Mal común en la Roja masculina y femenina: cuando la familia carga con la culpa

Bravo y Letelier

Endler reduce el caso José Letelier al comportamiento desafortunado de la esposa del DT; Aránguiz y Rueda responsabilizan a la mujer de Bravo de la fractura en el camarín de la Roja; Valdivia tuvo que arreglarse con Sampaoli después de unos duros ataques de su hermano. Los familiares incendian a las selecciones de Chile.




Christiane Endler se pone del lado del técnico de Las Rojas, José Letelier, en medio del revuelo que genera la acusación en su contra por una "conducta inadecuada" con una seleccionada. Culpa a la esposa del entrenador por haber generado el lío. La capitana del combinado nacional afirma en la ANFP que el comportamiento del entrenador con ellas ha sido siempre intachable y sostiene que el enredo se circunscribe a unos mensajes de la cónyuge del técnico a una de las jugadoras del plantel.  "Quiero dejar claro que acá no se habla de abuso; ni siquiera son actitudes de parte del entrenador. Fueron unos mensajes de parte de la esposa del entrenador hacia una de las jugadoras, totalmente desafortunados", enfatiza. El caso se suma a los líos que generan las familias de los futbolistas. La lista es larga.

Otra vez, el entorno que, en teoría, debe resguardarlos de los problemas, toma protagonismo para complicar a sus parientes más públicos. Como ha pasado en varios casos a nivel mundial. O, sin ir más lejos, como sigue padeciéndolo la Selección después de la eliminación del Mundial de Rusia, por las acusaciones de la filiación más directa de Claudio Bravo respecto de la indisciplina de Arturo Vidal. El quiebre, que Reinaldo Rueda tiene previsto afrontar con la convocatoria de ambos para los próximos amistosos de la Roja, este mes, ante Colombia y Guinea, se origina en un mensaje publicado en Instagram por Carla Pardo, la esposa del golero: "Sé que la mayoría se pelaron el culo, mientras otros se iban de fiestas".

Ni bien fue publicado el posteo, Bravo tuvo que dar explicaciones, que no tenía en el momento, pero que se comprometió a buscar cuando llegara a Santiago, después de la derrota ante Brasil, en el último duelo por las Eliminatorias. Después, emitió declaraciones respaldando los dichos de su esposa, quien confirmó sus juicios en un programa de televisión. La suegra de Bravo también habló. Ahí quedó sentenciada la ruptura de la Generación Dorada.

Letelier, en cambio, no ha salido a defender a su señora después de las declaraciones de Endler. Y no está claro aún si lo hará en las próximas horas.

Más casos

Mucho antes, en 2012, José Rojas también se vio envuelto en una situación incómoda. El entonces capitán de Universidad de Chile había recibido una propuesta para emigrar al Corinthians de Brasil, en condiciones naturalmente más ventajosas que las que disfrutaba en los azules. Los laicos se negaron a dejarlo partir. "Es una lástima... Sr. Yuraszeck y cía.. Maricón sonriente", disparó en un primer tuiteo la esposa del zaguero, Patricia Peralta. El segundo fue algo más suave: "Seguirá poniéndole bueno en la U, pero asuman que @pepe13rojas ahora jugará sabiendo que llegó al límite en su carrera! Mal que no sea valorado!". Luego reculó, a través de la misma plataforma. "Disculpas por mi salida de madre!! Es la reacción mínima de una señora que ve a su marido afectado!!! No es en contra de nadie…", posteó. El Timao había ofrecido US$ 1,5 millones para quedarse con el defensor. Yuraszeck consideró la propuesta como "ofensiva".

Daniela Aránguiz ha sido una permanente defensora de su marido, Jorge Valdivia, a través de todas las plataformas de las que ha dispuesto. En abril del año pasado, cuando se planteaba la opción de que Claudio Borghi reasumiera la banca de Colo Colo, la ex integrante de Mekano condicionó la permanencia de su marido en el club popular. "La idea es quedarnos, porque estamos felices, pero a mí no me gustaría que llegaran ciertos personajes al plantel... No me gustaría, hay rumores que podría entrenar Borghi y no me gustaría que Jorge estuviera con él. Es algo personal, no me pongo en su situación y que él diga esto", planteó. Finalmente, arribó Héctor Tapia, acompañado por Hernán Torres, ex preparador físico del Bichi. El conflicto nació en el denominado Bautizazo, otra de las crisis de la Roja motivadas por la indisciplina. Valdivia, que siempre fue cercano a Borghi y Torres, se sintió traicionado por la forma en que se manejó la situación, que derivó en una dura sanción que luego se relativizó. Finalmente, el Mago y el PF pudieron convivir en Macul, aunque la relación fue estrictamente profesional.

Otro integrante del clan Valdivia, Claudio, atacó en duros términos a Jorge Sampaoli, después de que se conocieran presuntos actos de indisciplina durante la concentración de la Roja en el Mundial de Brasil. "Sampaoli dice que le sorprende la decisión de #Valdivia Pelao chanta, periodistas pavos que no llegan al final del tema y lo dejan pasar!", explotó en Twitter.

Icardi

Wanda Nara es, probablemente, quien mejor encarna la figura. La actual pareja de Mauro Icardi lo fue antes de Maxi López, entonces amigo del delantero. Sin embargo, más allá del lío amoroso, que es materia de otro enfoque, el rol que cumple la esposa del ariete, quien ejerce como su representante, sí le ha generado problemas al futbolista. A Nara se le responsabiliza por el distanciamiento entre el vestuario interista y la dirigencia que terminó con el atacante emigrando a Francia.

Obviamente, Nara descartó el cargo. "Dijeron que lastimé a mi esposo, el padre de mis hijos. ¿La gente piensa cuando habla? ¿Cómo puedo no querer el bien de Mauro? Es el mío también", planteó. Y luego recurrió a una analogía. "Esto no es un divorcio. Mauro e Inter son como unos novios que se toman un tiempo para pensar y reflexionar", intentó explicar a comienzos de septiembre.

Iker Casillas también tuvo que verse enfrentado a cuestionamientos internos. El vestuario del Real Madrid acusó a Carbonero de ser la responsable de las filtraciones de la interna merengue. El arquero terminó partiendo del club de toda su vida.

No siempre son las parejas. También los hermanos y los padres meten en problemas a los deportistas. Como Theo Griezmann, hermano de Antoine, quien se burló de la eliminación de Argentina en los octavos de final del Mundial de Rusia a través de Twitter. El asunto revivió meses después con el traspaso de ex Atlético al Barcelona. Muchos ven en ese revuelo el origen de la fría acogida de Lionel Messi al francés y su reticencia a incluirlo en su círcul0 dorado.

Por otro parte, está el caso de Jorge Pipa Higuaín, progenitor de Gonzalo Higuaín, quien se lanzó en contra de Florentino Pérez, el presidente del Real Madrid, club del que el Pipita tuvo que salir. "Él nunca te ataca de frente, no da la cara. Tiene a toda la prensa comprada y a la directiva, por eso lo sacó a Ancelotti. Así opera, ésa es su modalidad", disparó.

Sin embargo, es el padre de Neymar uno de los estables en las polémicas que vinculan al astro del PSG, ya sea por líos contractuales, agresiones a periodistas o un enfrentamiento a golpes con Gabigol, jugador del Flamengo, ex novio de su hija. Y hay más. En 2014, Luis Álvaro Ribeiro, presidente del Santos, lanzó fuertes acusaciones a ESPN. "Es un mentiroso, solo piensa en el dinero. Para que se haga una idea, en los últimos contratos él exigió una cláusula en la cual el club debería pagar los billetes de avión en primera clase para él y dos de clase ejecutiva para los asesores cuando había partido fuera de casa. Daba igual que fuera para la selección o para el torneo paulista. Un hombre con el dinero que tiene… Ganaba un millón de euros al mes. Tenía un yate de 70 pies, dos casas en la costa de Sao Paulo. Incluso levantó tabiques para que su niño hiciera fiestas sin que su madre se enterase. Me decepcionó. Es un mentiroso con dos caras", lo atacó. Las prebendan incluían todo tipo de gastos, incluso de índole sexual.

Comenta