Crítica gastronómica de Don Tinto: Verde Sazón, cumple



Por Álvaro Peralta Sáinz, cronista gastronómico

Esta semana decidí buscar en el cada vez más animado Barrio Italia un restaurante especializado en platos vegetarianos y veganos. Así llegué al ya tradicional Verde Sazón de Avenida Italia. Instalado en su terraza exterior -sobre la vereda- partí pidiendo un Verde Sour ($4.200), que según la carta tenía pisco, syrup de agave, infusión de jengibre, jugo de lima, matcha, menta, aquafaba (líquido de la cocción de legumbres que se usa como aglutinante) y bitter de romero. El sour llegó tan rápido que pensé que podía estar preparado de antes. Aún así, estaba bastante bueno aunque se habría agradecido un poco más de pisco. Obviamente era imposible percibir los gustos de todos sus ingredientes, pero lo cierto es que el jengibre y la lima predominaban y lo hacían muy agradable. Probablemente el mejor coctel “de autor” que he probado en el último tiempo.

Ahora a comer. De entrada pedí un Buraczany ($7.200), descrito en la carta como un carpaccio de betarraga encurtida en eneldo sobre salsa de kéfir, ricota artesanal y raíz picante, cubierto en hojas de hinojo y dukkha (mezcla molida de frutos secos y especias). ¿Qué tal? Aunque un pelín dura la betarraga, lo cierto es que funcionaba perfecto con la potencia de la ricota y sobre todo la raíz picante más un leve toque crocante del dukkha. Un plato fresco y sabroso, ideal para abrir el apetito y de paso limpiar el paladar para lo que venga.

Así las cosas, seguí con un Curry Verde ($8.900), el que consistía en un mix de cebolla morada, brócoli, zapallo italiano, mango, pimientos y piña asada; todo bien mezclado en una salsita sabrosa y picantita en base a leche de coco. Esto, sobre un arroz negro cocinado en su punto justo, al igual que todos los ingredientes del curry. El único bemol del plato fue el camote crocante y las almendras tostadas, que eran simplemente demasiadas y le daban un tono seco a la preparación. Por lo mismo, pedí no una sino dos copas de Emiliana Adobe Sauvignon Blanc ($2.800) de la demasiado acotada carta de vinos del restaurante, aunque hay que destacar que en las cervezas se extendían mucho más.

Pese a los detalles la comida resultó satisfactoria y contundente. Es decir, el restaurante cumple su lema de verde sazón ya que sus platos -vegetarianos- destacan precisamente por su buen sabor. No hubo mucho espacio ni ánimo para los postres, menos aún cuando el primero de la lista era una deconstrucción de cheesecake que claramente imitaba a un plato del premiado chef Massimo Botura. Ante tamaña pretensión, mejor pedir la cuenta y partir. Total, la tarea de comer bien y sin carne estaba más que cumplida.

CONSUMO TOTAL

$28.490

DIRECCIÓN

Avenida Italia 857, teléfono 9565088925, Providencia.

PÚBLICO

Apto para todas las edades (hay pizzas)

HORARIO

Martes a sábado, 13:00 a 15:30 y 19:30 a 22:30. Domingo, 13:00 a 15.30 hrs.

ESTACIONAMIENTO

En la calle

EVALUACIÓN

✮✮✮

Calificaciones:

✮✮✮✮✮ Sobresaliente / ✮✮✮✮ Excelente / ✮✮✮ Satisfactorio / ✮✮ Mucho que mejorar / ✮ Para no volver

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.