Jefe de la Policía Antinarcóticos de Colombia: "Somos el epicentro del mundo en la lucha contra el narcotráfico"

JORGE LUIS RAMIREZ ARAGON-2

FOTO: LUIS SEVILLA FAJARDO

El mayor general Jorge Ramírez estuvo en Chile para participar en la IV Reunión de Jefes Antidrogas del Continente y en conversación con La Tercera detalló la estrategia del Presidente Duque en el combate a las drogas. "Son grandes los esfuerzos que está haciendo el Estado colombiano", señaló.




La reducción, aunque marginal, de los cultivos ilícitos de coca en Colombia, registrada por el Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos de Naciones Unidas (Simci), hizo noticia hace un mes. Y es que pese a que el número de hectáreas (de 171.000 a 169.000) sigue en máximos, se trató de un cambio en la tendencia desde los explosivos aumentos en los años 2012-2013.

De todos modos, Colombia sigue siendo el primer país productor de coca en el mundo, produciendo cerca del 70% de la cocaína mundial, aunque hace años Bogotá decidió que no quiere seguir ocupando esa tarima. Por eso, en esta entrevista con La Tercera, el director Antinarcóticos de la Policía Nacional de Colombia, el mayor general Jorge Ramírez, quien estuvo en Chile la semana pasada para participar en la IV Reunión de Jefes Antidrogas del Continente, detalla los esfuerzos del Presidente Iván Duque en esta materia y asegura en los próximos tres años de gobierno espera "entregar aproximadamente unas 100 mil hectáreas menos de cultivo en el país, o sea un 50% de producción".

[caption id="attachment_807838" align="alignnone" width="600"]

La Policía Nacional de Colombia incautó más de 3.5 toneladas de cocaína pura en dos operativos antidrogas, en noviembre de 2017.[/caption]

El Simci de Naciones Unidas reveló que se redujo la superficie de cultivos destinados a las hojas de coca, que pese a que sigue en máximos, registró un cambio de tendencia. ¿Qué cambió en la estrategia de la lucha contra las drogas permitió esto?

El gobierno ha fortalecido los procesos que tenemos nosotros en la erradicación de cultivos ilícitos. Tenemos la modalidad número uno que es la aspersión aérea, que en este momento está suspendida, y tenemos la erradicación manual, con campesinos que hacen el trabajo de arrancar la mata. Cuando llegó nuestro señor Presidente (Iván Duque), habían 23 grupos de erradicación, hoy en día tenemos 102 grupos de erradicación. Eso implica que son más de 2.100 hombres que están arrancando el arbusto de coca. El departamento más grande que tenemos nosotros en cultivos de coca es Nariño, que se encuentra en la frontera con Ecuador. Allá teníamos 46.000 hectáreas, hoy tenemos 41.000. Son los grandes esfuerzos que está haciendo el Estado colombiano, en el incremento de los grupos de erradicación, los presupuestos que se han apropiado para hacer este trabajo. Esperamos que a diciembre de este año, haya una disminución más considerable. Pero el trabajo nuestro es integral, porque tenemos que atacar la producción, y también los laboratorios de base de coca y de clorhidrato de cocaína, y hoy en día en las áreas alejadas de Colombia o en la selva se ha presentado que se encuentran laboratorios de ácido clorhídrico y ácido sulfúrico, eso hace a entender que el control de las 33 sustancias químicas que nosotros venimos haciendo, está surgiendo un efecto. También, el trabajo de incautaciones es grande por parte de la Policía Nacional. A hoy hemos incautado más de 171 toneladas de clorhidrato de cocaína y 29 toneladas de base de coca. Y además, las organizaciones, las cabezas del narcotráfico están siendo capturadas, extraditadas. Estamos atacando los dineros ilícitos que llegan a nuestro país.

¿Qué aumentos en el presupuesto se ha destinado a esta lucha?

Este año se determinó un presupuesto para la Policía Nacional en 120.000 millones de pesos (US$ 35 millones) para incrementar los grupos de erradicación manual.

¿Cómo ha sido la evolución en la lucha contra las drogas, sobre todo después del acuerdo de paz en 2016?

Nosotros en el año 2015 tuvimos un pronunciamiento de la Corte Constitucional que nos dio unas pautas a nosotros para que pudiésemos hacer el trabajo de la aspersión aérea. Ese año se deja de hacer esa aspersión aérea, y pues es un elemento que es un poco más económico, menos riesgoso y más rápido en la erradicación de cultivos ilícitos. Eso es lo que puede hacer que realmente se nos hayan incrementado los cultivos entre 2015 a 2018.

¿Pero hubo algún cambio de estrategia?

Nosotros siempre mantenemos, dentro del sistema de drogas ilícitas, atacar cada una de las cadenas del narcotráfico. En un momento hubo una reducción en lo que fue la erradicación de la aspersión aérea, pero las organizaciones se siguieron trabajando.

¿Cree usted que con el regreso a las armas de los excabecillas de las FARC Iván Márquez y Jesús Santrich, el narcotráfico pueda aumentar?

No, nosotros tenemos las capacidades. Nuestro Presidente ha sido muy enfático en que se debe hacer una lucha frontal contra el narcotráfico independientemente de quién lo lidere.

Tras el acuerdo de paz en 2016 se comenzaron a desarrollar una serie de disidencias de la ex guerrilla que se han dedicado a las economías ilegales. Con este panorama, ¿hubo algún cambio en esta lucha contra las drogas?

Es que los cultivos no cambian el sitio ni se van a mover. Los laboratorios de base están al lado del cultivo de hoja de coca. Los laboratorios de clorhidrato de cocaína buscan los sitios más escondidos de nuestro territorio. Nuestro país es sumamente extenso y eso hace que sea muy propicio para poder sacar los cargamentos. Entonces es una dinámica que ha venido en el tiempo y que la venimos combatiendo nosotros. También hay que mirar que cuando llegamos en 2012-2013 a 47.000 hectáreas cultivadas en el país, pues había un potencial de producción de 200 toneladas, y prácticamente son las toneladas que hemos incautado hoy en día. Nosotros tenemos nuestros procesos en la lucha contra el narcotráfico y todos los esfuerzos que va a hacer nuestro país en los próximos tres años de gobierno es que este fenómeno se vaya para otro lado.

[caption id="attachment_807836" align="alignnone" width="600"]

FOTO: LUIS SEVILLA FAJARDO[/caption]

¿Dentro de esta estrategia han analizado las conexiones con otros países y qué efectos tiene el narcotráfico en Colombia para el resto de la región?

Colombia es el epicentro del mundo en el tema de la lucha contra el narcotráfico. Hemos creado una escuela antinarcóticos para poder fortalecer toda esa capacitación y esa experiencia que tenemos nosotros. Estamos coordinados con Europa, con Frontex, con la policía holandesa, con EE.UU. y Canadá que nos están apoyando en temas de inteligencia. Pienso que estamos muy conectados. Tenemos la ruta del sur, hacia el Cono Sur, y alertamos que las instituciones tienen que estar debidamente preparadas para afrontar ese fenómeno del narcotráfico por tierra, por mar y por aire. Es una lucha que hemos vivido nosotros durante más de 50-60 años pero tiene que llegar a un punto final. Todos los países debemos estar preparados en temas de inteligencia, investigación criminal, interdicción, y erradicación.

En 2015, un fallo de la Corte Constitucional apeló al principio de precaución para la salud para suspender la fumigación aérea con glifosato e Iván Duque ha manifestado su intención de retomarla. ¿Usted espera que se regrese a la aspersión aérea con glifosato?

Nuestro Presidente lo ha anunciado y tenemos todas las esperanzas de iniciarlo.

El Clan del Golfo ha sido catalogado como el cartel narco más grande de Colombia, ¿lo sigue siendo?

No está en el nivel más alto de cuando el Estado empezó a combatirlo. Los grandes cabecillas del Clan del Golfo ya los hemos capturado y algunos se han resistido a las capturas y ha tocado imponer el Estado, pero ese grupo lo tenemos bien diezmado. Sigue todavía, pero tenemos al cabecilla número uno que es Otoniel, que muy pronto vamos a dar con su captura. Hace poco capturamos al hermano.

¿Cuáles son las proyecciones que ha definido el Estado en la estrategia para combatir las drogas en Colombia?

La idea de nuestro Presidente en los próximos tres años es entregar aproximadamente unas 100 mil hectáreas menos de cultivos en el país, o sea un 50% de producción. Y si seguimos con esa tendencia pues uno pensaría que en menos de 10 años tenemos que llegar a la mínima expresión de la existencia de cultivos en el país. Tenemos que atacar el fenómeno del narcotráfico de manera integral. Nuestro Presidente va a lanzar un concurso en donde cualquier país, universidad, institución en temas de innovación, ciencia, creación que pueda darnos herramientas para atacar los cultivos de manera diferente a las modalidades de hoy en día. Además, tenemos un plan integral de sustitución de cultivos ilícitos y es un plan de gobierno en donde hay un estímulo para los campesinos que erradican sus cultivos de manera voluntaria. Esos incentivos son económicos o de proyectos productivos que favorecen mucho al campesino.

Comenta