Taiwán, Corea del Sur y Japón se preparan para la llegada del supertifón ‘Hinnamnor’

Imagen: AP/Chiang Ying-ying.

De acuerdo a la Administración Meteorológica de Corea, el fenómeno climático podría ser uno de los tifones más destructivos de la historia.


Las autoridades taiwanesas, surcoreanas y japonesas se mantienen en alerta por el supertifón ‘Hinnamnor’ que se aproxima a estos tres países y que podría ser uno de los tifones más destructivos de la historia, de acuerdo señalan en Seúl.

El primer afectado ha sido Taiwán, que registró fuertes vientos este sábado y prevé un incremento de la intensidad de la tormenta durante la jornada del domingo, según información de la televisión TTV, que cita a la Oficina Central Meteorológica de la isla. El ojo de la tormenta se encuentra a unos 350 kilómetros al noreste de Taipei.

De momento, se emitieron alertas sobre las ciudades de Nueva Taipei, Keelong y al condado de Yilan por posibles vientos sostenidos de 173 kilómetros por hora y rachas de 209. Además, se informó de deslizamientos de tierra en la zona montañosa de Nanzhuang que han provocado cortes de carreteras.

El sábado, los colegios y las oficinas en las zonas montañosas de Jianshi y Wufeng y gran parte de Nueva Taipei, Ruifang, Pingxi, Shuangxi y Gongliao permanecieron cerrados.

Por su parte, Corea del Sur advirtió que la tormenta afectará a la isla vacacional de Jeju el lunes o el martes y la Administración Meteorológica de Corea ha apuntado que podría ser uno de los tifones más destructivos de la historia, según recoge la agencia de noticias Yonhap.

Por su parte, Japón ordenó evacuaciones en las ciudades de Miyakojima e Ishigaki, en región de Okinawa (sur), para los vecinos que consideren que sus viviendas corran riesgo por el temporal.

Mientras, la aerolínea de bandera nipona, ANA, ha cancelado 56 vuelos que afectan a unos 3.230 pasajeros.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Espectaculares imágenes aéreas muestran el avance del material piroclástico a lo largo de la isla, luego de que el macizo hiciera erupción después de casi 40 años.