Jorge Dulón, analista boliviano: “El triunfo de Arce puede ser un impulso para la izquierda en A. Latina”

Luis Arce, candidato presidencial del MAS, levanta su puño tras su victoria en las elecciones generales hoy en La Paz. Foto: AP

La sorpresiva victoria en primera vuelta del candidato del Movimiento al Socialismo (MAS), el partido de Evo Morales, podría ser el inicio de la reconfiguración de la izquierda en la región, de acuerdo al politólogo.




Durante la campaña presidencial, se hablaba mucho en Bolivia sobre la posibilidad de que el candidato del Movimiento al Socialismo (MAS), Luis Arce, fuera solo un “títere” de Evo Morales. Sin embargo, las decisiones que tome el recién electo mandatario en los próximos días podrían confirmar o negar esas sospechas. El politólogo boliviano Jorge Dulón, magíster en Gestión y Políticas Públicas, conversó con La Tercera sobre lo que llevó a Luis Arce a su sorpresivo triunfo en primera vuelta y qué podría significar el nuevo escenario político boliviano para el país y la región.

¿Es sorpresivo el triunfo de Arce en primera vuelta?

Definitivamente sí, son resultados muy sorpresivos de acuerdo a las tendencias que tenían las anteriores encuestas que se habían hecho desde hace ya tres, cuatro meses. No se esperaba de ninguna manera que Arce pudiera ganar en primera vuelta con más del 50% más uno. Por lo tanto, sí es un triunfo bastante sorpresivo, que además anuncia la posibilidad de que el MAS tenga mayoría en ambas cámaras. Hay una baja considerable del candidato de Comunidad Ciudadana, y también muestra que el candidato de Creemos, Luis Fernando Camacho, definitivamente ha dispersado el voto que podía ser favorable para Carlos Mesa y, de esa manera, tener la posibilidad de una segunda vuelta. Todos esperábamos, o la mayor parte de los bolivianos y bolivianas esperaban que hubiera una segunda vuelta, con Arce como ganador, pero no se esperaba de ninguna manera una victoria de Arce en primera vuelta.

Una partidaria de Luis Arce afuera de su sede un día después de las elecciones en La Paz. Foto: AP

¿A qué se puede atribuir este resultado?

Primero, hay una realidad social que quiere estabilidad económica, eso es lo que representaba Arce en su campaña política. Segundo, hay una realidad social que ha vivido la crisis sanitaria y económica de una manera muy grave, muy dura. Tercero, creo que Comunidad Ciudadana se ha aplazado en su campaña política, en el sentido de no tener a su candidato en las calles y no haber propuesto cosas específicas durante la crisis sanitaria, durante la crisis económica. Cuarto, yo creo que, en definitiva, la candidatura de Luis Fernando Camacho ha dispersado el voto y la posibilidad de que Mesa pueda estar junto a Arce en una segunda vuelta. Por lo tanto, también creo que hay un reflejo de los indecisos, en el sentido de creer que el candidato Arce puede ser una opción diferente a Evo Morales, que representa la tecnocracia y la estabilidad económica.

¿Se puede considerar como un retorno de la figura de Evo?

No sé si se puede interpretar esto como un retorno de Evo Morales, porque en realidad son perfiles diferentes. Esperemos que sean perfiles diferentes. En la campaña se decía que Arce podría ser un títere de Evo Morales, pero de acuerdo a los discursos que ha habido, por lo menos desde ayer hasta hoy, hay una esperanza de que Arce pueda llegar a ser un gobierno diferente, que no sea un gobierno que persiga a la gente, que sea un gobierno de unidad nacional, por lo menos él lo ha dicho en su discurso y eso se espera desde los bolivianos. De todas maneras, hay que darle el beneficio de la duda, en el sentido de que Evo Morales puede influir todavía, y eso se va a ver en los próximos días, no hay que esperar demasiado. El hecho de que Evo Morales quiera volver al país y que lo dejen volver impune ya va a ser una señal importante de que, efectivamente, Arce es un títere. Si es que se lo deja volver al país pero se lo procesa, entonces ahí va a dar una señal importante de que Arce quiere respetar las instituciones, el debido proceso y el estado de derecho.

El expresidente boliviano Evo Morales se toma una foto con una partidaria tras una conferencia de prensa hoy en Buenos Aires. Foto: Reuters

¿Qué significa este resultado para el exmandatario?

Este triunfo significa para Evo Morales tranquilidad. Había una serie de procesos que se le habían iniciado en Bolivia, también a nivel internacional, y el hecho de tener a su partido como gobierno, por supuesto que le va a dar cierta certeza y tranquilidad. Hay que ver qué posición toman los que van a estar a la cabeza del nuevo gobierno del MAS. O lo van a dejar impune, volviendo a la palestra política en Bolivia, o bien van a tomar una decisión inteligente y van a hacer que se cumpla el estado de derecho y las leyes. Yo creo que eso se va a ver pronto y es una incógnita, en realidad, lo que va a suceder. Todos los bolivianos esperamos que Luis Arce tome definiciones y decisiones importantes e inteligentes para poder legitimar aún más su gobierno, por lo tanto, pueda desarrollar políticas públicas anticrisis, que tanta falta le hacen al país.

¿Qué representa esta victoria para el MAS?

Esta victoria es muy importante para el MAS. Por una parte, confirma y reafirma el hecho de que el MAS es el único partido político existente en Bolivia de acuerdo a una definición de partido político, es decir, tiene estructura, tiene una presencia en todo el territorio nacional, tiene distintos tipos de liderazgo. Esto es lo sorprendente ahora, se creía hasta ayer o antes de las elecciones que el MAS era un partido caudillista, pero ahora los resultados de las elecciones han mostrado lo contrario. Al parecer, es un partido que toma en cuenta nuevos liderazgos emergentes y esto refuerza el concepto de que es el único partido político existente en Bolivia. Los demás partidos u organizaciones políticas se organizan para fines electorales y después se dispersan. Se reafirma también que el MAS es un partido de masas, que tiene un capital político todavía muy importante, se decía antes que podía tener un piso del 25%, pero ahora vemos que ha retornado a su techo histórico del 51-53%, el mismo porcentaje que había obtenido Evo Morales en las elecciones de 2005. Entonces, significa mucho para el Movimiento Al Socialismo. Hay desafíos que obviamente tiene que cumplir su militancia, en el sentido de renovación, capacitación, reconocer los grandes errores que se han cometido en el pasado, reconocer el tema de que deben priorizarse cosas más importantes que las canchas de fútbol o los elefantes blancos, poder desarrollar políticas públicas más vinculadas al tema de salud, educación, medio ambiente, y también poder desarrollar el futuro del propio MAS, en el sentido de la formación de cuadros jóvenes, participación política de la mujer y reconocimiento de las diversidades.

¿Qué consecuencias tiene el triunfo de Arce a nivel regional?

Yo creo que puede ser un impulso importante para la izquierda en Latinoamérica, toda vez que se está reconfigurando, o hay intentos de reconfiguración. Obviamente, no es la izquierda con la que en 2005 Evo Morales se encontró en el continente, que fue creciendo poco a poco. No es esa izquierda que quiso configurar un escenario y un colectivo importante para poder tomar decisiones de políticas públicas a nivel regional, no es tan importante, no es tan poderoso. Pero creo que puede irse recomponiendo. Tenemos ya en ese lugar a Argentina, hay una posibilidad de que en Brasil vuelva Lula si es que recompone un poco sus procesos, y así puede ir sucediendo con los demás países. En Chile, yo creo que el próximo gobierno no va a ser de derecha, va a ser un gobierno de centro o de centroizquierda. El Frente Amplio también tiene oportunidades en Uruguay, entonces creo que puede ser un impulso interesante. Yo creo que ahí también hay un desafío de Arce de demostrar a la región que hay una nueva forma de hacer política desde la izquierda, desde el progresismo, y por lo tanto, creo que para la región puede ser una oportunidad para replantearse y mostrarse como una nueva forma de hacer política desde la izquierda.

El recién electo Luis Arce junto al mandatario argentino, Alberto Fernández. Foto: Twitter @alferdez

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.