El debate sobre la violencia opacó discusión por el aborto libre

Marcha

La Coordinadora Feministas en Lucha convocó la noche del jueves a una congregación en Plaza Italia, en rechazo a las agresiones ocurridas en la marcha del miércoles. Foto: AgenciaUno

Gobierno, parlamentarios y distintos actores repudiaron agresiones ocurridas en marcha que promovía el aborto libre. Expertos alertan que se deben condenar con fuerza estas acciones, para evitar que se validen y escalen.




Tres mujeres y un carabinero agredidos con arma cortopunzante, en el marco de la marcha a favor del aborto libre, el pasado miércoles en Santiago, es un hecho "nunca antes visto", según los expertos, y que sale de lo común respecto de los desórdenes o incidentes que usualmente se registran en las manifestaciones.

Según Macarena Castañeda, vocera de la Coordinadora Feministas en Lucha -que convoca a esta marcha hace seis años-, nunca habían visto ese nivel de violencia en otras movilizaciones, que desde 2013 tienen el mismo lema: promover el debate de un aborto libre, legal, seguro y gratuito.

Los hechos, que sucedieron pasadas las 21.00, comenzaron cuando encapuchados irrumpieron con barricadas en la marcha, siendo reprendidos por las manifestantes. Además, un grupo denominado Movimiento Social Patriota desplegó un lienzo contra las activistas y vertió sangre y vísceras de animales en las calles. En medio de todo esto, tres mujeres fueron apuñaladas por desconocidos, debiendo ser trasladadas a la ex-Posta Central.

Estas acciones fueron duramente criticadas y tuvieron un rechazo transversal. El gobierno, en la voz del ministro de Interior, Andrés Chadwick, anunció una querella criminal a través de la Intendencia Metropolitana contra quienes resulten responsables de las lesiones. "Son acciones absolutamente repudiables y condenables. Tolerancia cero contra toda acción de violencia, más aún cuando se está desarrollando una marcha pacífica", dijo el secretario de Estado, quien comprometió la acción del gobierno para el trabajo con la fiscalía y las policías.

La expresidenta Michelle Bachelet comentó los hechos a través de su Twitter: "Repudio profundamente los violentos ataques en contra de 3 mujeres que participaron anoche (miércoles) de la marcha por el #AbortoLibre en Chile. Este tipo de amedrentamiento a movimientos sociales recuerda a los peores años de la dictadura y son inaceptables en un país democrático".

Parlamentarios y representantes de la sociedad repudiaron lo ocurrido. Entre estos, la diputada Karol Cariola (PC) pidió una reunión con el jefe del Ministerio Público, Jorge Abbott, para requerir un fiscal especial. Asimismo, hoy la Coordinadora Feministas en Lucha presentará en la Fiscalía Centro Norte una denuncia contra quienes resulten responsables, para "exigir que se investiguen en profundidad los ataques concertados contra las manifestantes en la marcha".

"Condeno el cobarde ataque que recibieron las mujeres en la marcha por el aborto libre, aunque pensemos distinto no podemos dejar que la violencia sea el arma para defender las ideas", dijo el diputado (RN) Sebastián Torrealba.

"Debemos rechazar este cobarde y brutal ataque contra mujeres que marcharon por un aborto libre. Debemos respetar las diferencias de opinión y dar garantías de un debate pacífico", escribió la diputada (RN) Marcela Sabat en twitter.

En tanto, tras la denuncia presentada por Kelly Barrera, una de las mujeres agredidas, la investigación quedó a cargo de Carabineros, quienes hasta ayer, y tras revisar las cámaras de seguridad del área de los incidentes, no habían identificado agresores.

Alerta

La argentina Rosanna Fanjul, activista de la Campaña Nacional por el Derecho de Aborto Legal, Seguro y Gratuito, de Capital Federal, está en Chile apoyando la manifestación local. Y pese a las masivas marchas que se han dado en el país transandino -donde el aborto libre ya fue aprobado por los diputados- "nunca tuvimos una agresión como las que sucedieron acá en Santiago, con arma blanca en medio de una movilización". Agregó que solo recuerda una situación aislada ocurrida en la calle, donde una mujer embarazada golpeó fuertemente en el estómago a otra que llevaba un pañuelo verde, símbolo del movimiento de aborto libre. "La violencia la hemos visto más a nivel de discusión parlamentaria y en redes sociales, pero hemos denunciado todo lo que nos ha parecido que incita al odio", agregó.

Patricia Bustamante, otra activista transandina, se refirió a lo ocurrido y dijo que "nos parece lamentable y solidarizamos totalmente con las mujeres chilenas".

Si bien la agresión no ha sido aún adjudicada a un grupo antiaborto, estas se dieron en el contexto de una manifestación feminista, lo que para Claudio Avendaño, sociólogo y docente de la U. de Santiago, debe ser una alerta para las autoridades: "Este tipo de comportamiento debe ser cercado rápidamente, porque de lo contrario puede llegar a más y abre la posibilidad de que estos grupos sientan que tienen permisividad y que pueden volver a actuar". Agregó que "si no existe una condena del Estado y se ve que hay algún elemento de opacidad frente a lo ocurrido, podrían seguir actuando".

En la misma línea, Nelson Morales, sociólogo y experto en violencia de la U. Mayor, lo del miércoles es "una alerta y alarma pública, y es algo que no habíamos visto antes". El experto añadió que este tipo de situaciones se dan cuando temas controversiales para la sociedad "no son llevados o discutidos en los lugares institucionales". Por lo mismo, emplazó a parlamentarios y al gobierno "a participar de la conversación, que debe ser llevada a un plano mayor. La sociedad chilena tiene que dar un paso adelante". En tanto, al cierre de esta edición se registraban incidentes en la manifestación convocada por la Coordinadora Feminista en Lucha.

Comenta