Son la resistencia: Jefa de unidad de DD.HH. no presenta renuncia a nuevo fiscal nacional y Marta Herrera se mantiene en el cargo

Tras la llegada de Ángel Valencia a la cabeza del Ministerio Público, el organismo enfrenta tiempos de reestructuración. El viernes 13 la directora ejecutiva subrogante Sandra Díaz se reunió por Zoom con los directivos y les transmitió que debían poner sus cargos a disposición durante esa misma jornada. Sin embargo, Ymay Ortiz optó por desatender dicha petición y continúa con sus labores regulares.


La elección de Ángel Valencia como nuevo fiscal nacional sigue generando coletazos en el Ministerio Público. Tal como lo había anunciado en su candidatura, el abogado llegó buscando cambios respecto de las administraciones anteriores y en su primer día le pidió a los directivos de la Fiscalía Nacional que pusieran sus cargos a disposición.

Eso ocurrió el viernes 13 de enero por medio de la directora ejecutiva subrogante de la entidad, Sandra Díaz, quien se reunió vía Zoom con varios de los jefes de unidad y les transmitió la petición del nuevo máximo persecutor. Sin embargo, al poco andar la medida encontró su primera resistencia: la jefa de la Unidad de Derechos Humanos, Violencia de Género y Delitos Sexuales, Ymay Ortiz.

Fuentes de la Fiscalía Nacional consultadas por La Tercera aseguran que la profesional optó por no dar un paso al costado a la esperar de conversar con Valencia, a quien le solicitó una reunión formal para esta jornada, sin embargo, la cita no se ha podido concretar.

Según comenta un profesional que se desempeña en la repartición que dirige Ortiz, tanto el viernes de la semana pasada como este lunes 16 de enero, la jefa de DD.HH. ha continuado con sus labores habituales y no ha dado señales de una eventual salida.

Otra es la situación que enfrenta la directora de la Unidad Especializada Anticorrupción y Jurídica, Marta Herrera, quien no participó del encuentro con Díaz por encontrarse con permiso administrativo por motivos personales. Y aún cuando se posicionaba como una de las cartas seguras a ser reemplazadas, por las públicas diferencias que marcó con el nuevo fiscal nacional durante el concurso, su renuncia no ha sido solicitada.

Hasta el cierre de esta edición, la profesional transmitió a este medio que no ha recibido ninguna notificación respecto de eventuales desvinculaciones, por lo que al retomar sus funciones este lunes, ha seguido trabajando. La oficina que dirige Herrera es clave en el Ministerio Público, pues desde ahí se coordinan gran parte de las causas más relevantes para la institución.

¿Renuncias no voluntarias y reemplazos?

De acuerdo con el artículo 81 de la ley orgánica del Ministerio Público, en los casos de cargos de exclusiva confianza, “la terminación del contrato de trabajo se hará efectiva por medio de la petición de renuncia que formulará el fiscal nacional o el fiscal regional, según corresponda” y se estipula que “si la renuncia no fuere presentada dentro de las 48 horas de requerida, se declarará vacante el cargo”.

Sin embargo, para que ese plazo corra, debe haber una comunicación formal del propio fiscal, a través de un oficio firmado, en este caso, por Valencia, según la interpretación que hacen algunos funcionarios del Ministerio Público. En base a esa lectura, la comunicación del viernes no sería efectiva legalmente para hacer los reemplazos que se dispusieran.

Se entiende que los jefes de unidad son cargos de exclusiva confianza que están sujetos a esta modalidad, explican los mismos personeros, porque así se desprende del artículo 4° letra A del reglamento de personal del Ministerio Público.

O sea, si se quisiera nombrar a un nuevo profesional como jefe de la unidad que hasta hoy dirige, por ejemplo, Ymay Ortiz, lo primero sería enviarle una comunicación por escrito pidiéndole la renuncia. Si no la presenta en 48 horas, se podría declarar vacante el puesto y luego hacer el reemplazo. De todas maneras, tanto ella como cualquier otro directivo removido podría recurrir ante la Corte de Apelaciones.

Valencia en Arica

Lejos de las disputas abiertas por la continuidad de ciertos directivos, el fiscal nacional ha estado enfocado en las visitas protocolares a fiscales regionales. Mientras el jueves llegó hasta La Araucanía para encontrarse con el fiscal Roberto Garrido, este lunes se trasladó hasta Arica, donde participó junto a el fiscal Mario Carrera en un operativo contra el Tren de Aragua.

En medio de dicho procedimiento, se realizó un masivo allanamiento en 40 casas de Cerro Chuño, resultando varios detenidos, incautación de droga y armas de fuego. “Investigación estableció que esta célula criminal se había rearticulado en Arica luego que en junio pasado fueran detenidos 16 de sus miembros. Mega operativo permite desarticular nueva cúpula del clan dedicado a cometer diversos delitos, como tráfico de drogas y delitos violentos”, informaron desde la citada unidad regional.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Poner en práctica un ritmo pausado a la hora de comer, ayuda al cerebro a asimilar la ingesta de alimento y calmar el apetito.