Segundo día de disturbios en España durante manifestaciones en apoyo al rapero Pablo Hasél

Agentes policiales arremeten contra manifestantes que protestan por el arresto del rapero Pablo Hasél, España. Foto: AP/ Manu Fernández

Los altercados se volvieron a repetir en los actos de apoyo al rapero en Barcelona, Lérida y Girona, a los que se sumaron nuevos disturbios en Madrid y otras ciudades como Granada y Vigo. Al menos 35 personas fueron detenidas y varias resultaron heridas.




La detención e ingreso en prisión del rapero Pablo Hasél derivó en el segundo día consecutivo de altercados y cargas policiales durante las concentraciones convocadas en diferentes puntos de España.

Los altercados se volvieron a repetir en los actos de apoyo al rapero en Barcelona, Lérida y Girona, a los que se sumaron nuevos disturbios en Madrid y otras ciudades como Granada y Vigo. Al menos 35 personas fueron detenidas y varias resultaron heridas.

En la capital, los altercados y cargas acabaron con 16 personas arrestadas y varias heridas después de que la concentración derivara en el lanzamiento de piedras y distintos objetos contra los efectivos de la Policía Nacional desplegados en la zona.

Según informaron fuentes policiales a Europa Press, al menos 5 agentes policiales fueron heridos de carácter leve. Por su parte, el Samur-Protección Civil atendió a nueve personas por heridas leves, de las cuales tres precisaron traslado a un centro asistencial, según indicó una fuente de Emergencias Madrid.

Agente de policía golpea a un manifestante. Foto: REUTERS/Susana Vera .

El acto comenzó a las 19.00 horas en la Puerta del Sol con centenares de participantes que reclamaban la libertad del rapero, arrestado el martes en Lérida para cumplir la condena impuesta por la Audiencia Nacional por el delito de enaltecimiento del terrorismo e injurias y calumnias a la monarquía y a las fuerzas de seguridad del Estado, tras difundir mensajes atentatorios en redes sociales.

El arranque festivo de la concentración dio paso -cerca de las 20.00 horas- a cargas de los agentes de las Unidades de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional cuando los congregados lanzaron piedras y objetos contundentes contra los efectivos y provocaran diferentes daños en el mobiliario urbano.

Debido a las manifestaciones, la Puerta del Sol estaba fuertemente custodiada por furgones de la Policía Nacional para evitar incidentes como los vividos en las convocatorias del martes en varios puntos de Cataluña como Barcelona, Lérida, Girona, Vic, Reus, así como en la ciudad de Valencia.

Un grupo de participantes en esta concentración, que no cuenta con la autorización de la Delegación del Gobierno, se enfrentó a la policía cuando pretendían marchar por la calle Carretas en dirección al Congreso de los Diputados.

En ese acceso a la Puerta del Sol se situó una doble línea policial para impedir el acceso de los congregados, que lanzaron objetos contra los uniformados y dañaron el mobiliario urbano.

Así, los esfuerzos de la policía se centraron en impedir que los manifestantes abandonaran la zona por calles adyacentes y permanecieran controlados en todo momento en el sector. Además de las cargas policiales y enfrentamientos, los agentes hicieron uso del material antidisturbios y realizaron disparos de salva en varias ocasiones.

Los manifestantes formaron barricadas con contenedores de basura ardiendo para impedir el avance de los agentes y se desplazaron a calles aledañas como la calle Mayor o Preciados.

Además, los congregados pronunciaron diferentes cánticos contra los agentes como “ser policía, vergüenza me daría”, “fuera policías de nuestras calles” o “nazi de día, de noche policía”.

Un oficial de policía dispara balas de goma para dispersar a los manifestantes. Foto: AP/Manu Fernandez.

Segunda noche de altercados en Cataluña

Igualmente, varias ciudades de Cataluña vivieron la segunda noche consecutiva de altercados durante las concentraciones celebradas en ciudades como Barcelona, Lleida y Girona, después de que este martes los actos celebrados en varios puntos del territorio catalán finalizaran con 18 detenidos junto con 30 manifestantes y 25 policías heridos.

En esta ocasión, fueron arrestadas 29 personas, según informan los Mossos d´Esquiadra (policía catalana). Diez en Barcelona, doce en Lleida, cinco en Girona y dos en Tarragona.

Así, en Barcelona, los manifestantes levantaron y quemaron barricadas, y lanzaron objetos como botellas y piedras contra las furgonetas de los Mossos d´Esquadra, primero en la Plaza Urquinaona y después en Plaza Catalunya, Plaza Universitat y en los cruces de varia calles del barrio de Eixample Esquerra.

Para realizar las barricadas los manifestantes arrancaron papeleras, contenedores de basura, muebles viejos y material de señalización que recogieron en la marcha realizada desde los Jardinets de Grácia, donde desde las 19.00 horas se reunió una concentración con unas 2.200 personas.

Los manifestantes llegaron a la Plaza Urquinaona gritando “fuera las fuerzas de ocupación”, tirando varias motos en medio de la calzada.

Después, la protesta se extendió hacia la Plaza Catalunya y el resto del centro de la ciudad, ante lo cual los efectivos de la Brigada Móvil (Brimo) de Mossos bajaron de sus furgonetas y dispararon balas de foam, tratando de dispersar a los manifestantes.

En la Ronda Sant Pere, los manifestantes cortaron la calle cruzando vallas y material de obras sobre asfalto, que más tarde los Mossos empujaron con las furgonetas.

Bomberos de Barcelona intervinieron con sus camiones para apagar las barricadas incendiadas, en las que los manifestantes también lanzaron motos estacionadas en la calle y les colocaron líquido inflamable para hacerlas arder.

Manifestantes se reúnen junto a una barricada para protestar por el arresto de Pablo Hasél. Foto: AP/Felipe Dana.

La cárcel donde está Hasél

En Lérida, ciudad natal de rapero, los manifestantes quemaron diversos contenedores en las inmediaciones y frente la cárcel de Ponent en Lérida, en la que se encuentra el cantante, y también por el centro de la ciudad, en protesta por su reclusión.

Los Mossos d´Esquadra comenzaron a disolver la concentración de manifestantes frente el centro penitenciario, donde concluyó el recorrido de la convocatoria prevista, “una vez la cabeza de la manifestación se ha marchado”.

Pero acto seguido, los manifestantes comenzaron a avanzar en dirección al centro de la ciudad quemando más contenedores, que los Bomberos de la Generalitat consiguieron apagar.

Los manifestantes tiraron piedras y latas contra los diferentes cordones policiales, y también arrancaron adoquines de la calle para lanzarle a los uniformados.

El centro penitenciario, en el que se encuentra el cantante desde este martes, fue rodeado por un cordón policial de unos 12 agentes para protegerlo de los manifestantes.

En Girona, se registraron destrozos del mobiliario urbano, saqueos en establecimientos comerciales del centro de la ciudad y la quema de vehículos y contenedores, según señalan los Mossos d´Esquadra.

En varios tuits, el cuerpo policial detalló que grupos violentos destrozaron el mobiliario urbano y quemaron papeleras en la Plaza Mercadal de Girona.

Los Mossos también informaron de barricadas en calles adyacentes y lanzamientos de botellas y petardos en la zona de la Subdelegación del Gobierno.

Todo esto se produjo después de que la policía entrase en la Plaza Primer d´Octubre de Girona - donde se estaba realizando una manifestación- para disolver a los participantes, y estos se dispersaran por las diferentes calles de la ciudad.

En otros puntos como Granada y Vigo también se registraron incidentes, aunque menores, con quema de contenedores y ataques a coches de la policía local.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.