Futuro superministro del área económica de Bolsonaro mira a Chile: “Para nosotros es un modelo”

Paulo Guedes alabó la economía chilena y reconoció que el sistema de AFP está siendo considerado para la reforma al sistema previsional en Brasil.


Fue la primera reunión para comenzar a definir el equipo de transición del gobierno de Jair Bolsonaro. La cita era a las 10.00 en la casa del empresario Paulo Marinho, en el barrio carioca de Jardim Botânico. En medio de un gran dispositivo de seguridad, el mandatario electo de Brasil ingresó raudo, sin hacer declaraciones a la prensa. El que sí habló fue el economista Paulo Guedes, futuro ministro de Hacienda del político ultraderechista, quien al ser abordado por los medios hizo varias referencias a Chile, entre ellas al sistema de AFP, justo en momentos en que la reforma del sistema previsional brasileño figura como unas de las prioridades del próximo Ejecutivo.

Hace poco más de una semana, el futuro jefe de gabinete de Bolsonaro, el diputado Onyx Lorenzoni, ya había expresado en una entrevista con La Tercera que “Chile para nosotros es un ejemplo de país que estableció elementos macroeconómicos muy sólidos, que le permitieron ser un país completamente diferente de toda Latinoamérica (…). Entonces, Chile es para nosotros un modelo”, dijo entonces. Conceptos que Guedes reiteró ayer.

“Los economistas de Chile, de Chicago, la universidad donde yo fui, hicieron 30 años antes que Brasil un Banco Central independiente, un cambio fluctuante, la responsabilidad fiscal, la privatización de estatales, un sistema previsional de capitalización y por eso Chile se convirtió en la mayor renta per cápita de América Latina”, respondió Guedes a una consulta de CNN Chile, sobre si Chile era un modelo económico para Bolsonaro.

Tras su alusión al sistema previsional de capitalización, La Tercera le preguntó si le parecía bueno el sistema previsional chileno. Y no evadió la pregunta: “El sistema de Chile fue extraordinario años atrás. Hizo crecer a Chile muy rápido, democratizó los ahorros chilenos. Chile no llegó al margen de per cápita de América Latina por accidente, es que aumentó drásticamente la acumulación de capital y cuando se acumula capital usted aumenta mucho la productividad del trabajo. Acumulación de capital, tecnología y educación aumentan la productividad”.

Pero luego aludió a los cuestionamientos al sistema de AFPs. “Entonces el sistema chileno aumentó mucho el ritmo de acumulación de capital, favoreció bastante el crecimiento de la renta per cápita chilena y hoy, años y años, décadas la verdad después, el propio éxito del sistema creó una deficiencia, que la renta per cápita subió mucho y la jubilación no la acompañó tanto”, afirmó. Y agregó: “Entonces hoy la gente critica en Chile que el sistema no consiguió una jubilación tan generosa como son los salarios, pero es que los salarios subieron bastante en Chile”.

Pero Guedes admitió que el sistema previsional chileno está siendo considerado para la reforma que planea efectuar el gobierno de Bolsonaro. “Tuve una reunión con los hermanos (Arthur y Abraham) Weintraub que están haciendo una propuesta bastante semejante a la de Chile. Ellos trabajaron muy cerca de Piñera”, aseguró.

Seguridad a la chilena

En su conversación con la prensa, Guedes también hizo un análisis de las razones del triunfo de Bolsonaro el domingo. Y nuevamente hizo referencia a Chile. “Usted va a Santiago de Chile, sale a las 22:00 y vuelve a la casa a las dos de la mañana, ¿usted va a ser unas de las 60 mil personas muertas como acontece al año en Brasil?”, se preguntó. “Un tema es la seguridad, otro tema es la corrupción y otro fue la propiedad, la inestabilidad de la propiedad, la invasión de los campos, las tomas. No es razonable. Usted no consigue hacer un orden (…). El progreso son las ideas de mercado que enriquecieron a Chile. Chile cambió a una economía abierta, privada. Chile tiene una base social extraordinaria. Chile gasta el 20% del PIB y atiende a gente pobre con muchas más deficiencias que en Brasil. Brasil llegó a gastar 45% del PIB en el gobierno de Dilma Rousseff y el dinero no llegaba a los pobres”, dijo.

Guedes también aprovechó la oportunidad para pedir disculpas por los comentarios que hizo al diario Clarín la noche del domingo, tras la victoria de Bolsonaro, cuando dijo que las relaciones con el Mercosur y Argentina “no serán la prioridad” para Brasil. “Pido disculpas fueron palabras en la noche de la elección y uno no sabe qué responder. Yo no quise en ningún momento desmerecer a Argentina o al Mercosur, pero la verdad es que no es el foco en este momento porque lo son nuestros problemas internos”, aclaró a Guedes.

Mercosur

Sin embargo, el propio Bolsonaro había respaldado los dichos de Guedes en una entrevista televisiva. “Mercosur tiene su importancia sí, pero, en mi opinión, está sobrevalorado. Fue bien gestado en su inicio, pero en el gobierno del Partido de los Trabajadores (PT) el asunto ideológico pasó a hablar más alto. Nadie quiere detonar el Mercosur, pero queremos darle su debida estatura”, afirmó el mandatario electo.

En el marco de la reunión para definir el equipo de transición, Guedes anunció que Bolsonaro unificará las carteras de Hacienda, Planificación e Industria y Comercio Exterior. “El ministerio de Industria y Comercio ya está con Economía. El ministro de Economía va a tener Hacienda, Planificación e Industria y Comercio”, informó a la salida de la cita.

La medida formaba parte del programa de gobierno del ultraderechista que, aconsejado por Guedes, un economista neoliberal formado en la Escuela de Chicago, prevé reducir el número de ministerios de 29 a 15 en el marco de recorte de gastos del Estado. Sin embargo, la semana pasada Bolsonaro había dicho que, tras oír las opiniones de varios empresarios, no uniría las carteras de Hacienda con la Industria y Comercio Exterior.

El futuro jefe de gabinete Onyx Lorenzoni informó ayer que Bolsonaro designará a Guedes como jefe del superministerio que combinará las carteras de Hacienda, Planificación e Industria y Comercio Exterior.

Guedes agregó que otro proyecto es garantizar la independencia del Banco Central para que los cambios políticos no generen incertidumbre económica ni cambios en la política monetaria. Aseguró que lo más natural en este momento es permitir la continuidad del actual presidente del Banco Central, Ilan Goldfajn, pero que eso va a depender tanto del propio funcionario como de otras consultas.

Seguir leyendo