Accidente en Colliguay es la peor tragedia aérea en 7 años

Equipos de rescate se congregaron en el sector donde ocurrió la tragedia.

Helicóptero que capotó pertenecía a la empresa Ecocopter y realizaba labores de transporte de trabajadores en construcción de línea eléctrica Cardones-Polpaico. Seis personas perdieron la vida.


“Fue una operación bastante difícil”. Así catalogaba hoy Carolina Corti, gobernadora de Marga Marga, el rescate de los cuerpos de dos tripulantes y cuatro pasajeros de un helicóptero que capotó en Colliguay, en la comuna de Quilpué.

Pasaron casi 10 horas entre el momento en que la empresa que operaba la aeronave, Ecocopter, informó a Carabineros del accidente, y el fin de la operación.

El aviso fue hecho a las 9.45, y recién a las 15.45 los uniformados pudieron llegar al lugar, en el fundo La Providencia, El Molino.

¿El motivo de la demora? Las condiciones topográficas y las torres instaladas en altura. “Es un lugar aislado, no es fácil llegar”, explicó Corti. Poco antes de las 20.00 la autoridad informó del término del operativo. “El Gope logró traer los seis cuerpos y ya están en el Servicio Médico Legal”, precisó, informando que tras los primeros peritajes ordenados por el fiscal Juan Carlos Parra, serán trasladados a Valparaíso.

Las tareas de rescate exigieron el uso de dos helicópteros de Carabineros. “Nos acercamos al lugar, ubicado en medio de una quebrada. No pudimos aterrizar, así que hicimos una maniobra en el aire, en vuelo estacionario, para que el personal del Gope descendiera por cuerdas hasta el sitio del accidente”, explicó el coronel Roberto Troncoso, jefe de la Prefectura del Marga Marga.

Víctimas

El helicóptero siniestrado estaba al mando del piloto español David Sánchez, acompañado por el mecánico Alfredo Salazar Araneda. Transportaba a cuatro guardias de seguridad de la empresa contratista Servicios y Seguridad Alicia Ibacache Urrutia Eirl: Marco Beltrán, Christian Cid, Mario Marchant y Claudio Miranda. Los tres últimos eran exmarinos.

¿El motivo del vuelo? Sánchez y Salazar estaban trasladando a trabajadores, cuya misión iba a ser vigilar las torres de alta tensión, que integran el tendido Cardones-Polpaico, parte de la “carretera eléctrica” que recorrerá desde la Región Metropolitana hasta Atacama con un total de 1.730 torres. El tendido es edificado por InterChile.

Desde la Dirección General de Aeronáutica Civil (Dgac) precisaron que el piloto contaba con licencia vigente y la firma, permiso para volar sobre esa zona entre el 1 de enero y 31 de marzo. La aeronave, modelo AS 350B3 y de identificación CC-AEM, “tenía todos sus papeles al día”.

El helicóptero era uno de los 358 que tienen permiso para volar en el país, de los que 149 son de uso privado, 21 pertecen al Estado y 188 heson de uso comercial.
“Está recién iniciándose el proceso de investigación para determinar las causas del accidente, y podría ser eventualmente prolongado, pero la norma aeronáutica estaba vigente”, señaló Ricardo Gutiérrez, secretario general de la Dgac.

Debido al accidente, precisó luego la entidad en su cuenta de Twitter, “la Dgac suspende temporalmente todas las operaciones aéreas de la empresa Ecocopter SA en el área de Quilpué/Olmué/Limache y en las zonas relacionadas con el proyecto Línea Alta Tensión Cordón Polpaico”.

En tanto, desde Ecocopter, firma que se dedica al traslado de pasajeros para minería, energía y telecomunicaciones, además del combate de incedios, informaron a través de un comunicado que “la unidad accidentada contaba con todos sus permisos, revisiones de seguridad, mantenimientos y protocolos establecidos, para su correcto desempeño”.

El organismo aéreo había efectuado fiscalizaciones en diciembre y febrero pasados sobre las operaciones de las empresas aéreas que prestan servicio a las labores de tendido eléctrico, tras denuncias de vecinos sobre vuelos a baja altura sobre sus casas.

El accidente ocurrido hoy en Colliguay es el más grave, en cuanto a pérdida de vidas, desde 2012. De acuerdo con registros de la Dgac, ese año ocurrieron dos accidentes que causaron la muerte de ocho personas cada uno.

El primero ocurrió el 1 de marzo de ese año, cuando una aeronave que se trastalaba desde Melinka -en la Región de Aysén- hacia Quellón, en Los Lagos, se estrelló contra la ladera de un cerro. Veintiún días después, en Puerto Cisnes, en la misma región de Aysén, una avioneta ambulancia que se dirigía desde Punta Arenas hasta Santiago impactó el volcán Macá. No hubo sobrevivientes.

Seguir leyendo