Agorafilia: Mujeres creadoras

Fotos; gentileza M100 y Ch.aco. En la imagen una obra de Paz Errázuriz.

Ni revisionista ni muestra de arte de género nacional. Esta exhibición relata la dualidad de lo público y privado en la creación de mujeres artistas ligadas fuertemente a Chile. Agorafilia significa atracción a los espacios abiertos, la lupa con que la curadora Carol Illanes organizó 15 obras que en diversos formatos reflejan –desde el lugar de la mujer– una apertura en lo cerrado y que acorde a los tiempos se presentará en un recorrido virtual 3D interactivo.




La temática de las obras unió a este grupo de artistas jóvenes y otras de reconocida trayectoria nacional, antes nunca presentadas juntas, sobre todo si se tiene en cuenta que los trabajos provienen de colecciones públicas y privadas. Justamente lo que gatilló la curadoría hecha por Carol Illanes fue reflexionar sobre la relación de espacio público y privado, históricamente condicionado al orden y no conflicto. De ahí la atracción o la fobia a ellos, el ocultamiento o la manifestación de maneras íntimas u otras evidentes. Eso no solo refleja miradas particulares, sino que presenta un mapa teórico para comprender el diálogo entre las 15 piezas. Y “Agorafilia”, entonces, resulta un atractivo título para comprenderla.

“Ya fuese desde el espacio de la identidad o del territorio, me interesaban obras que funcionan autónomamente y fueran lo suficientemente potentes tanto en términos visuales como narrativos y conceptuales. Y también que fueran directas, en ese minuto (mucho antes de la cuarentena y el cierre de los espacios) pensaba que era una muestra con historias transversales a diferentes momentos de la historia del arte en Chile. Algo de atracción per se tienen todas las obras, más allá del relato que yo pudiera ponerles”, comenta Illanes.

Roser Bru, Paz Errázuriz, Julia Toro, Alejandra Prieto, Gloria Camiroaga y Camila Ramírez, entre otras, comprenden distintos formatos y una amplitud generacional (artistas nacidas desde 1923 a 1992) que recorre Chile desde 1965 a la actualidad, agrupadas en ‘Cuerpos sin rostro’, ‘Esculturas de ciudad’ y ‘Paisaje inalcanzable’.

Las obras fueron recopiladas de casas, depósitos de un museo nacional, galerías, fundaciones e incluso préstamos directos de las mismas artistas, destacando una colaboración que permitió el encuentro de objetos pensando desde la agorafilia.

Que la exhibición se haya logrado montar finalmente, en forma inicial como parte de la programación de Ch.ACO-11, pospuesta por el estallido y luego la pandemia, dando cada vez más sentido al concepto, para Illanes “gana sentido y a la vez se desarma. Tiene algo de épico y algo de delirante hacer una muestra que nadie verá en vivo. El replanteamiento de “Agorafilia” fue inevitable, como ocurrió con todo, la metáfora público/privada, afuera y adentro se densificó mucho. Estas palabras no son las mismas después de la revuelta social de octubre, de la plaza tomada, Las Tesis, la dimensión estética de la manifestación… son elementos que tienen un antes y un después”, de ahí que el análisis sea con los ojos del presente inevitablemente, lo que la hace más interesante y representativa.

¿Qué significa hoy hacer una exposición de mujeres?

Las instrumentalizaciones posibles de la nomenclatura ‘arte de mujeres’ son infinitas y se irán renovando astutamente según se mantengan las reglas intactas del mercado y la política relativas a las brechas de género. Pero creo que una cita a la que recurro bastante lo resume. Es de la artista Hilda Yáñez en el contexto de la ya histórica exposición de mujeres “Handle with Care”, en el Museo de Arte Contemporáneo Quinta Normal el año 2007.

¿Cómo se explica una exposición solo de mujeres?

a) Como una revancha o ajuste de cuentas

b) Como una deuda histórica

c) Como una moda que está pegando fuerte

d) Como la maniobra más políticamente correcta del momento

e) Como algo absolutamente natural

Ch.ACO y Matucana 100

Más de una semana de intenso trabajo resultó el montaje de la “Agorafilia”. Previo a eso fueron cinco meses y medio de constante articulación entre instituciones asociadas: Fundación FAVA, el Ministerio de la Cultura, las Artes y el Patrimonio, más la feria de arte como organizadora y M100 como espacio para hacerlo posible, inaugurando un nuevo formato de público, que tendrá acceso a la exposición por medio de una plataforma 3D con realidad virtual, una experiencia envolvente, interactiva y de 360°, posible de ver en www.chaco.cl y www.fava.cl.

Cabe destacar que esta exposición reabre el ciclo de Artes Visuales de Matucana 100, que previamente había contado con sólidos conversatorios y que para el resto del año tendrá otras exhibiciones ya programadas.

Comenta