Dorothy Pérez, exsubcontralora de la República: "El contralor cometió un error, tanto en la forma como en el fondo"

DorothyPerezWEB

Dorothy Perez, exsubcontralora

La abogada detalla los episodios que detonaron su remoción, luego de que Jorge Bermúdez le pidiera su renuncia, aludiendo a una falta de confianza.




Dorothy Pérez habla con papeles en mano y verifica todo lo que tiene que decir. En las últimas semanas ha protagonizado un inédito episodio al interior de la Contraloría, pues el contralor Jorge Bermúdez le pidió la renuncia a su cargo de subcontralora tras 14 años de permanencia en la institución. Ella se negó a dejar el cargo e incluso presentó un recurso judicial para evitar la remoción.

Bermúdez le solicitó que diera un paso al costado aludiendo a una pérdida de confianza, luego de que Pérez fuera citada a declarar en calidad de testigo en el caso en que la fiscalía investiga el millonario fraude en Carabineros. La abogada basa su resistencia en un ar- tículo de la Ley Orgánica de Contraloría, que señala que la única persona que la podía remover del cargo era el Presidente de la República, previa resolución judicial. Pese a su intento por atrincherarse, Bermúdez dio el puesto por vacío y nombró a un reemplazo.

Hoy, la disputa está en la Corte de Apelaciones, instancia que deberá decidir si la salida de Dorothy Pérez estuvo ajustada a derecho.

¿Cómo toma esta salida? ¿Fue sorpresiva, sabía lo que se venía?

La petición de renuncia del contralor me sorprendió sobremanera, sobre todo por la escasez de argumentaciones de derecho para poder estar tomando una medida como aquella.

¿Vio alguna señal previa?

Hay distintas circunstancias en las que tuvimos una diferencia de opinión y eso puede ser normal en el desarrollo de cualquier trabajo. Lo que no puede suceder es que la autoridad te pida la renuncia porque tú te niegas a firmar un documento (relacionado a unos sumarios internos que se cerrarían sin responsables). Entonces, cuando tú tienes ese deber y lo cumples, no puede ser que como resultado de eso se te pida la renuncia.

¿Cree que con eso él se molestó?

Es mi percepción y esa percepción ha estado fundada en las documentaciones que se estudiaron esos días.

¿Sintió que fue una especie de venganza del contralor cuando le pidió su remoción?

Me parece que cometió un error, que se equivocó en la forma, que se equivocó en el fondo, y lamentablemente nuestra institución es la que ha estado expuesta estos días y en la palestra de los medios de comunicación a raíz de ese error. Nunca he cometido una irregularidad y para sostener lo contrario se necesita acreditarlo en un juicio.

¿Es el único problema que hubo entre ustedes, o hubo otros, como, por ejemplo, discrepancias sobre el manejo de las redes sociales y el uso del personaje 'Contralorito'?

Algunos medios de comunicación informaron vía columna, editoriales o notas sus opiniones de un modo que al contralor le pareció inconveniente para él. Eran opiniones bastante rudas respecto del desempeño de dicha autoridad y eso es una cuestión que, él estimó, que el departamento de comunicaciones, que a mí me tocaba coordinar, debió haber evitado, contenido o solucionado. Pero cuando son decisiones editoriales, en un país donde no hay censura previa y hay libertad de prensa, la verdad es que uno no tiene como evitarlo.

Y respecto al uso de redes sociales, ¿qué le planteó a Bermúdez?

Tanto al contralor como el jefe de gabinete les planteé que el manejo de las redes sociales podría ser un poco más prudente y delicado respecto del tipo de lenguaje que se estaba usando. 'Contralorito' empezó a utilizar memes o hacer parodias de textos que estaban en lenguaje soez, derechamente palabras que son inapropiadas para una institución pública.

¿Cómo reaccionó el contralor?

Tanto el contralor como el jefe de gabinete minimizaron esto, que en realidad no era un problema, que este era el lenguaje con el que hablaban los jóvenes, y puede ser eso muy cierto, pero también es verdad que nosotros tenemos un deber legal que cumplir. Si vamos a informar a la ciudadanía, tenemos que hacerlo correctamente.

En el recuso judicial que usted presentó ante la corte, habla de un vocabulario hostil hacia usted de parte del contralor.

Hubo un par de circunstancias donde sucedió eso y había bastantes funcionarios presentes. Pero antes que el vocabulario hostil, no corresponde que una jefatura frente otra jefatura vaya retirándole sus atribuciones frente a los subalternos. Esas conversaciones se tienen que producir de manera privada (...). Ahora en términos humanos, no corresponde que nadie sea tratado de esa manera y que sea menoscabado, porque eso es lo que sucedió en esa reunión.

¿Siente que él, previo a solicitarle su renuncia, intentó humillarla de alguna manera?

En esta reunión en particular. Hubo otros momentos incómodos, pero en esta reunión en particular fue una situación muy impropia.

¿Tiene la convicción de que su salida no corresponde? ¿Va a dar la pelea hasta el final?

Para las personas que hemos trabajado en el derecho y que nos hemos formado en esta disciplina, el cumplimiento de las normas es una cuestión básica.

¿Cree que su salida es injustificada?

Así lo he hecho ver en mi recurso de protección. Habría preferido yo solo dar mis declaraciones a través del recurso de protección, a través de los documentos formales en los cuales yo he puesto mi parecer, y me he visto obligada a dar esta entrevista y a señalar en los medios de comunicación mi parecer, y a señalar una y otra vez rectificaciones respecto de lo que se está señalando en los medios de comunicación, porque se ha entregado, me consta que lo ha hecho la Contraloría y el equipo de gabinete, información incompleta y tendenciosa a los medios.

¿Cuál es la percepción que cree que se ha tratado de instalar por parte de la Contraloría hacia usted?

Ha ido variando. En una primera oportunidad el argumento fue que yo había sido citada como testigo y que esto era gravísimo. Cuando es evidente que ser citado como testigo es ser convocado a aportar como un tercero a un juicio. La segunda argumentación es que se trata de una seguidilla de diferencias de orden personal. Todo esto ha ido generando la percepción de que yo estaría involucrada en una cuestión irregular, lo cual yo descarto absoluta y tajantemente.

¿Cuál fue el motivo por el que el fiscal Eugenio Campos la llamó a declarar en calidad de testigos en el caso del fraude en Carabineros?

Respecto del funcionamiento de la división de auditorías, de la orgánica de la institución, de los flujos de proceso, todas esas son cuestiones que he ido explicando y que además son largas de explicar y, por lo tanto, justifican los tiempos de esa diligencia. Respecto del detalle no puedo referirme a ello, porque eso podría obstaculizar el desarrollo de la investigación.

¿Qué sabe del sumario de Contraloría de 2010 a Carabineros que quedó sin efecto?

Si hay un procedimiento que se ha terminado, hay que ver si ese procedimiento se terminó como corresponde o no, si se terminó con los actos administrativos que correspondía o por qué se terminó o si se extravió, todas esas cuestiones son materia de investigación.

¿Usted no lo tiene claro?

El documento que sale publicado en los medios de comunicación y que da inicio a ese sumario, no tiene mi visación ni mi firma. Así que tampoco, de acuerdo a lo que leí en ese mismos medio de prensa, ese sumario avanzó hasta la etapa que pudiera haberme llegado a mí como subjefa (de la División de Auditoría Administrativa) para revisión.

Cuando tenía el cargo de subjefa, ¿nunca se enteró que se abrió ni que se cerró?

La apertura de los sumarios le correspondía a la jefa de la división. La jefa de la división, según lo que está en ese documento, ordenó que se realizara el sumario y esto se lo encargó a un fiscal sumariante. Ese fiscal sumariante funciona de manera autónoma, solo reportando hitos y avances a otra oficina y esa oficina luego a la jefatura de la división. Si se fija usted, hasta la etapa que tendrían que haberse formulado cargos, que entiendo no se llegó a esa etapa, yo no tenía cómo participar del sumario.

El fiscal Campos investiga en esa arista una reunión que hubo en 2010 entre el entonces general director de Carabineros, Eduardo Gordon, y el excontralor Ramiro Mendoza. Tras esa reunión, el sumario que se había abierto a Carabineros quedó sin efecto. ¿Qué sabe de esa reunión? ¿Tiene información de si hubo algo que gatilló que ese sumario quedara sin efecto?

No, ninguna.

¿El contralor cuestionó el hecho de que usted estuviese casada con un funcionario de Carabineros?

No fue complicado, porque el contralor tenía pleno conocimiento de que mi cónyuge era piloto de helicóptero de Carabineros. Incluso, el mismo contralor en algunas oportunidades recibió de mi parte información que a mí me había aportado mi marido respecto de cuestiones irregulares que había él escuchado, y eso dio origen a auditorías que incluso luego terminaron con denuncias a la justicia. Me sorprende mucho que ahora tome como argumentación esto cuando hay hasta comunicaciones electrónicas y evidencia de que él estaba en pleno conocimiento de que mi marido era carabinero.

Comenta