¿Otro ‘dedazo’? Bachelet y Siches, antes de que la expresidenta escribiera sobre ella en la Time

Izkia Siches, presidenta del Colegio Médico.

“No soy candidata; ahí se diluye el dedazo”, contesta entre risas la líder del Colegio Médico, quien dice sentirse “honrada”. La expresidenta no le avisó que iba a escribir esto; a Paula Narváez sí le contó que había firmado la famosa carta que la lanzó de candidata. Pero en la revista dijo que se había hablado de Siches como presidenciable y que ella lo ha descartado “por el momento”. ¿Qué está pasando aquí?




El jueves de la semana pasada tuvo la primera noticia de que la revista la había seleccionado para el especial Time100 Next sobre los líderes que van a moldear el futuro publicada hoy. Se lo contaron cuando a uno de sus asesores le llegó un e-mail describiéndole que los editores la habían escogido. Ayer les notificaron que hoy era el día, aunque lo esperaban para mañana. En ninguna de ambas ocasiones le avisaron Izkia Siches que Michelle Bachelet había escrito la reseña.

La jefa del Colegio Médico aparece en la categoría Phenoms, es decir, “Fenómenos”. La selección incluye otras como “Innovadores”, “Líderes” y “Artistas”. Abre con la trending cantante Dua Lipa; la reseña la escribió Kylie Minogue. Sobre John David Washington, el protagonista de Tenet, firma Spike Lee. Gwen Stefani hizo la de la cantante emergente Olivia Rodrigo.

Time cuenta en su edición que miraron cómo estos nuevos liderazgos están enfrentando la crisis y pidieron a los Time aumni -una especie de circulos de amigos de la revista-, que escribieran sobre ellos.

“Todos en esta lista están preparados para hacer historia”, dice Dan Macsai, director editorial de TIME100.

Hasta dónde se sabe, la expresidenta tampoco llamó o mensajeó a la presidenta del Colegio Médico para avisarle que hoy la leería refiriéndose a ella en términos tales, que darían pie inevitablemente al comidillo de si estamos o no frente a otro ‘dedazo’ de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

“Su empatía, capacidad y credibilidad también la llevó a un discusión pública sobre una posible candidatura presidencial, una opción que ella ha descartado por el momento. Pero millones de chilenos comparten sus sueños de un moderno sistema de salud, con la esperanza de que Izkia esté para quedarse”, es parte de las líneas que Bachelet le dedicó.

La comparación que salta a la vista es lo que ocurrió con Paula Narváez -aunque claramente en su caso el ‘dedazo’ fue más explícito-, cuando el 28 de diciembre pasado la ex Mandataria firmó una carta promoviendo el nombre de Narváez para la candidatura presidencial PS. A diferencia de lo que ocurre hoy con Izkia Siches, Bachelet sí telefoneó a su heredera política para contarle que había firmado la carta en cuestión.

Aunque la gente de Narváez niegue esto del dedazo, el texto que Bachelet le dedicó a Siches en la Time de hoy abre comentarios y preguntas. Partiendo por cómo llegó a escribir eso, si ella escogió hacerlo, si el nombre lo eligió la revista o si lo hizo ella directamente o partir de una lista. La líder del gremio dice al teléfono que desconoce cómo.

Hermético como suele ser, en el entorno de Michelle Bachelet solo cuentan que ella escribió la reseña hará cosa de un par de semanas. Admiten que “hubo harto cariño” en sus palabras. Pero sí hacen ver un punto: que haberle avisado a Narváez se entiende porque ambas son militantes del mismo partido. Y aunque dicen que la expresidenta no anda buscando levantar candidatos cada vez que menciona a alguien, sí tienen claro que cada cosa que haga o diga que tenga gusto a gesto, pues que quedará como gesto.

El de hoy fue claro: “Ha mostrado un increíble liderazgo y un enorme potencial”, “su diligencia y los mensajes claros sobre asuntos de salud pública la ayudaron a ganar un segundo mandato de tres años” frente al gremio, escribió Bachelet.

Entre las dos tienen algo de historia.

Bachelet y Siches, médicas ambas, se conocieron durante el segundo mandato de la Presidenta. Les tocaron algunas reuniones en La Moneda, cuando Enrique Paris presidía el Colmed. Cuando ella ya iba de salida del poder, pocas semanas antes de entregar la tricolor, Izkia ya era mandamás del gremio y encabezó una ceremonia en la Universidad de Chile. La orden premió con un galvano a la entonces Jefa de Estado -con ella presente- con ocasión del Día de la Mujer.

Después no han tenido contacto frecuente. Pero a mediados de junio del año pasado, en plena pandemia, estuvo a punto de pasar algo que podría haber sido una suerte bendición presidencial.

Horizonte Ciudadano, la fundación de la Mandataria, organizó un encuentro por zoom con distintas personalidades, entre ellas la presidenta del Colegio Médico. Entonces Siches marcaba y marcaba en las encuestas y no se despejaba la cuestión de si sería la candidata con posibilidades que la oposición no podía encontrar. No se hablaba de Narváez todavía.

El asunto es que para ese zoom Bachelet se iba a conectar, con Siches ahí. En Horizonte Ciudadano tenían claras las implicancias, la lectura que podía tener. Cualquier cosa que dijera la Alta Comisionada podría leerse como que la estaba ungiendo. Pero fueron pasando los minutos, y al final ella no se unió a la teleconversación. Hizo llegar un video a la concurrencia. No la mencionó por su nombre. Se dijo que no pudo por tiempo.

Pero, entonces y hoy, el bacheletismo estaba consciente de lo que habría significado.

Lo que hoy cuentan y recuerdan a ambos lados de esta historia es que para entonces, Siches ya había hecho saber al bacheletismo -ambas tienen nexos a través de terceras personas- que no estaba dispuesta a correr esa carrera. No lo había dicho con todas sus letras en público, y pasaron poco más de tres meses hasta que dijo que “personalmente creo que me falta experiencia; lo descarto (...) me interesa mucho el espacio público, pero hoy estamos muy orientados en lo sanitario” (Tolerancia Cero, 7 de septiembre 2020).

La gente de Bachelet hace ver que, en el caso de su jefa, el cargo en la ONU le impone varias restricciones y no puede intervenir en contingencia política. Que además se cuida de que sus palabras no generen dobles lecturas. Creen que si escribió lo de hoy fue porque prefiere destacar el rol de mujeres líderes, porque “sí tiene el derecho y potestad de valorar rasgos y liderazgos”.

¿Qué dice la doctora Siches? Primero, que “más que nada me siento muy honrada y lo considero un reconocimiento ha nuestro equipo, a mí me toca ser la cara visible. El nuestro es un equipo súper grande que hemos trabajado incansablemente -nunca antes tanto- durante la pandemia. En esa línea, es una invitación a seguir trabajando en los que nos apasiona, que es la transformación del sistema sanitario, y fortalecer el papel del Colegio Médico. Que nos permita, en torno a la elección presidencial y constituyente, levantar las banderas de repensar el sistema de salud, una oportunidad que no podemos perder”.

Pero ante la duda de fondo, de si no le parece un dedazo en diferido, dado que ella se autodescartó y que Bachelet ya parece haber escogido, ríe y contesta: “No soy candidata; ahí se diluye el dedazo. No sé cómo funciona la revista, no sé si la alta comisionada me propuso o si a ella se le pregunta, o cuál es el criterio de selección”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.