Pago digital: ¿Cómo aprovechar las ventajas de pagar sin plástico?

Pagos con QR, tarjetas digitales e incluso relojes inteligentes son parte de las novedades en el mundo bancario que ha comenzado a implementar con más fuerza este tipo de tecnología.




De todas las revoluciones que ha traído la pandemia a nuestras vidas, una de las más inesperadas -sin duda- ha sido la forma que tenemos de comprar nuestros productos. El comercio se ha vuelto digital no solo por el e-commerce, sino que también por las formas de pago con las que contamos en el mundo presencial.

Un cambio que ha obligado a los bancos a ofrecer soluciones de pago que sean tan o más seguras como el plástico y que dependen de un dispositivo electrónico.

Chile en particular ha sido un espacio fecundo para estas nuevas dinámicas. El estudio Visa Digital Score de este año señala que Chile es el segundo país de Latinoamérica con más transacciones digitales y que el 40% de los usuarios hace más de 4 compras al mes. Mastercard, por el otro lado, en su New Payments Index señala que dos tercios de la población han probado formas de pago durante la pandemia que no habrían hecho en situaciones normales.

Y es que el pago digital ha llegado para quedarse, adaptando los bancos chilenos esta modalidad de manera rápida y masiva. Pero la pregunta que queda hacerse es ¿Qué necesito y cómo podemos sacarle más provecho a esta nueva forma de pagar?

¿Qué es el pago digital?

En palabras sencillas, un pago digital es cualquiera que se realiza y se valida a través de una plataforma sin tener efectivo, cheque o un plástico. Sigue requiriendo la existencia de productos tradicionales como una cuenta corriente o una tarjeta de crédito, pero el formato con el que se interactúa es totalmente digital.

Phillip Griffiths, Gerente de medios de pago y marketing de Banco Falabella, explica que en el banco la experiencia digital no solo se reduce al momento del pago, sino también al adquirir y comenzar a utilizar los productos. “Nosotros ofrecemos la CMR 100% digital que funciona sin la necesidad de tener un plástico, cuya información se almacena en la app, con lo cual puedes usarla de manera inmediata en el comercio electrónico, servicios de suscripción o transferencias electrónicas, facilitando la experiencia de los clientes”, comenta.

Los pagos digitales, dice Griffiths, han aumentado su popularidad y uso debido a la pandemia, pero aún falta para su masificación. “Esto es como estar en 1900 y que aparezca el primer auto. Por supuesto que demoró en hacerse masivo por temas de infraestructura, precio y educación. En este caso, el proceso también requiere movimientos en estos tres frentes, pero la diferencia es que hoy la velocidad es mucho más alta”, explica.

Y estos son los tipos de pagos digitales que hoy existen en Chile.

La tarjeta sin plástico

Tal como mencionábamos anteriormente, la forma más básica de contar con un pago digital es la digitalización de las tarjetas tanto de crédito como de débito. Este producto no está pensado necesariamente para usar en el comercio tradicional en primera instancia, pero sí para las compras a través de internet, ya sea para delivery, supermercados o productos en el extranjero.

Incluso en caso de que se pierda o arruine la tarjeta, se pueden seguir haciendo compras, ya que la información sigue disponible en el sistema. Este producto explica Griffiths, ha sido ideal para jóvenes y además, para seguir manteniendo el crecimiento del banco durante la pandemia, ya que permite hacer toda la tramitación y obtención de una tarjeta de manera remota y sin tener que acudir a una sucursal. “En el banco, por ejemplo, todos nuestros clientes pueden ver la tarjeta de crédito y débito desde la app. Por supuesto, también posee capas adicionales de seguridad, como solicitar un código antes de mostrar los datos, por lo que también ofrece mayor seguridad sobre el plástico”, detalla el ejecutivo.

QR y NFC: Las dos siglas para pagar en vivo

Pero ¿Qué pasa si yo quiero comprar algo en el comercio formal? La digitalización también existe y se realiza a través de los mismos dispositivos portátiles como tu celular. Existen dos maneras principalmente para hacerlo: a través de NFC o con códigos QR. El pago con NFC -o Near Field Contact- es la misma tecnología con la que funciona la tarjeta BIP o las tarjetas bancarias con chip, pero dentro de un aparato digital.

El dispositivo, con la aplicación del banco y el chip adecuado es capaz de usar los terminales de pago tradicionales acercando el teléfono en lugar de la tarjeta. Este método de pago ya lo ha incorporado Banco Falabella en dos oportunidades: primero a través de Google Pay, el sistema de pago de Android y desde el año pasado, también a través de su propia app.

Por supuesto, para que esto opere el teléfono debe ser compatible con la tecnología, por lo que se trata de una forma de pago más pensada para los más jóvenes y los early adopters.

Pero hay otra forma de pago digital que también se está haciendo popular y que tan solo requiere un teléfono conectado a internet y una cámara: nos referimos al pago a través de Códigos QR. Los códigos QR son una tecnología más antigua, pero que con la pandemia se ha vuelto a revitalizar.

Se trata de códigos de barras que se generan de manera aleatoria y que al ser escaneados por una cámara pueden ayudarnos a obtener información. Si hoy vas a un restaurant para ver el menú probablemente ya hayas tenido que usar uno de estos códigos.

Pues bien, esta tecnología también puede usarse para validar pagos de forma presencial, en donde la transacción se realiza simplemente escaneando el código que se genera en la aplicación del lado del comercio. Hoy ya existen en Chile varias aplicaciones que permiten que diferentes negocios reciban pagos a través de esta tecnología como FPay, la billetera digital de Falabella.

“La velocidad de crecimiento ha sido impresionante”, explica Phillip Griffiths, tras comentar cómo ha sido la incorporación de Fpay a la app del Banco Falabella. Dice que en pocos meses ya son casi 500 mil los clientes que han optado por utilizar esta forma de pago que es sencilla, segura y sobre todo en el contexto del Covid, no requiere ningún tipo de contacto físico.

El pago con QR corre hoy con el desafío inverso del pago con NFC: es una tecnología que democratiza el pago digital, pero son los comercios los que no la han adoptado de manera masiva. De cualquier manera, todo parece indicar que serán nuestros celulares los que no solo reemplazarán a nuestras alarmas, agendas, calendarios y calculadoras, sino que dentro de poco también a nuestras billeteras.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.