Canadá dará asilo a joven saudí que abandonó el islam y escapó de su familia

Autor: EFE

Foto: EFE

La joven escapó de un matrimonio que su fmailia había acordado para ella y abandonó el islam, lo que es condenado con pena de muerte en Arabia Saudita.


El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, confirmó hoy que Canadá ha concedido asilo a la joven saudí Rahaf Mohammed Al Qunun, huida hace casi una semana a Bangkok tras escapar de su familia y abandonar del islam.

Trudeau dijo hoy durante una comparecencia pública que Canadá ha aceptado la solicitud del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y ha concedido asilo a la joven de 18 años de edad.

Canadá está “encantado” con darle asilo, declaró el viernes el primer ministro canadiense Justin Trudeau.

“Le acordamos el asilo. Estamos encantados de hacerlo, ya que Canadá es un país que mide a qué punto es importante defender los derechos de la persona y de las mujeres en el mundo”, declaró Trudeau a la prensa.

Las autoridades tailandesas ya habían anunciado con anterioridad que Al Qunun había embarcado hoy en Bangkok en un avión con destino a Corea del Sur, donde haría escala de camino a Canadá.

Inicialmente Al Qunun indicó que quería viajar a Australia y pedir asilo en ese país, tras afirmar que había apostatado del islam y que temía que su familia “la matara” por ello.

La joven había sido detenida el fin de semana pasado a su llegada a Bangkok, desde Kuwait, y las autoridades tailandesas habían amenazado en un principio con reenviarla a su país.

Equipada con un celular y una cuenta de Twitter abierta apresuradamente, a través de la cual comunicaba sobre su situación, la joven se encerró en una habitación de hotel del aeropuerto, lo que obligó a las autoridades tailandesas a cambiar de opinión.

Al Qunun viajó inicialmente a Kuwait, donde las mujeres no necesitan autorización de sus “guardianes masculinos” para viajar, como sí ocurre en Arabia Saudí, y el pasado sábado se desplazó a Tailandia.

La joven iba a ser deportada a Arabia Saudí por las autoridades tailandesas pero Al Qunun se encerró en la habitación de su hotel en el aeropuerto tailandés de Suvarnabhumi y se negó a salir hasta que Acnur la tomó bajo su protección.

Seguir leyendo