Columna de Luis Larraín: Matrimonio igualitario, la posta debe continuar

Foto: MARTIN BERNETTI / AFP



Por Luis Larraín Stieb., fundador y expresidente de Iguales

Crecí con miedo. Recuerdo con terror esos momentos en que alguien sospechó de mi secreto. Era un secreto que me llevaría a la tumba, pensaba. Debido a la burbuja en la que vivía, conocí a alguien fuera del clóset recién a los 22 años. Fue muy revelador: no tenía una vida extraña ni sórdida como lo planteaban las caricaturas. Ese simple hecho me facilitó salir del clóset.

Algo me llamó profundamente la atención entre la gente que conocí: el contraste entre la libertad con que vivían sus vidas privadas y el secretismo con que enfrentaban el mundo laboral y familiar. “Porfa, quédate piola”, decían. Pero si seguíamos en la oscuridad, pensaba, las próximas generaciones seguirían viviendo la traumática experiencia del clóset, donde aprendemos a mentir y a odiarnos a nosotros mismos. Por eso tomé una decisión: nunca le pediría a nadie que se quedara piola. Donde y cuando pudiera, sería visible.

Nunca pensé que esa decisión cambiaría tantas vidas. Ese secreto que me llevaría a la tumba se transformó en orgullo e incluso en mi trabajo. Luego de fundar Iguales junto a Pablo Simonetti y de sumar a cientos de personas, aprendimos a hacer incidencia legislativa, a acudir a tribunales para que reconocieran nuestros derechos y a contar historias que explicaran qué había detrás de nuestras demandas. Capacitamos a estudiantes, docentes, jueces, profesionales de la salud, altos ejecutivos y todo tipo de trabajadores y funcionarios desde Arica a Magallanes. Y el trabajo rindió frutos: el aumento de la aprobación ciudadana y la posta entre los Presidentes Lagos, Bachelet y Piñera permitió que se presentaran y aprobaran cuatro leyes fundamentales que nos protegen: la Ley Antidiscriminación, la Ley de Unión Civil, la Ley de Identidad de Género y la promulgada Ley de Matrimonio Igualitario.

Es necesario seguir avanzando. Las mujeres trans siguen excluidas de los espacios laborales, las personas intersex expuestas a ser mutiladas y toda la comunidad con tasas de suicidio y de violencia callejera que superan ampliamente a las del resto de la población. Para que ese avance ocurra, el 11 de marzo necesitamos un Presidente que siga la posta. Solo uno de los candidatos puede hacerlo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.