Centro de Alumnos del Instituto Nacional se desmarca de ataques incendiarios: "Va en perjuicio del movimiento y nos meten a todos en el mismo saco"

A_UNO_1066500

Alumnos protestan por Aula Segura. Foto: Agencia Uno.

Los estudiantes habían convocado, junto a alumnos de otros establecimientos públicos, a una jornada de manifestaciones en contra de las "leyes represivas" y rechazo a las expulsiones de jóvenes involucrados en protestas durante la última semana.




Una manifestación convocada por estudiantes del Instituto Nacional, el Liceo Darío Salas y el Instituto Nacional Barros Arana, a razón de "leyes represivas" y el rechazo por las expulsiones de los ex alumnos del Darío Salas involucrados en protestas durante la última semana, generó una serie de incidentes con Carabineros la tarde de este lunes en el frontis del Instituto Nacional.

Los daños partieron luego de que un grupo de encapuchados forzara el portón del Instituto Nacional y comenzaran a arrojar elementos incendiarios a Carabineros. Producto de estos incidentes, el tránsito estuvo desviado en la Alameda hacia el oriente, aunque finalmente fue restablecido.

Desde del Centro de Alumnos del Instituto Nacional, indicaron que la manifestación fue convocada por las bases y que contó con su apoyo, sin embargo, enfatizaron estar en contra de los episodios de violencia.

"Es necesario abrir estas convocatorias, pero no compartimos los espacios de violencia como las bombas. Eso va en perjuicio del movimiento y nos meten a todos en el mismo saco. Si bien estas respuestas son sintomáticas de la violencia del sistema educativo y del gobierno, creemos que tenemos que levantar mesas de diálogo y trabajo", señaló el presidente del centro de estudiantes del Instituto Nacional, Rodrigo Pérez.

Con respecto a los encapuchados que forzaron el portón, el representante de los institutanos señaló que no sabe de quiénes se trata y que incluso podrían ser alumnos de otros liceos.

Pérez indicó además que hay un estudiante detenido. Por su parte, las autoridades del colegio suspendieron las clases de la jornada de la tarde en el establecimiento.

Por su parte, el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, afirmó que "nosotros frente a estos hechos tenemos que aplicar la ley y no nos va a temblar la mano. Son hechos de violencia que ojalá vayan empezando a quedar atrás. Sentimos que este año son menos que el año anterior y el año anterior menos que en 2017. Tenemos que erradicar la violencia de los colegios".

Comenta