner no ha transmitido todos los partidos en vivo de la Primera B, ni siquiera por diferido, o que tampoco dio uno por fecha por señal abierta. En la señal contestan que en cada jornada hay innumerables problemas para programar debido a aquellos clubes que no tienen estadio propio, ya que los recintos dependen de los municipios; así como por los problemas de infraestructura, o porque no quieren jugar en días de semana.

“Muchos estadios no tienen luz artificial, como el de La Cisterna. Hasta que eso no se resuelva es imposible transmitir a Palestino en horario de estelar o de mayor audiencia. Eso hace que siempre se le deba programar temprano, con altas probabilidades de que se tope con un duelo de la B. Por lo demás, para poder transmitir toda la B en vivo no tiene que chocar con ningún partido de Primera. Los problemas de programación hacen que eso sea imposible, porque habría que jugar partidos a distintas horas y en varios días, y no hay voluntad para eso”, se quejan en Machasa.

En Turner reclaman que las condiciones en ciertos estadios son propias de fútbol amateur y recuerdan, específicamente, el duelo entre Barnechea y Santiago Morning, donde no había una caseta de transmisión. El club huaicochero, que era local en el Municipal de Lo Barnechea, dispuso de una caseta tan pequeña que se vieron en la obligación de improvisar una carpa a solo unos pocos metros del costado de la cancha, quedando el relator y los comentaristas a merced de un pelotazo, como se puede apreciar en estas imágenes facilitadas por la cadena:

La pequeña cabina de transmisión que dispuso Barnechea para enfrentar a S. Morning.
La carpa que Turner improvisó para sus trabajadores, a solo metros del costado de la cancha.

“Si el CDF le aporta 86 millones mensuales a los clubes de la B y casi 200 a los de Primera, lo mínimo que uno espera como socio estratégico es que se invierta en mejorar el producto”, sostiene un alto cargo de Turner.

Quejas desde Estados Unidos

Las noticias de los problemas en Chile llegaron a oídos de los máximos ejecutivos de Turner en Estados Unidos. La empresa tiene su sede en Atlanta, donde han puesto sus ojos en el negocio con la ANFP. Según revelan en la compañía, las constantes suspensiones del torneo y los líos dirigenciales del fútbol chileno causan preocupación en la casa matriz. Los ejecutivos en Chile, evidentemente, se sienten observados, ya que tienen que explicar continuamente sobre lo que ocurre en la industria nacional.

A 18 meses de la entrada en vigencia del contrato más millonario firmado jamás por el fútbol chileno, el CDF se encuentra cansado, perplejo y muy desgastado. Se queja de no haber encontrado el socio estratégico con el cual firmó un contrato de 15 años, que buscaba posicionar al balompié local al nivel más elevado. Sin embargo, en un año y medio, ha debido lidiar con torneos suspendidos, acuerdos desconocidos y problemas de gobernalidad de su aliado comercial, teniendo que responderle a los jefes máximos por los problemas dirigenciales de la ANFP. Para colmo, desembolsando mes a mes US$ 6,2 millones y sin recibir, por ahora, nada a cambio, salvo incertidumbre.

Comenta