Nuevo round en la Cámara: fondos para planes de DD.HH. enardecen debate del presupuesto

Diputados discuten en la sesión de la Cámara del lunes pasado.

Una trifulca ocurrida el lunes abrió una inquietud respecto de lo que sucederá en los próximos días, ya que esta semana los diputados votarán, en particular, las partidas de la Ley de Presupuesto, donde los dineros para ciertas políticas de derechos humanos corren el riesgo de ser rechazados. De hecho, desde la derecha también presentarán indicaciones para reducir al máximo posible la partida del Instituto Nacional de Derechos Humanos.


“¡Orden en la sala!”, repetía el lunes pasado infructuosamente el presidente de la Cámara, Vlado Mirosevic (PL), tratando de contener una nueva pelea que se generó en medio de la discusión de la Ley de Presupuesto.

“Suspende”, le aconsejó el vicepresidente de la corporación, Carlos Bianchi (indep.), en vista de que los llamados de Mirosevic no tenían resultado.

El nuevo round en la Cámara -que hace semanas viene experimentando una escalada en el clima confrontacional, a raíz de la carrera para presidir la corporación, que se resolvió en favor de Mirosevic- se generó luego de la intervención del diputado Cristián Araya (Partido Republicano), en la que cuestionó la utilidad de los fondos para varios programas de derechos humanos, repartidos en un conjunto de instituciones y ministerios. El hecho generó una reacción airada del PC.

Este tema abrió una inquietud respecto de lo que sucederá en los próximos días, ya que la Cámara votará en particular, entre esta tarde y el jueves, las partidas de la Ley de Presupuesto, donde los fondos para planes de derechos humanos corren el riesgo de ser rechazados.

De hecho, desde la UDI y RN también presentarán indicaciones para reducir al máximo posible el presupuesto del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) y también de otros servicios. RN, además, pidió eliminar los $ 43 millones previstos en la partida de la Presidencia para conmemorar los 50 años del Golpe Militar, lo que volvió a exaltar los ánimos.

Este lunes, en tanto, la chispa que prendió la molestia de la bancada del Partido Comunista fue la alusión de Araya al plan de búsqueda de detenidos desaparecidos de la dictadura, en manos de la Subsecretaría de DD.HH. del Ministerio de Justicia.

“El gobierno parece generoso para financiar el INDH con $14 mil millones, $16 mil millones para pensiones de gracia de las supuestas víctimas del estallido delictual, $ 2.079 millones para el Museo de la Memoria de algunos. Incluso es tanta la generosidad, que destinará $ 2.069 millones para fundaciones como la Fundación Salvador Allende, Corporación Villa Grimaldi, Frei Montalva, Londres 38, Patricio Aylwin. Y $ 900 millones de pesos para una supuesta búsqueda de detenidos desaparecidos. Harta plata para los camaradas, colegas, compañeros, socios, adeptos afiliados, primos, tíos, sobrinos y pololas, para los amigues, para eso abundan los millones, pero para los temas importantes, para la seguridad de los chilenos, no hay recursos”, dijo el republicano.

Tras las palabras de Araya (quien luego precisó que los $ 900 millones para el plan de detenidos desaparecidos eran en realidad $ 665 millones), la diputada y expresidenta de la Agrupación de DD.DD. Lorena Pizarro (PC) abandonó su pupitre y cruzó el hemiciclo para encarar a los republicanos. “¡Tropa de cobardes! ¡Manga de indecentes!”, les decía a viva voz Pizarro, quien estaba acompañada de varios legisladores comunistas y de otros sectores oficialistas, quienes acusaban a los parlamentarios de derecha un ánimo negacionista de las violaciones a los DD.HH.

Aunque la situación no llegó a las agresiones físicas, el secretario de la Cámara, Miguel Landeros, y el mismo Bianchi bajaron de la testera para separar y evitar que la trifulca siguiera escalando.

Consultado el diputado Araya (republicano) señaló que sus dichos en “ningún momento” pretendían negar la existencia de los detenidos desaparecidos y que su cuestionamiento solo era respecto del uso de los fondos. “(Las violaciones a los DD.HH.) son crímenes atroces. Lo que dije es otra cosa. Intentan tergiversar lo que dije. Todos tienen derecho a honrar a sus muertos y eso lo digo por las graves violaciones a los DD.HH. ocurridas en el gobierno militar, como por los viejos encerrados en Punta Peuco o en Colina, las familias tienen derecho a poder enterrarlos”, añadió Araya.

Desde el PC, en tanto, acusaron un intento negacionista, ya que al utilizar las palabras “supuesta búsqueda”, se evocó a los tiempos en que sectores políticos hablaban de “presuntos detenidos desaparecidos”.

En su cuenta de Twitter, la diputada Pizarro arremetió. “Que nadie lo dude: ante el negacionismo, ante el fascismo de la bancada republicana no nos cruzaremos de brazos. La miseria humana de Cristián Araya no debe tener cabida en un espacio democrático. No permitiremos tanta impunidad”.

Era tal la molestia de Pizarro, que después de encarar a los republicanos, se acercó a la testera para reclamarle al presidente de la Cámara.

El episodio, sin embargo, no quedó cerrado. Además de la discusión que se viene una vez que tengan que votarse las partidas con fondos para planes de DD.HH., que se concentran en los ministerios de Justicia y de Culturas y en el INDH, tanto el PC como los republicanos pretenden llevar la disputa a la Comisión de Ética. Unos para denunciar provocaciones y el negacionismo y otros para quejarse por las tergiversaciones.

Sin embargo, en algunas bancadas -que no comparten ni las posiciones de los republicanos ni de los comunistas- sostienen que esta tensión requerirá de un esfuerzo mayor de Mirosevic, si no, advierten, la actual mesa podría verse sobrepasada, perder respaldo y, por ende, quedar expuesta a una censura por su falta de capacidad para conducir el debate.

En Chile Vamos dicen que, por ahora, siguen juntando antecedentes para una posible presentación.

Este martes, en la Sala, el jefe de diputados de RN, Andrés Longton, le pidió a Mirosevic “ser duro y drástico”. “Ud. llegó con aires de ecuanimidad de no permitir faltas de respeto, grados de intolerancia, que no debieran ser permitidos, pero lo ocurrido ayer (el lunes) exige una cuota de firmeza, tomar decisiones muy complicadas, pero hay que tomarlas”, le dijo Longton quien le cuestionó al presidente de la Cámara no haya tomado sanciones con la excusa de que los incidentes ocurrieron cuando la sesión estaba suspendida.

En respuesta Mirosevic, dijo que “el reglamento no nos acompaña” y reiteró que su ánimo es cambiar las normas internas para elevar las sanciones, incluso con el 100% de dieta. “No me va a temblar la mano cuando tenga que sancionar a los propios”, dijo.

“A mí tampoco me va a temblar la mano ni tiritar la voz cuando tenga que dirigirme a Ud. Aquí no se está aplicando el reglamento”, se quejó a continuación el independiente René Alinco.

El jefe de bancada socialista, Marcos Ilbabaca, a su turno, cuestionó a Araya por provocar y faltarle el respeto a la memoria del padre de la diputada Pizarro y lo calificó de “cobarde, que se esconde tras el fuero”.

La subjefa del comité PC, Daniela Serrano, señaló que faltaba “una autocrítica por los discursos negacionistas y que le han faltado el respeto a la memoria de nuestro país”, al tiempo que le pidió a la mesa traspasar los antecedentes a la Comisión de Ética. La bancada PC, además anunció que reactivarán las reformas legales para sancionar el negacionismo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Fue encontrada tallada en la pared de un foso de 10 metros de ancho en la Ciudad Vieja de Jerusalén.