Crítica gastronómica de Don Tinto: Metropol, a seguir trabajando

Restaurante Sandwich Bar.



Por Álvaro Peralta Sáinz, cronista gastronómico

Tras pasar un mal rato en el Estadio San Carlos de Apoquindo, volvía junto a un amigo por Vitacura cuando decidimos hacer una parada en este autodenominado Sandwich Bar, ubicado justo en la esquina de esta avenida con Padre Hurtado y que nos queda de camino a nuestros respectivos hogares. Bien instalados en una terraza exterior pedimos algo para beber. Yo fui por un schop Czechvar Lager ($3.800) y mi amigo -un tipo conocedor de la dinámica del local y de la noche en general- se fue a la segura con una promoción de Alto del Carmen 35 grados ($6.400), que consistía en un combinado más un corto de pisco -que venía en otro vaso- para aprovechar la bebida sobrante. Todo llegó rápidamente e inmediatamente pedimos algo para compartir: un Crudo Metropol Valdiviano ($9.300) y un Barros Luco grande ($8.900).

Al poco rato llegó todo junto, crudo y sándwich. El crudo venía con sus ingredientes aparte. Es decir, además de desechar unos trozos de pimiento rojo que traía encima, había que agregarle la cebolla, el cilantro, los pepinillos, ají verde, sal y jugo de limón. Todo bien, salvo los pepinillos, cortados muy grandes, por lo que costaba integrarlos a la mezcla. También venían un par de salsas más que no usamos. ¿Las tostadas? No muy tibias ni muy tostadas, pero igual jugaban bien con la carne molida, bien procesada, casi una pastita. En resumen, se dejaba comer el crudo, bastante bien. Salvo, claro está, el detalle de los pepinillos y la falta de cariño en las tostadas. Luego fuimos por el Barros Luco. Era grande, una marraqueta completa. Es decir, dos panes. Aunque… era de ese pan pre horneado, bastante pálido y con poco gusto, pero blando. La carne, de esos churrascos que se cortan congelados con máquina, muy blandos, y una buena cantidad de queso. Del ají verde que se indicaba en la carta que traía, nada de nada. Aún así, el conjunto funcionaba bien. Blando y sabroso. Tal vez con el pan un poco más tostado iría mejor. Como acompañamiento venían unas papas fritas (de esas congeladas) que estaban tibias, tirando a frías.

A pesar de los ripios, la experiencia no fue mala. Por lo mismo, valdría la pena que en Metropol miraran un poco su carta y su servicio, para ajustar lo que falla. Aún así, para ser un bar de buenos precios y generosas piscolas, la comida no está mal y la carta es amplia. Ya habrá una nueva oportunidad para visitarlos, espero, viniendo de una mejor experiencia en el estadio.

CONSUMO TOTAL

$30.000

DIRECCIÓN

Av. Vitacura 8927, teléfono 227251628, Vitacura.

HORARIO

Lunes a domingo 12 a 23:45 hrs.

ESTACIONAMIENTO

En la calle.

PÚBLICO

Para toda edad.

EVALUACIÓN

✮✮✮

Calificaciones:

✮✮✮✮✮ Sobresaliente / ✮✮✮✮ Excelente / ✮✮✮ Satisfactorio / ✮✮ Mucho que mejorar / ✮ Para no volver

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El modelo analiza los patrones de movimientos de humanos y de los animales, tecnología que ha sido aplicada a drones logrando vigilar de forma mucho más precisa.