Ford Ranger Raptor: un homenaje con honores a su hermana mayor

La radical variante de la exitosa camioneta no sólo se atreve a mostrar un look más off-road, sino que logra exhibir sus aptitudes tanto en ciudad, con un manejo suave y dinámico, como fuera de ruta, con grandes capacidades para sortear cualquier obstáculo.




Aprendí a manejar en una camioneta, en una de esas grandes, bien americanas, pero de origen brasileño, que llegaron en la década de los 90.

Creo que por ahí va mi nexo con estos ejemplares grandotes, me gustan y me siento cómoda en ellas. Por eso, cuando el año pasado en el Salón de Detroit la vimos junto a Mauricio Monroy, subeditor de esta sección, fuimos a preguntar a los ejecutivos de Ford si esta hermosa y superpoderosa Ranger Raptor llegaría a Chile.

La respuesta fue inmediatamente positiva. Sin embargo, por diferentes motivos, la espera fue mucho más larga de lo que yo (e imagino la marca) hubiese querido. Yo, para manejarla, y la marca, para corroborar que sería un exitazo de ventas en Chile.

Bueno, a veces lo que tarda se disfruta más y así fue esta prueba. De punta a cabo. Ya en mis manos tuve la posibilidad de testearla en dos ambientes: ciudad y off-road.

No fueron dunas ni grandes terrenos fangosos, pero sí con buena cantidad de tierra, subidas empinadas, harta piedra y caminos nada de parejos.

Pero partamos por el inicio. Los casi 5,4 metros de longitud de esta pick-up no me intimidaron. Además, su look Raptor, con el parachoques, su abultado capó, las pisaderas y los grandotes pasos de ruedas hacen que en la vista general se vea muy equilibrada y que ningún elemento se lleve un protagonismo mayor que entregar en su conjunto un vehículo con una estética muy atractiva y seductora.

Si bien es alta para subirse, hay que decir que ayuda harto la pisadera perforada que tiene al costado por ambos lados, y tanto para la primera cabina como para la segunda. Adentro no hay mucha diferencia de diseño con la Ranger normal, exceptuando, por supuesto, los detalles de despuntes azules en los asientos, las mismas butacas -mucho más confortables y deportivas, con gran sujeción lateral y el logo Raptor bordado en el centro.

El espacio interior es apto para cinco personas normales de tamaño, y las plazas traseras tienen un respaldo más bien rígido, pero nada distinto a otras camionetas.

La usabilidad y conectividad de su sistema de infoentretenimiento Sync 3 es simple y rápido de aprender, y además cuenta con una buena resolución de la pantalla táctil de 8″ con la que puedes enlazarte a Apple CarPlay y Android Auto.

En equipamiento trae todo lo que se necesita en una camioneta de casi $ 40 millones, desde asientos calefaccionados a GPS, pasando por su alto nivel en el apartado de seguridad. En el tema motriz, estamos frente a un motor turbodiésel 2.0 con 213 Hp y 500 Nm de torque, asociado a una exquisita transmisión automática de 10 velocidades.

En las salidas en ciudad este bloque podría sentirse un poco más lento de lo esperado y, quizás, decepcionar a más de alguno, pero su gran gracia está justamente en los terrenos agrestes donde los 500 Nm se sienten de maravilla y tiene la fuerza necesaria para escalar lo que sea.

Ahí, es donde mejor se siente su majestuosa suspensión preparada por Ford Performance, pues es su hábitat. Y eso sumado a los ángulos de entrada (32,5°), ventral (24°) y de salida (25°), y su despeje del suelo (283 mm) y su sistema de tracción con los diferentes modos, sin duda la hacen una camioneta muy entretenida.

Ficha técnicaFord Ranger Raptor
Motor2.0 litros turbodiésel
Potencia214 caballos
Torque500 Nm
CajaAT10
Tracción4x4
Pantallatactil 8″
Consumo8 km/l mixto
Precio$ 39.790.000

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.