Ventajas y desventajas de una candidatura masiva

Autor: C. Barrera

La tendencia, la economía y la historia juegan a favor del anhelo de albergar la cita de 2030. No así la competitividad, porque cuatro países sudamericanos estarían clasificados, además de ser la tercera cita en el continente en 16 años.


Chile sueña con organizar otro Mundial, el segundo de su historia. Muchos años han pasado ya desde que se hiciera realidad el anhelo de Carlos Dittborn en 1962. Y si bien habrá que seguir esperando, quizás solo sean 11 años más.

Sebastián Piñera, Presidente de la República, anunció ayer, a través de su cuenta de Twitter, que el país se unía a Argentina, Paraguay y Uruguay con el fin de presentar una candidatura conjunta para organizar la Copa del Mundo de 2030.

¿Qué ventajas y desventajas puede tener una postulación de una sede masiva? Hay varios factores a favor, pero también hay otros puntos en contra que en la federación ya están analizando.

Entre las ventajas se pueden considerar las siguientes:

Económicas

Brasil invirtió US$ 12 mil millones para organizar el Mundial 2014. Hasta ahí, era el más caro de la historia, pero fue superado este año por Rusia, que gastó dos mil millones de dólares más. Una inversión así, de forma particular, para cualquiera de estos cuatro países que sueñan con albergar la cita de 2030 parece casi imposible en la actualidad. Sin embargo, en conjunto la opción se ve más que factible, ya que responsabilidades como construir y remodelar estadios serán compartidas. Además, cada vez es más difícil organizar este torneo para un solo país por cuestiones de tiempo.

Tendencia

Los primeros en aliarse fueron Corea del Sur y Japón, en 2002. La UEFA tomó el ejemplo y ahora es común que la Eurocopa de Naciones sea organizada por más de un país, justamente, por las ventajas que el método ofrece. Es más, el torneo de selecciones del Viejo Continente que se realizará el próximo año tendrá 12 sedes, con motivo del aniversario 60. Todo un récord.

Sin ir más lejos, el Mundial 2026 será organizado por tres países: Estados Unidos, Canadá y México

Centenario

La jugada de Chile resulta oportuna porque la historia puede inclinar a la FIFA a elegir a Sudamérica. ¿El motivo? En 2030 se cumplirán 100 años desde que el primer Mundial de fútbol, organizado y ganado por Uruguay, viera la luz. Celebrarlo en esta parte del mundo, y en esa fecha en especial, le otorgaría además ese carácter histórico y ese plus que siempre intenta buscar el ente rector del balompié.

No obstante, también hay puntos que juegan en contra:

Competitividad

Al haber cuatro países organizadores también habrá automáticamente cuatro clasificados. Esto implica que las Eliminatorias se jugarían entre apenas seis países. ¿Qué pasará, en ese caso, con los cuatro cupos y medio que hoy posee la Conmebol? ¿La FIFA los respetará? Muy probablemente, no, lo que, sin duda, generará el malestar de las demás federaciones de la región.

Coordinación

Tal vez la única forma que tengan Chile, Argentina, Paraguay y Uruguay de albergar la Copa del Mundo sea en conjunto, pero ¿serán capaces estas cuatro federaciones y la Conmebol de organizar un certamen que cada vez es más exigente en sus estándares? Será un enorme desafío, porque nunca antes cuatro países fueron sede.

Repetición

Un punto que juega en contra del sueño chileno es que de adjudicarse el torneo de 2030, la FIFA ya le habría otorgado tres de lo ultimas cuatro Mundiales a América (Brasil 2014 y Canadá, Estados Unidos y México 2026). Y como la idea de la Federación Internacional es rotar los continentes, existe la posibilidad concreta de que se incline por otra región, como Europa o África. De hecho, España y Marruecos son algunos de los rivales que tendrá la candidatura sudamericana.

Seguir leyendo