Alberto Fernández vs. Cristina Kirchner: cruce de declaraciones eleva tensión en oficialismo argentino

El Presidente de Argentina, Alberto Fernández, habla durante un acto para conmemorar el Día de los Derechos Humanos frente a la Casa Rosada, en Buenos Aires, el 10 de diciembre de 2021. Foto: Reuters

Según la prensa local, el endurecimiento de la embestida kirchnerista forma parte de una estrategia destinada a tomar el control económico de la gestión del mandatario.




El domingo, en plena conmemoración del Día Internacional de los Trabadores, el Presidente de Argentina, Alberto Fernández, y su vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, cumplieron dos meses sin hablarse, como recordó ese día el diario porteño Clarín. Según ese medio, la última vez que se vieron fue durante la apertura de sesiones ordinarias del Congreso, el 1 de marzo. Desde entonces, las diferencias internas por el rumbo del gobierno y los cuestionamientos a partir del gabinete se profundizaron, en particular a la gestión del programa instrumentado por Martín Guzmán al frente del Ministerio de Economía.

Y la dura interna en el oficialismo no da señales de apaciguarse. Al menos, así quedó de manifiesto este martes, luego de un duro cruce de declaraciones entre varios funcionarios de gobierno, incluidos el propio mandatario y su vicepresidenta.

Andrés “Cuervo” Larroque, uno de los principales voceros del ala dura del kirchnerismo, alimentó la interna en el oficialismo al considerar que Alberto Fernández “hace operaciones de desgaste” contra Cristina Kirchner, y lanzó una frase con tono de advertencia al Presidente: “El gobierno es nuestro”.

Cristina Kirchner saluda a los partidarios junto a Alberto Fernández, en el mitin de clausura de la campaña antes de las elecciones intermedias, en Merlo, Buenos Aires, el 11 de noviembre de 2021. Foto: Reuters

“Alberto siempre se jactó de que Cristina no escuchaba y él era el tolerante. Bueno, que escuche. Siempre dijo en todos los discursos que le digan cuando haga algo mal y se lo decimos. Se lo dijimos, si el gobierno es nuestro”, sentenció el secretario general de La Cámpora, la organización que lidera Máximo Kirchner. “El que fuerza la ruptura permanentemente con operaciones de desgaste sobre la figura de Cristina y sobre el sector que ella representa es Alberto, sin ningún tipo de dudas”, apuntó.

El ministro bonaerense dijo que la gestión económica de Alberto aplica “una ortodoxia ineficaz”, porque aplican medidas de ajuste y no logran acumular reservas. “No está teniendo resultados prácticos (...) Después terminás de rodillas en un acuerdo con el Fondo porque no tenés los dólares para pagar los vencimientos”, continuó en una entrevista en radio Urbana Play.

El secretario general de La Cámpora dijo que el jefe de Estado “adulteró el contrato electoral, porque si bien expresa una mirada moderada, no llegó a la presidencia a través de esa mirada”. “En la propia campaña (electoral) sus planteos fueron otros y tuvieron más que ver con el acuerdo que siempre sostuvimos nosotros, principalmente Cristina. Luego eso se adulteró y hoy prima una perspectiva que motorizan (Martín) Guzmán, (Matías) Kulfas (de Desarrollo Productivo) y (Claudio) Moroni (de Trabajo, Empleo y Seguridad Social)”, comentó Larroque en un mensaje claro de cuáles son los ministros apuntados por el kirchnerismo duro.

El ministro de Economía argentino, Martín Guzmán, gesticula durante una entrevista en Buenos Aires, el 11 de marzo de 2020. Foto: Reuters

“Nos quieren hacer creer que así hay alguna perspectiva de triunfo. Acá los que están construyendo la derrota son Guzmán, Kulfas y Moroni. Y, por carácter transitivo, Alberto Fernández”, agregó.

La respuesta de Alberto Fernández no tardó en llegar. “Yo no soy el dueño del gobierno, nadie es dueño del gobierno. El gobierno es del pueblo y nosotros solo representamos a ese pueblo”, afirmó el mandatario horas después de que el secretario general de La Cámpora dijera que “el gobierno es nuestro”.

Al encabezar una reunión de Gabinete Federal en General Pico, en la provincia de La Pampa, Fernández subrayó: “Estoy seguro de que ese pueblo lo que quiere es esto, que trabajemos juntos, que nos integremos, que cumplamos con las palabras empeñadas”.

Antes de la respuesta de Alberto, varios de sus alfiles habían salido al cruce de Larroque, según destacó el portal La Política Online. El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández; el dirigente social Luis D’Elía y el secretario de Relaciones Parlamentarias de la Nación, Fernando “Chino” Navarro, habían sido los encargados de replicarle al ministro de Desarrollo bonaerense.

Así, Aníbal Fernández salió en defensa del Presidente y le apuntó a Máximo Kirchner por sus dardos contra Martín Guzmán. “Son a Alberto los ataques, no al ministro de Economía. Se lo he dicho a Martín: ‘Quedate tranquilo, que no son para vos’”, contó el ministro en declaraciones a Radio 10. “Buscan voltear un muñeco, que podría ser yo o cualquier otro, para hacerle daño a Alberto”, disparó Aníbal contra La Cámpora y el kirchnerismo duro.

Como si fuera poco, la propia Cristina Kirchner se metió en el barro y escribió un sugestivo tuit en el que afirmó que un gobierno puede “ser legítimo y legal de origen y no de gestión”, y remarcó que en 2003 Néstor Kirchner se legitimó “gobernando”.

La primera referencia tuvo como destino directo al Presidente y recordó otra frase, pronunciada en el marco de la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana (EuroLat) el último 13 de abril, cuando dijo: “Que te pongan una banda y que te den el bastón no significa que tengas el poder”, en unos dichos que generaron polémica con parlamentarios europeos.

Por otro lado, esta semana Máximo Kirchner encabezó un acto por el Día del Trabajador, donde también le apuntó a Guzmán. “¿Cómo que el ministro de Economía Martín Guzmán dice que él hace su trabajo, pero que no se involucra en estas disputas de poder? Y entonces, ¿qué vamos a hacer?”, cuestionó el titular del PJ bonaerense.

Según el diario La Nación, los dichos de Larroque, convertido en “vocero del descontento del cristinismo” con el Presidente Fernández, aceleraron más aún su ofensiva con un mensaje que, según señalaron fuentes kirchneristas, busca apurar una reacción que, al menos, lleve al mandatario a conformar una mesa del oficialista Frente de Todos para discutir las decisiones políticas.

La conformación de esa mesa nacional, desde la concepción del kirchnerismo, debería ir acompañado por un recambio en la conducción económica, que incluya la salida principalmente de Guzmán, pero también de Kulfas y Moroni, dos hombres muy cercanos al Presidente. A juicio del periódico argentino, la presión creciente expresada en el discurso de Larroque, también acompañada con el mensaje del último sábado de Máximo Kirchner, parecen un preludio de la exposición que hará Cristina Kirchner el viernes en Chaco.

Cristina reaparecerá públicamente en esa provincia, escoltada por Jorge Capitanich, mandatario de Chaco y uno de los gobernadores predilectos de la vicepresidenta. La razón de su viaje a Resistencia es para recibir el Doctorado Honoris Causa de la Universidad Nacional del Chaco Austral (Uncaus), informó Clarín.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.