Más de Latin NCAP: cero estrellas para el Hyundai Accent, el Kia Sportage y la Great Wall Wingle 5

Los tres modelos de origen asiático pasaron a engrosar la triste lista de los vehículos sin estrellas.




Después de que hace una semana Latin NCAP certificara con cero estrellas en seguridad al viejo Hyundai Tucson (aún se vende en otros mercados) y con dos al actual Peugeot 208 Mercosur, este miércoles el organismo latinoamericano volvió a la carga para poner evidencia a tres nuevos modelos que no consiguen puntuar siquiera una estrella: se trata del actual sedán Hyundai Accent, del SUV Kia Sportage (el de cuarta generación) y de la veterana camioneta Great Wall Wingle 5.

Hyundai Accent

En relación con el Accent fabricado en India y México, Latin NCAP especifica que la versión probada corresponde a aquella con un airbag frontal (en Chile, por ley, se vende con dos) y sin el control de estabilidad (tal como sucede en el país con la versión de acceso).

Latin NCAP especifica que “el modelo mostró un desempeño pobre en el impacto frontal con el pecho rojo para el acompañante adulto lo que redujo a cero puntos en esta prueba y una protección de impacto lateral marginal a buena para la protección de adultos”. Añade que “en la prueba de impacto lateral de poste obtuvo cero puntos dado que no pudo realizarse porque el modelo no ofrece protección lateral de cabeza como equipamiento estándar. El test de latigazo cervical mostró protección marginal. La estructura del habitáculo y el área de los pies fueron consideradas como estable. La Protección Ocupante Infantil fue pobre porque Hyundai se negó a recomendar los Sistemas de Retención Infantil (SRI) para las pruebas. La Protección a Peatones en general fue marginal a débil para la cabeza, buena para la pierna superior y débil a adecuada para la pierna inferior, el vehículo no ofrece Frenado Autónomo de Emergencia para Usuarios Vulnerables de las Vías para compensar la protección a peatones descrita anteriormente, mitigar o eventualmente prevenir el contacto con peatones. De Sistemas de Asistencia a la Seguridad, solo obtuvo puntos por el Sistema de Aviso de Cinturón de Seguridad (SBR). El vehículo no ofrece ESC estándar ni otras tecnologías relevantes. La versión con dos bolsas de aire frontales hubiera obtenido el mismo nivel de estrellas por la no recomendación de SRI por parte de la marca, la falta de airbags laterales de cabeza estándar y la falta del ESC estándar”.

Latin NCAP acusa que sugirió a Hyundai evaluar voluntariamente versiones mejor equipadas para mostrar a los consumidores los beneficios de más equipamientos de seguridad, pero que el fabricante se negó.

Kia Sportage

El familiar surcoreano, ya salido del mercado nacional, pero que se vendía hasta hace unas semanas equipado con doble airbag frontal y sin control de estabilidad, también cosechó más críticas que elogios.

Se detalla que “el modelo mostró un buen desempeño en el impacto frontal y en el impacto lateral para la protección del ocupante adulto, sin embargo, la falta de bolsa de aire laterales de cabeza estándar limitó la puntuación del vehículo. El test de latigazo cervical mostró protección buena. La estructura del habitáculo fue considerada como estable y el área de los pies fue considerada como inestable. La Protección de Ocupantes Infantil fue pobre porque Kia se negó a recomendar los Sistemas de Retención Infantil (SRI) para las pruebas. La Protección a los Peatones en general fue de promedio a adecuada, con protección marginal a buena en la protección de las piernas superior e inferior y protección buena a marginal en la cabeza del peatón. El vehículo no ofrece Frenado Autónomo de Emergencia para Usuarios Vulnerables de las Vías para compensar la protección a peatones descrita anteriormente, mitigar o eventualmente prevenir el contacto con peatones. De Sistemas de Asistencia a la Seguridad, solo obtuvo puntos por el Sistema de Aviso de Cinturón de Seguridad (SBR). El vehículo no ofrece ESC estándar ni otras tecnologías relevantes.

Al igual que ocurrió con Hyundai, Latin NCAP sugirió a Kia evaluar voluntariamente versiones mejor equipadas para mostrar a los consumidores los beneficios de más equipamientos de seguridad, pero el fabricante se ha negado.

Otro punto negativo para la marca surcoreana, es que Latin NCAP puso en evidencia que a todos los vehículos evaluados se les realiza la prueba de la seguridad pasiva de los peatones, lo que significa que la parte delantera del vehículo es impactada repetidamente. “Después de cada prueba, todas las piezas frontales se reemplazan por otras nuevas, lo que implica la necesidad de una gran cantidad de piezas frontales de repuesto. A diferencia del resto de los vehículos evaluados por Latin NCAP en protección a peatones, Latin NCAP demoró más de siete meses en obtener todas las piezas para el Kia Sportage, que se había planeado en publicar el resultado mucho antes”.

La organización añade que dos potenciales razones pueden explicar este inusual retraso en la obtención de las piezas: una posible basada en una acción activa del fabricante del vehículo para retrasar los resultados, y la segunda, que simplemente el sistema de piezas de repuesto de Kia es ineficiente, lento y mantendría al consumidor esperando meses para conseguir un repuesto original. Ambos escenarios no son buenos para los consumidores.

Great Wall Wingle 5

La camioneta más vieja de Great Wall, aún en venta en Chile con motorización bencinera, se sumó a las malas noticias entregadas por Latin NCAP. Lleva doble airbag frontal, pero no el ESP.

El modelo mostró un desempeño pobre en el impacto frontal con la cabeza, el cuello y el pecho de color rojo para el conductor y el pecho rojo para el acompañante lo que muestra un alta probabilidad de lesiones de riesgo de vida para ambos ocupantes adultos lo que derivó en cero puntos en esta prueba. En el impacto lateral obtuvo protección adecuada a buena para el adulto, sin embargo, la estructura tuvo una alta intrusión durante el choque. En la prueba de impacto lateral de poste obtuvo cero puntos dado que no pudo realizarse porque el modelo no ofrece protección lateral de cabeza como equipamiento estándar. El test de latigazo cervical mostró protección pobre. La estructura del habitáculo y el área de los pies fueron consideradas como inestables. La protección a los ocupantes infantiles fue pobre y obtuvo cero puntos porque GWM se negó a recomendar los Sistemas de Retención Infantil (SRI) para las pruebas y, además, tiene como estándar un cinturón de dos puntas en la posición del asiento trasero central. La Protección a Peatones fue pobre a débil para la cabeza, buena para la pierna superior y débil a adecuada para la pierna inferior, el vehículo no ofrece Frenado Autónomo de Emergencia para Usuarios Vulnerables de las Vías para compensar la protección a peatones descrita anteriormente, mitigar o eventualmente prevenir el contacto con peatones. De Sistemas de Asistencia a la Seguridad obtuvo cero puntos dado que el vehículo no ofrece ESC estándar ni otras tecnologías relevantes, ni Aviso de Cinturón de Seguridad (SBR). Latin NCAP siempre se contacta con todos los fabricantes antes de realizar las pruebas invitándolos a participar de las mismas y los fabricantes se involucran en el proceso.

Latin NCAP dice que informó a GWM sobre la prueba de la Wingle 5 pero el fabricante no respondió ni intentó comunicarse con Latin NCAP.

Para más información de estos y otros modelos, visita la página oficial de Latin NCAP.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El modelo analiza los patrones de movimientos de humanos y de los animales, tecnología que ha sido aplicada a drones logrando vigilar de forma mucho más precisa.