Arrollado de huaso, cazuela o carretú: las propuestas de tres expertos de qué y dónde comer en Santiago

Álvaro Peralta, Patricio Rojas y Daniel Greve recomiendan de todo y a buenos precios, en lugares como la Vega, Santiago Centro, Maipú y otras zonas de la capital.


Nadie dice que son los mejores de la Región Metropolitana. Tampoco los más baratos. Pero sí son el espacio ideal para salir a comer, según el experto que lo recomienda. Es que el verano invita a salir, recorrer, conocer... y disfrutar alguna comida, aprovechando la tarde o el fin de semana libre.

Acá, tres expertos gastronómicos entregan sus imperdibles: Álvaro Peralta, más conocido como Don Tinto, autor del libro 25 Lugares imprescindibles donde comer en Santiago y columnista de La Tercera; Patricio Rojas, presidente del Círculo de Cronistas Culinarios; y Daniel Greve, director de la productora y editorial Emporio Creativo y chairman (presidente) de The World’s 50 Best Restaurants, lista que elige y recopila los mejores locales de acuerdo a la crítica especializada en temas culinarios.

Sus elecciones fueron diversas, desde completos hasta comida india y una fusión mapuche-chango. Se las presentamos:

Álvaro Peralta

Mercado de la Vega Chica

La primera elección de Don Tinto es La Vega Chica, ubicada en Artesanos 721, comuna de Recoleta, entre las estaciones de Metro Puente Cal y Canto y Patronato. Su horario es de lunes a sábado de 5.00 a 17.00 y los domingo de 9.00 a 14.30. Uno de sus fuertes es que alberga varios locales de comida chilena y peruana, a la vez puestos de venta de carne, artículos de cocina y despensa. Peralta resalta que “puedes ir con 10 mil pesos por cabeza (persona) y comer bien”.

Y añade: “Siempre La Vega Central tuvo fama por sus cocinerías y La Vega Chica es el hermano más chico”. ¿Por qué la elección? “Por un tema de cómo ellos trabajan: tienen los productos ahí mismo, de verdad inigualable. En precio, también hay cosas que no encuentras en otros lados, como un caldo de papas que debe costar entre 1.500 y 2.000 pesos”, explica. Y sus recomendaciones son: “Carne mechada, cazuela o tomaticán”.

Local de la Vega Chica. Foto: Gobierno Regional

Inca de Oro El Nono

Según Peralta, este es un lugar que se conoce como “el clásico del segundo desayuno de oficinistas de media mañana”, aunque también lo recomienda como “ideal para un postfiesta”. Se ubica Av. Libertador Bernardo O’Higgins 980, cercano al Instituto Nacional y a 30 metros de la estación Universidad de Chile.

“Es un lugar donde venden sándwich todo el día, pero es como de casa”, argumenta el cronista. Respecto a los ingredientes básicos, señala que “tienen paté, mantequilla, queso y arrollado, todo tipo de jamones y una marraqueta increíble, incluso te los puedes comer ahí mismo”. Pero ahonda en otras preparaciones: se pueden pedir de mayo, queso de cabeza, coppa (especie de salame de cerdo), jamonada, queso de chacra y chanco, pernil, jamón y aliado.

Peralta valora que el lugar es de una “simpleza absoluta, donde también hay té y café en medidas extras. Es contundente y pulcro (…), un bálsamo que te va a ayudar el resto de la mañana (o del día)”.

El Parrón

Don Tinto dice que El Parrón “es un restaurante chileno a la antigua, super recomendado”. Está en el Barrio Franklin, específicamente en Santa Rosa 2135, comuna de Santiago, con horario de miércoles a domingo de 11.30 a 19.00. Y su nombre se lo debe a que se erige en una casona antigua, con un jardín interior y... un parrón.

Los platos sugeridos por Peralta son “cazuela, prietas, conejo y porotos granados”, y destaca uno por sobre el resto: “Acá se encuentra el conejo más barato de Santiago, debe costar menos de 10 mil pesos”.

Y los sándwiches también son parte de su carta. Hay churrasco, barros luco, chacarero, pernil, arrollado, además de pailas de huevo y empanaditas, y platos más elaborados como pollo asado, costillar, todo acompañado con bebidas con y sin alcohol, té y café.

Patricio Rojas

La Piojera

El presidente del Círculo de Cronistas Culinarios destaca como “imperdible” La Piojera, que se ubica en Aillavilú 1030, a pasos del Mercado Central de Santiago. Su horario de atención es e lunes a sábado, de 12.00 a 24.00, aunque la cocina cierra a las 23.30. Según Rojas, acá está “la definición de terremoto y pichanga”.

De esta antigua picada, Rojas destaca como los platos fuertes arrollado con papas cocidas, pichanga, chorrillana, la carne mechada y, por supuesto, el terremoto (aunque este se beba y no se coma). “Allá cuando se toma y se come, uno se transforma... es una experiencia”. Y eso queda claro en su sitio web, donde como una “picá” única en el centro de Santiago, que se ha mantenido firme pese a los incesantes progresos de la capital.

El Rápido

Un lugar con más de 80 años de historia. El Rápido ofrece sándwiches, empanadas, vienesas y bebestibles. Y tal como lo dice su nombre “en tres minutos tienes todo en la barra”, celebra el periodista. Agrega que el completo “es muy nuestro y de Santiago, es el corazón de nuestra historia”. Se encuentra en Bandera 347, aledaño a la Plaza de Armas de Santiago, en el paseo peatonal, y cuenta con un horario de lunes a viernes, de 8.00 a 19.00 y sábado de 10.00 a 17.00. El domingo está cerrado.

Aparte de completos, su carta cuenta con diferentes sándwiches: arrollados, lomitos, churrascos, barros jarpa. También tienen sopas y caldos y consomé con huevo. Pero las empanadas son un destacado: se piden al llegar al local y al sentarse, ya están en el puesto elegido. Las hay de queso, pino, barros luco, mariscos, camarón y napolitana.

Para Rojas, además del buen servicio, “tiene un plus: está al lado del Museo Chileno de Arte Precolombino, un lugar que todos deberíamos conocer”.

El Huaso Enrique

Con más de 70 años de tradición en el barrio Yungay, ubicado en Maipú 462, a tres cuadras de la estación Quinta Normal, está El Huaso Enrique. Para Rojas es un lugar donde “aparte de comer comida chilena, es un lugar emblemático de cuecas y folclore urbano”. Siempre abre a las 13.00 y cierra a distintas horas: a las 12.00 de martes a jueves, viernes y sábado a las 24.00 y domingo a las 17.30. Lunes está cerrado.

Una de las virtudes del local es que realiza eventos para empresas, como también música y baile nacional en vivo. “Es interesante ir a una picada donde haya música en vivo, y esa experiencia se cumple en el Huaso Enrique”, comenta Rojas, quien destaca entre las comidas la plateada al jugo con papas cocidas, chorrillana tradicional y prietas.

Otros platos dentro de la oferta son pastel de choclo, ceviche de reineta, humitas, costillar y arrollado huaso. Y también tiene postres que no se ven en todas partes: leche asada, panqueques celestinos y castañas en almíbar.

Arrollado de Huaso Enrique.

Daniel Greve

D’leite

De entrada, Greve recomienda un restaurante de comida típica peruana, ubicado en Bandera 684. Según el periodista, “es espectacular, muy rico, barato y sencillo”. Funciona de lunes a domingo, de 8.00 a 23.00 horas.

Su historias según Greve, se remonta a que “una chica peruana llegó a Chile lavando platos y terminó siendo chef de un restorán en Vitacura. Después puso el suyo”. ”El piso de abajo es cocina carretillera, que es como le llaman a la cocina callejera en Perú, muy de anticuchos”, mientras que “en el segundo piso tienen un restorán de comida chifa, esa mezcla entre china y peruana”.

La carta tiene de todo: arroz con mariscos, pulpo al olivo, ceviche, tallarines chifas y varios platos fríos. Greve cuenta una anécdota: “Llevé al chef Gastón Acurio (dueño de los locales Tanta, La Mar y Panchita) a comer allá y quedó vuelto loco, imagínate tener un cocinero que llegue y pida hablar con la chef”.

Emporio Zunino

“Un ritual que yo hago: compras una empanada, te la comes ahí mismo, acodado, de pie o te vas caminando con tu empanadita. Son deliciosas y las pastas también”, confiesa Greve respecto a este local que está en el Mercado Central (Puente 801) y que abre seis días a la semana a las 9.30 horas. De lunes a viernes cierra a las 17.00 y sábado a las 15.00.

“Es un muy buen sitio y una muy buena aproximación a la empanada chilena de pino tradicional”, cuenta el periodista, y añade: “Tienen ricas pastas, panadería por supuesto y un emporio donde puedes comprar cosas y llevártelas a la casa”.

Amaia

Este lugar “es la fusión exacta entre comida mapuche y chango”, cuenta Greve, quien destaca que uno de sus socios, José Luis Calfucura (el otro es Iván Zambra), “es un gran personaje”. El restaurante se ubica en Central Gonzalo Pérez Llona 348, Maipú, y abre todos los días a las 13.00 horas; lunes a miércoles cierra a las 22.30, jueves a sábado a las 23.00 y domingo a las 20.00.

“Trabajan muy bien los ingredientes y es muy genuina, por un lado sencilla, pero técnica a la vez”, desmenuza el periodista. “Es una cocina con raíces, que no me aburre, superdiversa y deliciosa”, añade.

El local mantiene dos cartas, una principal y otra de pastelería. En la principal las comidas que resaltan son el ceviche, kankato y carretú (crudo de filete, al que le añaden pickle, frutos secos, dressing de limón de pica y mostaza antigua). Por el lado de los postres sobresalen la torta de frutos del bosque, cheesecake de berries y el praliné de merengue.

“Es un restaurante superbién montado”, incluso “tiene una especie de emporio en la entrada, donde puedes comprar productos”, agrega Greve.

José Luis Calfucura e Iván Zambra.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.