Notre Dame: Revelan que se tardó media hora en llamar a bomberos

Según una investigación del periódico The New York Times, el personal de seguridad creyó en principio que se trataba de una falsa alarma, se equivocó al identificar el foco del fuego y demoró media hora en decretar la emergencia.


Parte del daño en la histórica Catedral de Notre-Dame el pasado 15 de abril se podría haber evitado de no haber confundido un par de edificios. Eso es lo que arroja una reciente investigación desarrollada por el diario The New York Times, donde se constata una serie de desafortunadas equivocaciones.

Cuando comenzó el fuego en la tarde de ese jueves de primavera, la primera alerta fue una luz roja de advertencia en el panel de control del monumento a las 18:18 hrs. Según The New York Times, tras la alerta, el empleado de seguridad a cargo avisó a un guardia para que fuera a comprobar qué sucedía. Este fue a mirar y no halló nada que hiciera temer un siniestro.

Los minutos pasaron y después de casi media hora, ambos se dieron cuenta finalmente del error. El guardia, que llevaba sólo tres días de trabajo, había ido a inspeccionar el edificio equivocado, y no al ático de la catedral, lugar donde se produjo el fuego, en un sector con gran cantidad de madera conocido como "el bosque". La confusión llevó a que en un principio se pensara que era una falsa alarma y que era necesario desactivar el sistema.

Finalmente un gerente del edificio dio la orden de ir a chequear el ático, lugar donde efectivamente se encontraba el incendio. El aviso a bomberos llegó cuando las llamas ya estaban fuera de control.

[caption id="attachment_746430" align="aligncenter" width="900"]

Daños ocasionados por el fuego al interior de la catedral. Foto: EFE.[/caption]

The New York Times, a través de entrevistas con funcionarios de la catedral y del equipo de seguridad, da cuenta de una serie de problemas de comunicación que demoraron el aviso a bomberos. Sin embargo, aún no se encuentran culpables ni se determinan los motivos sobre cómo se inició el incendio, aspectos que están siendo investigados por las autoridades francesas.

"Todo el resultado de esto es esta torpe respuesta humana. Puedes gastar mucho para detectar un incendio, pero todo se va por el desagüe cuando no te mueves sobre él", señaló al medio Glenn Corbett, profesor asociado del John Jay College of Criminal Justice de Nueva York.

La eficiencia del sistema de detección de incendios de la catedral también ha sido puesto en duda. De acuerdo al artículo del diario, el sistema anti-incendios tardó 6 años en instalarse y cuenta con 160 detectores y alarmas manuales. Sin embargo, en el ático donde se generó el incendio no había rociadores de agua ni muros cortafuegos que pudieran contener las llamas.

"Estuvo más cerca del derrumbe de lo que la gente sabe", dice el artículo sobre el verdadero daño que sufrió la catedral. De hecho, mientras las horas pasaban y los ciudadanos se acercaban a lamentar lo ocurrido, los bomberos arriesgaban su vida entrando a una estructura que en cualquier momento podía colapsar.

"En ese momento, estaba claro que algunos bomberos iban a ir a la catedral sin saber si volverían a salir", dijo a The New York Times, Ariel Weil, alcalde del 4° distrito de París. "Para los bomberos fue como participar en una carrera de 400 metros, una docena de metros atrás", afirmó el subdirector de bomberos de parís Jean-Marie Gontier.

Mientras siguen las investigaciones en torno al incendio, el martes pasado el parlamento francés aprobó la ley que va a regular la reconstrucción del monumento y la distribución de los fondos destinados a la labor.

Aunque la forma arquitectónica que tendrá la reconstrucción no se aborda en la ley, el Senado sí había indicado en el mes de mayo que esta debía ser fiel al "último estado visual conocido" de la catedral.

Hasta ahora, de los 850 millones de euros prometidos por privados para la reconstrucción, sólo se ha concretado un 10% de las donaciones para volver a levantar la catedral de Notre Dame.

Comenta