¿Es ético mantener así la atención en Ucrania?: Zelensky y su esposa enfrentan ola de críticas por posar para Vogue

Olena Zelenska en la portada de la revista Vogue.

En las imágenes, tomadas por la célebre fotógrafa Annie Leibovitz, se puede ver a la primera dama Olena Zelenska frente a los restos de un avión destrozado luciendo diseños ucranianos. Rusia afirmó que la “imagen” de Volodymyr Zelensky está “podrida” y criticó la “promoción” por parte de medios occidentales de la figura de su esposa.




Acusaciones de “banalizar” la guerra, de “romantizar” el conflicto o simplemente “frivolidad”. Esas son algunas de las duras críticas que el Presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, y la primera dama Olena Zelenska enfrentan luego que concedieran una entrevista para Vogue y posaran, con diseños ucranianos junto a soldados y escombros, para la célebre fotógrafa Annie Leibovitz, quien los inmortalizó en la portada de la revista de moda.

Dijo el escritor Charles Bukowski que “en el amor y la guerra todo vale, menos arrastrarse”. Y Zelensky, actor de profesión, parece tenerlo claro. A cinco meses de la invasión rusa, el mandatario quiere que el mundo no se olvide de que la guerra continúa. Un objetivo en el que la batalla de la opinión pública es fundamental. Y para ello todo vale, también salir en Vogue.

“Al tiempo que la guerra de Ucrania entra en una nueva fase crucial, la primera dama del país, Olena Zelenska, se convierte en un actor clave: diplomática de primera línea y rostro del peaje emocional que está pagando su nación”, señaló esta semana la revista al anunciar el lanzamiento de una edición especial de su portada digital, protagonizada por la esposa de Zelensky.

El matrimonio concedió la entrevista a la publicación de moda -una colaboración entre la edición estadounidense y la ucraniana de Vogue que aparecerá en España impresa en el número de octubre- en la que hablan “de la vida en tiempos de guerra, de su matrimonio e historia en común y de sus sueños de futuro para Ucrania”, según consigna The Huffington Post.

“Estos han sido los meses más horribles de mi vida, y de la vida de todos los ucranianos”, asegura Zelenska en la conversación, que tuvo lugar en dos partes dentro del custodiado complejo de la oficina presidencial en Kiev.

Por su parte, Zelensky comenta: “Para las mujeres y los niños, que mi mujer esté aquí es un ejemplo. Creo que ella desempeña un papel muy poderoso para Ucrania, para nuestras familias y para nuestras mujeres”.

Vogue está muy convencida de que la primera dama se ha convertido en “una diplomática de primera línea” porque, de hecho, esta es la segunda vez que la entrevistan desde que las tropas rusas invadieron su país. En el número de Vogue publicado en abril (edición española), Zelenska decía, en referencia a al Presidente ruso Vladimir Putin, que “el tirano que nos ha atacado... quería dividirnos, destrozarnos, provocar confrontaciones internas, pero eso es imposible con la gente de Ucrania”. Aquella vez no hubo fotos. Esta vez sí.

Y ese es el problema. Olena posa para la cámara de Leibovitz en su palacio residencial, pero también sentada en una escalera en la que resaltan varios sacos de arena hasta una en la que aparece frente a un avión completamente destruido. Para esta instantánea, la primera dama de Ucrania se acercó hasta el aeropuerto Antonov de Hostomel. Una vez allí, Zelenska se fotografió junto a dos soldados mujeres. Para la ocasión, la esposa de Zelensky luce ropa de diseñadores ucranianos como Six, Kachorovska, Bettter, Hvoya, The Coat y Poustovit.

Según la cuenta de Instagram de Vogue, el artículo titulado “Retrato de valentía”, fruto de una entrevista en persona, también aborda temas de la pareja presidencial, como “la vida en tiempos de guerra, su matrimonio e historia compartida, y sueños respecto al futuro de Ucrania”.

Bajo las fotos publicadas, los usuarios han dejado cientos de comentarios y votado con los que están más de acuerdo, entre ellos “Esto de que posen en una zona de guerra no es de mi agrado...”, “No hay que romantizar la guerra, Vogue” o “El país en guerra y la primera dama dando una entrevista a una revista de moda”.

El debate también se ha trasladado a Twitter, donde varios políticos y comentaristas conservadores estadounidenses han criticado la sesión de fotos en guerra, así como la entrega de dinero y armas de Estados Unidos a Ucrania. Es el caso de la congresista republicana Lauren Boebert, quien tuiteó una imagen de la pareja presidencial ucraniana juntos mientras decía: “Mientras enviamos a Ucrania US$ 60 mil millones en ayuda, Zelensky está haciendo sesiones de fotos para la revista Vogue. Esta gente piensa que no somos más que un montón de tontos”.

En la misma red social, el activista conservador Scott Presler escribió: “¿Por qué enviamos US$ 54 mil millones a Ucrania, para que Zelensky y su esposa pudieran posar para Vogue? ¿Estás en guerra y tienes tiempo para sesiones de fotos?”.

Incluso Rusia afirmó este jueves que la “imagen” de Zelensky, está “podrida” y criticó la “promoción” por parte de medios occidentales de la figura de su esposa tras la publicación del reportaje fotográfico en Vogue. “¿Se han dado cuenta de cómo los medios occidentales promocionan a la esposa de Zelensky?”, se preguntó la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso, Maria Zajarova. “Una visita a Estados Unidos, portadas en revistas, sesiones de fotografías en un búnker”, sostuvo.

No obstante, también se puede encontrar a muchos usuarios en redes sociales que muestran apoyo, respondiendo a la polémica con banderas de Ucrania y corazones, halagos o mensajes como: “Gracias por usar su plataforma para apoyar a Ucrania”, “¡Relevante, Vogue, más mujeres como esta!”.

Como la ejecutiva de Verizon, Tami Erwin, quien tuiteó su apoyo al artículo. “Un perfil sobresaliente. Olena Zelenska ha hecho un trabajo increíble representando a su gente, asegurándose de que el mundo conozca la historia de las mujeres y los niños de Ucrania, y continúa dando voz a los muchos necesitados”, comentó.

La activista profesional ucraniana Val Voschevska publicó un análisis de la sesión de fotos en Instagram escribiendo: “Ella es quien es y me encanta. Se parece a cualquiera de nosotros después de un largo día en la oficina, la única diferencia es que su trabajo es proteger a su país de la guerra”.

Para la autora del artículo, la periodista residente en París Rachel Donadio, se trató de “una de las asignaciones más conmovedoras y memorables de mi carrera”, según escribió en Twitter.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Bautizado como CyberOne, el robot puede detectar emociones y caminar a 3,6 kilómetros por hora, y está dispuesto a competir con el Optimus de Tesla.