Paolo Mefalopulos, representante de Unicef en Chile: “La escuela es un lugar con muchos más beneficios, si se abre, que riesgos”

Paolo Mefalopulos, representante de Unicef en Chile.

Desde la organización internacional apoyan el regreso a clases presenciales de los estudiantes a contar de marzo, tanto por motivos académicos como socioemocionales. "Si la situación se pone crítica, las escuelas tienen que ser las últimas en cerrar; y cuando se permita, tienen que ser las primeras en abrir", señala Mefalopulos.




A solo dos semanas del inicio del año escolar fijado por el Ministerio de Educación, se ha instalado la discusión entre quienes coinciden o no con la decisión del retorno presencial a las aulas. Por un lado, el gremio de profesores que descarta un retorno hasta que se alcance la Fase 4 del Plan Paso Paso (Apertura Inicial) y se haya inoculado a todos los profesores; los alcaldes, que ven poco factible desocupar los colegios que están siendo usados para vacunar contra el coronavirus y el Ministerio de Salud, que ha llamado a privilegiar la inmunización en las sedes educativas.

Así, mientras los colegios particulares pagados y particulares subvencionados alistan su retorno en marzo, con diferentes modalidades presenciales, los municipales se verían, en su mayoría, rezagados. Sobre esto, el representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en Chile, Paolo Mefalopulos, explicó que la organización apoya la apertura de los colegios fijada por el Mineduc. Desde octubre de 2020, Unicef forma parte del Consejo Asesor para abrir las escuelas, junto a otros 17 actores del área de la salud, educación y municipios. Convocados por el gobierno y La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), este consejo tiene como propósito resguardar el derecho a la educación de niños, niñas y adolescentes, así como aportar con evidencia y sugerencias para que el retorno a las salas de clases se concrete en forma segura.

¿Cuál es la postura de Unicef sobre el regreso a clases presenciales?

Hemos estado siempre a favor del regreso a clases, claramente en condiciones seguras. Estamos en la mesa del Ministerio de Educación, con otras organizaciones, tratando de abrir un diálogo, no tanto sobre si se tiene que regresar a clases, sino en cómo hacerlo para que sea de la manera más segura posible. La evidencia nos dice que los riesgos y daños para los niños y niñas es mucho mayor sin ir a la escuela, que el riesgo que puede haber de contagio.

Entonces, ¿la organización está a favor de que los alumnos regresen a la escuela en marzo?

Sí, en condiciones seguras. O sea, claramente hay que ver la condición comunitaria epidemiológica; pero en general, sí, estamos a favor del regreso a clases. Los efectos negativos de quedarse en casa son muchos más que los que habría de regreso; estos son mucho más pequeños.

¿Cuáles serían los argumentos para que los estudiantes regresen a sus salas?

Pensamos en cómo afecta el cierre de las escuelas al desarrollo socioemocional de los más pequeños. Además, a veces los alumnos más vulnerables están en condiciones de hacinamiento, en situaciones familiares difíciles. También se afecta la salud mental de los adolescentes y niños más grandes; aumenta el riesgo de violencia entre los niños y niñas, lo que en las escuelas se puede detectar temprano. El cierre afecta también a la alimentación de los más vulnerables, con las escuelas cerradas ya no hay esa comida que antes estaba asegurada. Se engrandece la dificultad en el aprendizaje y aumenta la deserción escolar. Hay toda una serie de aspectos negativos que pone en riesgo, no solo el presente de esos niños, sino también el futuro.

¿Y que pasa con los riesgos de contagiarse dentro del colegio?

Han salido muchas evidencias y estudios que nos dicen que el riesgo de contagio en las escuelas es mucho más bajo que en otros lugares. Entonces, ¿por qué los malls están abiertos y las escuelas cerradas? ¿Por qué los restaurantes están abiertos y las escuelas cerradas? Además, la escuela es un lugar con muchos más beneficios, si se abren, que riesgos. Con las escuelas cerradas, los que pagan el precio mayor son los niños y niñas más vulnerables.

“Si la situación se pone crítica, las escuelas tienen que ser las últimas en cerrar”

¿Cómo se le garantiza a los apoderados un retorno seguro?

Hay que hacer, proponer y desarrollar protocolos que permitan el regreso seguro a clases. De hecho, vemos como una señal muy buena la vacunación de los profesores, que da otro paso en esa dirección. Nosotros pensamos que si la situación se pone crítica, las escuelas tienen que ser las últimas en cerrar, y cuando se permita, las escuelas tienen que ser las primeras en abrir. Es claro que la condición epidemiológica de un área se tiene que considerar, pero eso se puede hacer a nivel local.

¿Qué opina sobre la postura del Colegio de Profesores de postergar el regreso?

Estamos en diálogo con el Colegio de Profesores, ellos tienen una preocupación que puede ser legítima. Pero hay que evaluar a nivel local cómo abrir, y tenemos mucha confianza en que el gremio será un partner que va hacia esa dirección. Pienso que todos nosotros queremos lo mismo, que es abrir las escuelas de manera segura.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.