Crítica gastronómica de Don Tinto: Club Unión Social, lo mismo (y bueno) de siempre



Por Álvaro Peralta Sáinz, cronista gastronómico

Visitar Santa Cruz sin pasar por su club social es como hacer un viaje incompleto. Ubicado en la Plaza de Armas de esta localidad desde 1933, se mantiene como punto de encuentro para locales y afuerinos ofreciendo una carta con preparaciones típicas chilenas más algunos guiños a la cocina española. Como se suele hacer aquí, partimos pidiendo media docena de empanaditas ($4.200), mitad de queso y mitad de marisco más una vaina ($2.700) y un pisco sour ($3.000). La vaina -que cada vez cuesta más encontrar- estaba bien cremosa y dulce, pero potente. El sour, bien a la chilena, más delgado que sus símiles peruanos pero bien seco y poco dulce, ideal para entrar en temperatura rápidamente. ¿Y las empanadas? Como siempre. Es decir, de una masa delgadísima, casi hojaldre, pero que aún así soporta los rellenos tanto del queso como la de un sabroso y caldoso pino de mariscos. Mención aparte merece la salsa de ají que hace décadas sirven en este lugar junto con el pan. Levemente atomatada, suave y sabrosa, pero también con su punto de picante. Ideal para untar las empanadas o darle el bajo a la panera.

Para seguir, callitos a la madrileña con papas fritas ($12.000) y osobuco a la española con arroz ($12.000). Para empujar, un Viu Manent Reserva Malbec ($.8.500). Los callitos llegaron en plato ovalado, en buena cantidad de callos y papas fritas. Estas últimas picadas a cuchillo mas bien gruesas, crujientes por fuera y casi puré por dentro. Perfectas. Los callitos venían con una sabrosa salsa de tomate con algo de chorizo y también trocitos de patitas. Aunque se extrañaba un poco más de la parte dura de las guatitas, el plato estaba muy bien, lleno de sabor. Ni hablar de las papas que se fueron remojando en la salsa de tomates, una total exquisitez. Sin embargo, la preparación que rompió el molde en este almuerzo fue el osobuco a la española, que consistía en una porción generosa de esta carne, bañada en una salsa de tomates bien espesa y con trocitos de verduras como cebolla y zanahoria. Todo -se notaba- bien cocinado y trabajado durante horas. La carne se cortaba con el tenedor y estaba totalmente impregnada de la salsa. Una maravilla. Y para acompañar, un arroz blanco con sus tiritas de pimiento y zanahoria. Simple y sabroso a la vez. Al final, un plato para no dejar absolutamente nada.

Después de este almuerzo contundente no quedó más que retirarse a tomar una siesta con la satisfacción de haber comprobado que este lugar sigue ofreciendo su comida sencilla pero bien preparada -y servida-, tal como lo ha hecho durante décadas.

CONSUMO TOTAL

$42.400

DIRECCIÓN

Plaza de Armas 178, teléfono 722822529, Santa Cruz.

HORARIO

Lunes a Sábado 12:00 a 23:00. Domingo 12:00 a 16:00

ESTACIONAMIENTO

No tiene

PÚBLICO

Apto para todas las edades

EVALUACIÓN

✮✮✮✮

Calificaciones

✮✮✮✮✮ Sobresaliente / ✮✮✮✮ Excelente / ✮✮✮ Satisfactorio / ✮✮ Mucho que mejorar / ✮ Para no volver

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.